Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

A través de la extracción de lapas buscan conexión entre la Antártica y la zona subantártica

Por La Prensa Austral Martes 10 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
159
Visitas

Un grupo de científicos del Centro de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Ideal) se encuentra investigando la conexión existente entre la Antártica y la zona subantártica. A raíz de ello, la investigadora del centro y académica del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Universidad Austral de Chile, doctora Leyla Cárdenas, llegó junto a la tesista de la carrera de Biología Marina, Kamilla Flores, hasta el sector de punta Santa Ana en Fuerte Bulnes para extraer ejemplares de nacellas, conocidas comúnmente como lapas. 

“Nosotros estamos estudiando la biodiversidad oculta, que tiene que ver con todos los organismos microscópicos no visibles a simple vista. Dentro de esa línea, intentamos entender cómo se relacionan los parásitos con sus huéspedes, cómo completan sus ciclos de vida y cómo logran evolucionar en el ambiente marino”, explicó Cárdenas, quien desde el 2008 se dedica a estudiar las especies marinas, la biodiversidad y las diferencias entre localidades de las especies marinas.

“Vinimos a Fuerte Bulnes a colectar ejemplares de las cuatro especies de lapas aquí presentes -N. cocinna, N. magellanica, N. flammea y  N. Deaurata- , para buscar los hospedadores de los parásitos en los que estamos interesados, que son los Digeneos, una suerte de gusano microscópico. El objetivo es comprender cómo cambia la composición de estas comunidades parasitarias en distintas zonas geográficas”, afirmó la investigadora, que espera tener a fin de año los primeros resultados de la investigación.

Trabajo en laboratorio

Las especies que fueron extraídas serán analizadas en laboratorio, donde se “estresará” a la nacella para que el parásito salga de su hogar y así, pueda ser estudiado con lupa. Una parte de ellos, se guardará en alcohol para hacer extracción de ADN y la identificación molecular. Con estos datos, se analizará la diversidad de parásitos presente en cada lapa y localidad.

Las muestras se compararán con las que fueron extraídas durante el verano en la Antártica, gracias al proyecto del Instituto Antártico Chileno (Inach): “Código de barras genético como herramienta para describir la biodiversidad de parásitos en invertebrados marinos”. Esto permitirá conocer cuál es el grado de parentesco y tiempo de separación de las especies presentes en el continente blanco y el área subantártica. Para llevar a cabo esta investigación, se escogió puntualmente las nacellas porque son un grupo que se encuentra en ambos lugares, cuyas historias evolutivas se separaron hace muy poco, y por lo tanto, son ecológicamente similares.

“Nuestra hipótesis es que encontraremos muchas diferencias en el tipo de parásito de las dos zonas geográficas, dado que la complejidad de la trama trófica en la zona subantártica es mayor que en la Antártica”, aseguró finalmente Leyla Cárdenas.