Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

Alcalde Paredes atribuye retrasos en la aprobación del Plan Regulador a errores en el gobierno regional

Por La Prensa Austral Miércoles 4 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
118
Visitas

“Hoy se podría construir un edificio de 10 pisos en la Costanera o un galpón junto a un hotel, sin que nadie pueda objetarlo”

– El jefe comunal dijo que la demora impide planificar el desarrollo de la ciudad. (BAJADA)

“Esto (la larga tramitación) recae en la División de Desarrollo Regional. Según se nos explicó llegaron algunos archivos desactualizados a la Contraloría, que no eran los archivos que habíamos mandado nosotros”, señaló Paredes

Construir un edificio de 10 pisos en plena Costanera o levantar un precario galpón de latas próximo a un moderno hotel son situaciones tan impensadas como aberrantes para una ciudad turística como Puerto Natales pero que sin embargo, de ocurrir actualmente, nadie ni nada podría impedirlo debido al atraso que existe en la aprobación de la actualización del Plan Regulador de la ciudad.

Puerto Natales cuenta con un instrumento de esta naturaleza aprobado hace tres décadas y que obedece a las características que presentaba la ciudad en el año 1986.

En esos tiempos unos pocos visionarios vislumbraban el turismo como una palanca de desarrollo para la capital de la provincia de Ultima Esperanza, aunque nunca se imaginaron que su fuerte crecimiento y el impacto que dicho sector ha tenido en la economía local. Es por ello que ya en la década de los 90 se intentó modificarlo sin éxito.

Infructuosa tramitación

En octubre del año 2013 el proyecto del Plan Regulador, luego de dos procesos de participación ciudadana, fue aprobado por el Concejo Municipal de la comuna de Natales, siendo enviado al Ministerio de Vivienda y Urbanismo que, tras aprobarlo, lo remitió el 27 de junio de 2014 al gobierno regional. Sin pasar por la aprobación del Consejo Regional fue enviado en marzo de 2015 a la Contraloría Regional.

Este organismo se encontró con un proyecto desactualizado e inconexo por lo que decidió devolverlo al gobierno regional en septiembre del año pasado.

Al respecto el alcalde Fernando Paredes manifestó que “esto (la larga tramitación) recae en la División de Desarrollo Regional. Según se nos explicó llegaron algunos archivos desactualizados a la Contraloría, que no eran los archivos que habíamos mandado nosotros”. Paredes agregó que al parecer el gobierno regional contaba con una versión anterior del proyecto el cual habría sido remitido a Contraloría en reemplazo  de la propuesta aprobada hasta ese momento por el Concejo Municipal y el Ministerio de Vivienda.

Tras el rechazo de Contraloría, la División de Desarrollo Regional le devolvió el Plan Regulador al municipio para que se actualizara.

Desde diciembre se ha trabajado en corregir los errores y se reingresará la documentación actualizada a la Contraloría.  Por ello se atrasará por lo menos hasta el primer semestre de 2017 (se esperaba tenerlo vigente este año).

Error del gobierno regional

Fernando Paredes fue explicitó en manifestar que “lo que puedo decir es que el error no estuvo en la municipalidad. El error estuvo en el gobierno regional, pero me quiero concentrar -más que en buscar culpables- en la solución”.

El jefe comunal manifestó que cualquier inversionista requiere normas claras, poniendo como ejemplo casos extremos para graficar la carencia legal que existe en ese sentido: “Si voy a construir un hotel tengo que tener garantías que al lado no se construirá un galpón… O si hoy alguien quiere construir un edificio de 10 pisos en la Costanera lo podría hacer perfectamente”.

El alcalde expresó que lo anterior son ejemplos que como municipio están atentos a que no se produzcan, pero que todo se simplificaría para la autoridad si existiese un Plan Regulador actualizado.

Ya la Cámara de Turismo de Ultima Esperanza había manifestado, hace dos años, que en la Ruta Nueve Norte -camino al Parque Nacional Torres del Paine- se estaba dando una mezcla no recomendable entre propiedades turísticas, marítimas y  pesqueras, que no armonizaban ni con el borde costero ni con el paisaje, entorno que cada año miles de visitantes vienen a admirar.

El Plan Regulador vigente considera solamente el antiguo y tradicional Puerto Natales y no hace diferenciación en actividades que son fundamentales separar, como las productivas, potenciales emprendimientos industriales y actividades residenciales.

La otra diferencia es que el actual Plan Regulador considera alrededor de 500 hectáreas de superficie, lo que se amplía en la propuesta a 1.500 y donde además se limita la altura de las edificaciones para que no molesten el entorno. Por ello todo lo que es edificación está bajo los 10 metros de altura, aproximadamente entre 3 a 4 pisos.

La nueva propuesta de Plan Regulador incluyó además de la ciudad de Puerto Natales, las villas de Puerto Edén, Puerto Prat y Dorotea.