Necrológicas

Agrupación de pescadores Lobos de Guairabo acusa reiterados hostigamientos para desalojar borde costero

Por La Prensa Austral Miércoles 11 de Enero del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
775
Visitas

Roberto Martínez Arriaza
rmartinez@laprensaaustral.cl

“Soy pensionado y asmático crónico, pero me ayudo con la pesca para tener una vida un poquito mejor”, manifestó con amargura y rabia el pescador Jorge Calacich, uno de los cincuenta que integran la agrupación Lobos de Guairabo, que hace más de 40 años que residen en el borde costero de Punta Arenas, en el kilómetro 22 de la Ruta 9 Sur.

Su molestia, junto con la de otros cincuenta hombres de mar, tiene que ver con una notificación de desalojo emitida en octubre por la Gobernación Marítima de la ciudad, la cual estableció que en tres meses deberían desarmar sus casas y salir del lugar en el que llevan a cabo su actividad para subsistir, sin haberles comunicado de ninguna solución posible en torno a su situación.

“Todo esto es medio turbio, porque no hay nada claro. En la orden de desalojo no te dejan ver lo que dice, no nos dejan leerla, nunca nos llegó y ellos (Capitanía de Puerto) pasaron notificando. Acá hay algo más de fondo que todos lo saben y es que a la gente que está comprando parcelas más arriba le molesta que haya casas acá en el borde costero. Acá está el ex intendente Arturo Storaker, más allá hay un abogado, otro caballero de la empresa Enap que compró dos parcelas juntas, otra persona que es de Geopark y ahí empezaron los problemas. Acá nos comenzaron a acusar de robo, que colocamos la música fuerte, que prendíamos fogatas. Yo llevo 22 años en este sector y en todo este tiempo no conozco a nadie que haya tenido inconvenientes, las personas que viven acá son humildes y trabajadoras”, recalcó.

Del mismo modo, los pescadores recibieron una carta de respaldo del senador Carlos Bianchi, que fue emitida el 20 de diciembre del año pasado, donde, por medio del presidente del Senado, se le solicita a la Gobernación Marítima que no continúen los amedrentamientos por parte de la autoridad a los miembros de la agrupación y que se realicen las acciones que correspondan para poder regularizar su situación en dicha zona, permitiendo una pacífica permanencia de éstos en el lugar. A pesar de esto, critican que ninguna otra autoridad les ha ofrecido alguna respuesta concreta, reprochando que “se tiran la pelota unos a otros”.

“Nosotros cuando empezamos con estos campamentos para hacer las casitas no había ningún problema en este borde costero y no habían personas con intereses de comprar parcelas allá arriba, en el sector alto. Pasaron varios gobiernos donde nada ocurrió y, más o menos desde 2008, que nos vinieron a poner problemas, por lo que decidimos recurrir a algunas autoridades. Nos acercamos a la ex intendenta Eugenia Mancilla, a don Germán Flores (concejal) y a don Nicolás Gálvez (core) y a la representante de la gobernadora, la señora Ingrid Melipillán. Todos ellos llegaron aquí el 9 de octubre, antes de las votaciones, con la idea de ayudarnos. Nuestra gente se comprometió a darles el apoyo que necesitaba, nos dijeron que no nos preocupemos y que no nos iban a desalojar de acá, pero salió electo el señor Flores y nunca más supimos de ellos. No los vimos más”, recriminó Calacich.

A su vez, José Uribe, otro de los afectados con la medida, indicó que “le hemos escrito cartas al señor intendente Jorge Flies para que nos reciba y no hemos tenido respuesta. Una tarde estuvimos desde las 14 a las 18 horas esperándolo y no llegó nunca. Con la señora gobernadora tampoco hemos tenido llegada”.

No obstante, los hombres de mar criticaron que se les inculpe de todas las situaciones que atañen a aquel lugar, como lo concerniente con la gran cantidad de basura que otras personas ajenas arrojan cuando se efectúan campings o fiestas en el sector de Los Pinos, sitio aledaño a la zona pesquera.

“Menos mal que ahí en Los Pinos están cercando porque aquí todos los fines de semana hay fiestas y traían hasta colchones, mientras que nosotros el lunes o el martes les recogíamos toda la basura que dejaban. También nos acusan que andamos robando en el sector más alto, pero a nosotros igual nos han robado. A mí me han roto algunos vidrios, pero nosotros no podemos acusar a alguien al voleo sin que sepamos quién es, pero acá arriba están seguros que nosotros somos”, aseguró Calacich.

Por su parte, el presidente de la agrupación, Raúl Mascareño, sostuvo que “esto en el fondo es un show, porque acá nadie se hace cargo de nada. Ninguna autoridad se va a meter en el tremendo cachito de echar abajo las casas”, reconociendo en tanto que en caso de que la orden de desalojo fuese efectiva “el daño sería grande porque acá hay personas que se han establecido por más de cuarenta años, gente que vive de esto, que pesca y que esto es su sustento”.

“Nosotros nos vamos a quedar acá, porque de aquí no nos mueve nadie. Ni siquiera en la época de Pinochet nos molestaban y menos ahora que estamos en democracia. Siempre se habla de este concepto, pero ¿es acaso solamente para los que tienen dinero? ¿Qué pasa con las personas humildes que trabajamos y vivimos de esto? Esas son las cosas que molestan porque además, las autoridades no nos escuchan y les servimos solamente para darles el voto”, sentenció tajantemente.