Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Cabeza gacha y tapándose la cara, asesino escuchó relato de su brutal crimen en Puerto Natales

Por La Prensa Austral Miércoles 3 de Febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.532
Visitas

Breve fue la audiencia realizada el mediodía de ayer en Puerto Natales, la cual concitó gran expectación por parte de la familia, amigos y medios de prensa, en la que se recalificó la figura de homicidio simple a homicidio calificado, en el crimen de la joven natalina, Pricila Vera Mansilla, quien murió a manos del imputado, Diego Molina Guerrero, el que durante todo el procedimiento judicial, se mantuvo con la cabeza gacha, tapándose a ratos la cara con sus manos, mientras la Fiscalía revelaba los detalles que se han recopilado durante la indagatoria.

El fiscal Alvaro Pérez fue quien detalló las circunstancias que, a lo largo de la investigación, lograron acreditar las agravantes contra el imputado, expresando que “la Fiscalía recalificó los hechos a un delito de homicidio calificado con alevosía y ensañamiento (…) tal como señalamos en la audiencia, esperamos acreditar varios hechos, como el haberse registrado con un nombre falso en una hostal y de haberse premunido del arma blanca antes de viajar a Puerto Natales, con la que cometió el ilícito”, comentó tras el procedimiento.

También, el fiscal se refirió a hechos posteriores al crimen indicando que “luego de haberle inferido las 94 puñaladas y causado la muerte, el imputado procuró hacer desaparecer el cuchillo y limpiar los restos del delito que tenía en su cuerpo (…) con todo, creemos que son antecedentes importantes que deben abordarse en el juicio, tanto para demostrar la intención del imputado como para desacreditar su eventual enajenación mental, que creemos no existe”.

Exámenes de ADN

Añadió Pérez que la Fiscalía se encuentra a la espera de los exámenes de ADN que podrían darse en un mes más y, eventualmente, solicitar ampliar el plazo de investigación de ser necesario. En relación al teléfono celular de la víctima, el fiscal dijo que la investigación todavía no arroja luces de dónde podría estar.

Con los nuevos antecedentes, de ser condenado, Diego Molina arriesga penas que van desde los 15 años de cárcel, hasta prisión perpetua.

Por otra parte, respecto al cambio de figura a homicidio calificado, la abogada defensora María Fernanda Benavides, señaló que “en ningún caso significa que Medina haya sido condenado, sino que, simplemente, se modificó la pretensión punitiva del Ministerio Público, pero la defensa mantiene que se trata de un homicidio simple”, indicó.

En tanto, Patricia Vera y Sandra Vera, tía y hermana respectivamente de la joven víctima, manifestaron su acuerdo y conformidad con el cambio de la figura penal a homicidio calificado, asegurando que confían en que la justicia hará su trabajo, pese a que les produjo mucha impotencia y dolor ver el rostro del asesino nuevamente en el tribunal, pese a que, en un acto de cobardía, no enseñó su rostro al área del público, muy diferente a la arrogancia que lo caracterizaba cuando era detenido por delitos menores.

En tanto, el sujeto permanecerá en prisión preventiva en Punta Arenas, siendo trasladado ayer por la Unidad de Servicios Especiales Penitenciarios (Usep) de Gendarmería. El sujeto, permanece privado de libertad en la capital regional dada la peligrosidad que este reviste, y los requerimientos especiales que asegura tener al ser un paciente psiquiátrico.