Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Bajo la “Ley Emilia” será procesado chofer ebrio que chocó y se fugó

Por La Prensa Austral Martes 11 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
770
Visitas

“Sólo espero que se pueda llegar a un arreglo y que me pague los daños en mi auto, el cual quedó destruido”, afirmó ayer el conductor y dueño de un taxi colectivo, Manuel Díaz Vivar, quien cerca de las 13 horas del domingo fue embestido por un conductor de 39 años que lo hacía bajo el evidente efecto del alcohol. Al autor, identificado como José Miranda Naguil se le imputaron cargos por manejar vehículo en manifiesto estado de ebriedad provocando daños y lesiones leves, con las agravantes de no tener licencia de conducir y darse a la fuga del lugar.
Hasta 3 años de prisión podría enfrentar el conductor que ayer debió comparecer en calidad de detenido ante el Juzgado de Garantía, luego de que el domingo protagonizara una violenta colisión en el cruce de las calles Manuel Rodríguez y Avenida Jorge Alessandri, en el sector sur de Punta Arenas, lugar donde, debido a su estado de intemperancia, no se detuvo frente a la luz roja del semáforo existente en dicha intersección.
A causa de su imprudente actuar, dos pasajeros del taxi colectivo de la línea 21 con el que chocó, resultaron heridos. Lejos de prestarle ayuda, el chofer escapó, siendo detenido por Carabineros cerca de 10 cuadras del lugar , según lo expuesto por la fiscal Alejandra Guevara durante la audiencia de formalización de cargos.
El propietario del colectivo, quien compareció en el procedimiento judicial, se limitó a explicar que sólo busca alguna alternativa para que el responsable asuma los gastos de reparación de su herramienta de trabajo.
En el caso del responsable corresponde la aplicación de la llamada “Ley Emilia”, ya que mientras conducía con 2,22 gramos de alcohol por litro de sangre, según el equipo intoxilyzer, provocó el accidente y más encima huyó del lugar, agravantes expresamente consignadas en la ley que entró en vigencia en septiembre de 2014.
El Juzgado fijó un plazo de 45 días para la investigación de la Fiscalía, donde se contará con el resultado de la alcoholemia del chofer, plazo en que no podrá abandonar la zona, al quedar sujeto a la medida cautelar de arraigo regional.