Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Cambio de hora: advierten los riesgos del trastorno afectivo estacional por la falta de luz natural

Por La Prensa Austral Viernes 13 de Mayo del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
634
Visitas

A pesar de las peticiones de los magallánicos por contar con un horario diferenciado, este sábado comenzará a regir en el país el horario de invierno, por lo que los magallánicos deberán atrasar sus relojes en una hora. Con los días más cortos y con menos luz natural, psicólogos advierten los riesgos que este cambio puede tener para la salud de las personas.
La psicóloga laboral del Servicio de Salud Magallanes, Rossy Miranda Sánchez, admite que sin duda los niños y adultos mayores son los principales afectados con esta modificación, debido a que son más susceptibles a este tipo de alteraciones ya que cuentan con horarios establecidos por ejemplo para comer y para dormir.
“Los lactantes pueden experimentar alteraciones en su alimentación, mientras que los niños en edad escolar pueden tener mayores dificultades para despertarse. Por otro lado, los adultos mayores, pudiesen presentar dificultades para conciliar el sueño, despertándose más temprano y tardando mayor tiempo en adaptarse al nuevo horario”, planteó.
Por su parte, Sandra Vargas, psicóloga de la Escuela Arturo Prat, coincidió en que el cambio de horario puede tener un efecto en los niños, ya que hay menos horas para generar actividades al aire libre y están más cansados. “Estudios de enfermedades de salud mental han investigado por qué en invierno hay una mayor sintomatología depresiva, porque la región tiene altos índices de problemas de salud mental”, sostiene.
Trastorno afectivo estacional
La psicóloga del Servicio de Salud Magallanes añadió que la región se caracteriza por ser una zona fría, húmeda y con muy poco sol, lo que sin duda marca un patrón diferencial con el resto del país. “Si a esto le sumamos la falta de luz natural en las estaciones de otoño e invierno, son factores que afectan anímicamente a las personas y podrían explicar los altos niveles de depresión en nuestra región”.
Agregó que el aumento del sueño, baja la energía y motivación, produciendo una sensación de desesperanza, tristeza e irritabilidad en algunos casos; dificultad para concentrase y aislamiento social, son algunos de los síntomas que pudiesen presentar las personas con trastorno afectivo estacional.
Para disminuir los efectos del cambio de horario, se recomienda continuar manteniendo los mismos hábitos, tal como acostarse a la misma hora, independiente de observar una leve presencia de luminosidad, ya que el sueño requiere de rutina. Por otro lado cabe destacar que el organismo se encuentra adaptado para prepararse a este tipo de cambio a nivel neuropsicológico, por tanto sólo se requiere del proceso de adaptación.