Necrológicas
  • Pedro Belquén Lindsay
  • Humberto Enrique Inostroza Gómez
  • Rubén Aliro Alvarado Nauduam
  • Thomas Daskam
Provocó cortes de luz y de telefonía

Camión al que se le elevó de golpe la tolva echó abajo cuatro postes en Porvenir

Por La Prensa Austral Lunes 20 de Marzo del 2017

Compartir esta noticia
394
Visitas

Dos postes de madera de la empresa Edelmag y otros dos de material sólido, de la compañía de teléfonos Movistar, fueron derribados en la mañana de ayer en Porvenir, por un camión tolva que en su trayecto de este a oeste por calle Esmeralda -por causas que el chofer del pesado vehículo ignoraba- activó el mecanismo para alzar, de improviso, la tolva de su camada. El elevado elemento pasó así a llevar los tensos cables del tendido eléctrico en la esquina de esa calle con el pasaje Karukinká de la población Los Flamencos.

El arrastre de los acerados alambres causó no sólo el corte de electricidad de todo el extremo norte de la capital fueguina, sino también la caída de cuatro postes de electricidad y telefonía. Para mala fortuna del chofer, por un lado y del dueño del camión, por otra, los postes cayeron sobre casas y cierros de sitios, provocando daños en techos y cercos a las viviendas del sector.

Según un comunicado emitido por Edelmag, quedaron sin energía eléctrica al menos 300 casas desde las 8,15 horas, en el perímetro circundado por calles Esmeralda, Dublé Almeyda y pasaje Karukinká. “Un camión particular enredó en su estructura las líneas de telecomunicaciones, provocando que cedieran dos postes de baja tensión y cayeran sobre algunas propiedades, afortunadamente sin registrarse personas lesionadas”, añade el informe.

Sin embargo, continúa la comunicación, “como consecuencia de lo anterior, aproximadamente 300 clientes (hogares) de las villas Lomas del Baquedano I, II y Los Flamencos, permanecieron sin suministro eléctrico”. La situación se arrastró hasta las 11 horas en las dos Lomas y hasta las 11,30 en Los Flamencos, a excepción del impostado del pasaje afectado, donde la luz se restableció recién pasadas las 4 de la tarde.

La demora, explicitaba la notificación, se debía a que la restitución de la electricidad “sólo es posible una vez finalizado el cambio de los postes y la instalación de las nuevas líneas de distribución de energía” por parte del personal de la empresa distribuidora y sus contratistas. Lo que viene ahora para el conductor del móvil, de apellido Raddatz y de su dueño, el pequeño empresario Guillermo Mansilla, es una acción judicial de cobro por el valor de las reposiciones de la compañía eléctrica, que -se sabe- son bastante elevadas.

No obstante, cabe consignar que los postes de la red eléctrica derribados (que se quebraron en su base), son de madera y datan por lo menos de 1986, cuando se urbanizó el terreno para construir la citada población, de origen militar. Lo que significa que tienen más de 30 años de vida útil y pese a los anuncios de reemplazo por similares de concreto, esto no se ha llevado a cabo a la fecha, en varios sectores de la comuna isleña.

Al cobro de Edelmag para los responsables, se debe sumar los que posiblemente reclamarán los dueños de las viviendas afectadas donde cabe mencionar, por fortuna no se produjeron desgracias personales. Respeto a los postes de fierro al daño de la red Movistar, se ignora cuándo serán repuestos y el mecanismo que utilizará la firma de telecomunicaciones para exigir su cobro.