Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Zona Franca de Punta Arenas

Por Carlos Contreras Martes 13 de Diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
140
Visitas

El beneficio tributario de las Zonas Francas consiste en una presunción de extraterritorialidad aduanera, que tiene por objeto considerar como si estuvieran en el exterior del país, las mercancías ingresadas a las Zonas o Depósitos Francos, con el propósito de eximirlas del pago de derechos, impuestos y demás gravámenes que se perciban por las Aduanas.
El principal beneficio tributario de las Zonas Francas de Iquique y Punta Arenas es la exención para las empresas, del Impuesto a la Renta de Primera Categoría (impuesto a las utilidades) por las rentas devengadas en la Zona Franca, y del Impuesto al Valor Agregado (Iva) por las ventas y servicios realizados por usuarios de Zona Franca dentro de los recintos de ella.
Al respecto se ha generado un debate respecto de la pertinencia de mantener las zonas francas en la actualidad y por ello me parece pertinente referirme a los beneficios y objetivos más evidentes con el objeto de aportar a la discusión ciudadana, más allá de la discusión académica, pues como lo he afirmado en más de una oportunidad las leyes tienen sentido en la medida que cumplen fines para mejorar la convivencia social y el desarrollo del ser humano.
No existe duda que la economía, en general, presenta características es-
peciales en las Zonas Francas y de extensión en nuestro territorio nacional, pero más allá de estos efectos, que al parecer hoy son cada vez más débiles, es necesario atender efectivamente el beneficio o utilidad para el ciudadano residente.
La realidad de las cosas es que cada vez es menor el beneficio para el residente pues pareciera que las exenciones que la ley establece no se traspasan a los bienes que se adquieren con la correspondiente reducción del valor de venta y si ello no se cumple, independiente de los objetivos macroeconómicos, no podemos afirmar con claridad que este régimen especial cumpla con objetivos básicos que, desde la perspectiva ciudadana, deberían cumplirse en la actualidad.
En lo concreto, desde la instalación del mall Pionero en nuestra ciudad la percepción que la Zona Franca no beneficia al residente se transformó en una convicción, pues muchas veces los bienes que se adquieren por el régimen general tienen un valor menor que los que se adquieren en la zona de exención o franquicia y ello da cuenta claramente que, al menos uno de los objetivos o beneficios, quizás el más importante, no se está cumpliendo.
El ciudadano ya cuenta con la claridad al respecto, ahora importa saber si la autoridad la tiene.