Necrológicas
  • Susana Barría Vigna

Camilo Quinchamán, presidente de Acochi: “Se volvió a demostrar que el Shoa otra vez dio información errada”

Por R Martinez Lunes 26 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
1.980
Visitas

Tras el terremoto en el sur del país, el representante de la Agrupación de Conjuntos Folclóricos Chilotes reprochó la inexacta entrega de datos del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada en relación a la alerta de tsunami.

Roberto Martínez Arriaza

rmartinez@laprensaaustral.cl

Alas 11,23 horas de la mañana dominical un sismo de gran intensidad con tintes de terremoto se registró a 67 kilómetros al noroeste de la localidad de Melinka, en la Región de Aysén, percibiéndose entre las regiones del Bío Bío y Aysén, siendo la Isla Grande de Chiloé la más afectada en términos de daños estructurales tanto en obras públicas e iglesias patrimoniales como en las residencias particulares.

Tras el evento telúrico, el director de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), Ricardo Toro, informó, pasado el mediodía, que según el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada se decretaba alerta de tsunami para el borde costero de las regiones antedichas, estableciendo que la primera ola llegaría a Melinka a las 13,23 horas. Sin embargo, y minutos más tarde, fue él mismo quien corroboró que hubo un error en la información, precisando que la situación de maremoto ya había llegado al lugar mencionado.

Esta situación generó la indignación del presidente de la Agrupación de Conjuntos Folclóricos Chilotes (Acochi), Camilo Quinchamán, quien en horas de la mañana se encontraba como locutor en un programa de la Radio Magallanes informando a la gran comunidad que reside en la zona austral de Chile los escasos datos que se conocían de la emergencia.

“Tuvimos contacto en directo con la Radio Estrella del Mar y otra que está en Quellón que fue bastante afectada y destruida. En este tema las autoridades dijeron que iba a empezar el oleaje como a las 13,23 horas, pero resulta que después dieron una información de que ya había empezado una hora antes y que se habían equivocado. Entonces volvemos a lo mismo de lo que ha pasado en otras oportunidades, en ocasiones anteriores que ha vivido el país. Prácticamente, no sé que calidad de personal tenga el Shoa, pero se volvió a demostrar que otra vez dieron la información errada y que hubo una actitud irresponsable. Si realmente hubiese llegado un tsunami, imagínese qué es lo que hubiera pasado con la gente que vivía en el borde costero”, recriminó.

Por su parte, lamentó en profundidad la destrucción que sufrieron las iglesias y recintos patrimoniales que realzan el turismo de la isla, manifestando que desde el año 1960, que fue el terremoto de Valdivia, que no se percibía un sismo de esta magnitud.

“Me parece totalmente desafortunado este evento para lo que es el patrimonio nacional y es una lástima que esto haya ocurrido. Aparte es lamentable porque Chiloé ya ha sido afectado por segunda oportunidad, porque no nos olvidemos de la marea roja que prácticamente contaminó todo lo que son los mares de la isla y sus alrededores durante este año. Son alrededor de cincuenta años que no había ocurrido algo así en Chiloé. Por ahí ha habido movimientos telúricos pero nada parecido al que se sintió con estas características”, añadió.

El representante de los conjuntos folclóricos recalcó que más que susto en la comunidad chilota que reside en Punta Arenas, hubo preocupación, debido a que “la gente de la agrupación estaba afectada porque más del 90% de los que pertenecen a Acochi tienen familiares allá y no se podían comunicar”.

“Nosotros nos enteramos temprano, fuimos unos de los primeros en dar a conocer la noticia, porque nos llamaron personas desde Chiloé que justamente pertenecen a los conjuntos folclóricos de lo que había ocurrido hace cinco minutos, cuando se produjo el terremoto, y ahí nosotros tuvimos la información y empezamos a difundirla. Hicimos unos contactos telefónicos con unos integrantes que viajaron la semana pasada y que estaban en Castro, pero a esa hora no había mucha información ni comunicaciones tanto de allá como de acá, y la gente estaba recién saliendo del shock y no se sabía qué tan grave era. En el transcurso de la mañana nos fuimos enterando de que por lo menos en Castro no causó tantos daños, pero ya como a las 12 del día se empezó a comunicar respecto a la gravedad del asunto y cuáles eran los daños que había dejado el sismo”, puntualizó.