Necrológicas

A más de 30 kilómetros encontraron chaleco salvavidas de desaparecida barcaza Valentina

Por La Prensa Austral Martes 16 de Agosto del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.223
Visitas

Resignación transmite en su voz José Sánchez Barría, hijo del patrón de la barcaza Valentina, José Sánchez Cayún, desaparecido junto a la embarcación en la tarde del jueves 7 de julio pasado. Un mes después del accidente en el que perecieron otras cuatro personas, fue recuperado un chaleco salvavidas, que concuerda con el equipo que llevaba a bordo la tripulación afectada.
Las faenas de búsqueda se mantuvieron de manera particular hasta el pasado 5 de agosto, con la colaboración del robot de rastreo que la Sociedad de Transporte Marítimo Esparza Hernández y Cia. facilitó para encontrar rastros de su desaparecida embarcación.
Empero, pocos fueron los vestigios hallados del hundimiento de la nave. Lo único que se recuperó desde la costa de isla Dawson, fue un chaleco de flotación, marcado con la inscripción del armador, no habiendo luces sobre el punto exacto dónde se habría producido el fatal accidente.
“Seguimos hasta que pudimos, pero no encontramos nada, sólo el chaleco. Nosotros estábamos en la lancha con el robot submarino, y en el borde de la isla andaban otras personas en una panga, ellos fueron quienes dieron con el salvavidas, que tiene todas las características de los que se usaban en la barcaza”, relató el hijo del desaparecido hombre de mar.
A más de un mes de la tragedia, el tema legal aún no es una prioridad para la familia, aunque sí se ha interiorizado de las diligencias que la fiscal Wendoline Acuña instruyó por parte del Ministerio Público para determinar responsabilidades u omisiones de terceros que pudieran tener alguna relevancia penal.
José Sánchez Barría precisó no haber tomado una decisión respecto de iniciar acciones legales por su cuenta, materia que debe ser abordada entre toda la familia.
Pormenores de la investigación
La Prensa Austral tuvo acceso a parte del proceso de investigación administrativa que se lleva en torno al trágico siniestro marítimo, en el cual se detalla lo que hasta el momento se ha denominado como “la línea de tiempo” de lo sucedido.
De acuerdo a lo recabado en la Directemar, figura en los registros de la capitanía que con fecha 1 de julio de 2016 zarpó desde Punta Arenas con destino a isla Capitán Aracena la nave menor Valentina, matrícula CAS-2884, de propiedad de la empresa Renta Navecoop Limitad, con una fecha de recalada máxima el 10 de julio de 2016 y al mismo lugar de zarpe, contando con provisión necesaria de combustible, agua y alimentos para los días de duración, y con una tripulación compuesta por los trabajadores de la empresa Transportes Marítimos Hernández Limitada, José Sánchez Cayún patrón, Enrique Bustos Flores patrón, y Carlos Yáñez Colillanca tripulante.
Que, con fecha jueves 7 de julio de 2016 zarpa desde isla Capitán Aracena con destino a Punta Arenas la barcaza con la misma tripulación, además de dos pasajeros, Ricardo Salazar Muñoz y Jorge Guzmán Salum, ambos trabajadores de la empresa naviera Frasal Sociedad Anónima.
Destaca la minuta que la noche del 7 de julio de 2016, a las 23 horas aproximadamente, la base armadora pierde señal del posicionamiento satelital de la embarcación, de la cual tienen permanente contacto de éste, como también la Armada de Chile. Sin embargo, para este último perder contacto, mientras no se encuentre vencido su zarpe o se efectúe aviso, queda en fase de “incertidumbre”.
El documento continúa precisando que “el empleador, ante lo prolongado del tiempo sin contacto con el posat de la nave, se contactó la mañana del sábado 9 de julio con el centro de cultivo, a fin de que embarcaciones del lugar zarparan a ver si encontraban a la Valentina, y a eso de las 10 horas aproximadamente, los tripulantes de la embarcación Gladys S avistaron dos cuerpos flotando en la orilla de una isla, procediendo a dar aviso de inmediato a la central de comunicaciones de la Armada, quien pasó ahora a fase e emergencia, activándose el proceso de búsqueda
Finalmente la indagatoria de la Inspección Provincial del Trabajo da cuenta que hasta el momento del accidente, la barcaza siniestrada contaba con su permiso de operación vigente hasta 2017.