Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Ciudadanos en toma en terreno entregaron petitorio a autoridades “En Chile no se reconoce la vivienda como un derecho humano”

Por La Prensa Austral Domingo 17 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
209
Visitas

Se ha cumplido una semana, desde que el pasado sábado 9 de abril, un grupo de diez familias se organizó a través de las redes sociales y decidió tomarse el terreno baldío aledaño a la villa Cardenal Raúl Silva Henríquez -colindante con un predio donde funcionó el Centro Recreativo de la Armada-, en el sector poniente de Punta Arenas.

Lo anterior, como una medida de presión ante lo que consideran una actitud negligente, distante y sin empatía, de parte de las autoridades, respecto abordar políticas de acceso a la vivienda, que sean más equitativas y ajustadas a la realidad económica que enfrentan los grupos más vulnerables de Magallanes, en materia de acceso a la casa propia.

Se plantea, por ende, como una demanda social que ha cumplido ayer 7 días desde su inicio y, aún cuando se trata de una toma pacífica, la petición es clara, como bien lo señaló la vocera temporal de la toma ‘Puño en Alto’, Carolina Muñoz. “El tema es que se modifiquen o se rehagan las políticas habitacionales de acuerdo a las necesidades de la clase trabajadora y no de las personas que terminan imponiendo esas leyes”, indicó.

Petitorio

Para plasmar este requerimiento y dimensionar el problema, los integrantes de la toma no sólo han reportado un catastro interno a las autoridades, que, en su momento, daba cuenta de unas 111 familias que habían llegado, número que ha aumentado con el paso de los días. Además, formularon y  canalizaron la entrega de un documento que contiene las principales exigencias de estos ciudadanos.

Entre ellas, según indicó Carolina Muñoz, proponen que se llegue a trabajar a través de cooperativas y no de agrupaciones. “Esto último no ha servido, así que queremos una población de un diseño autogestionado, incluyendo en eso la opción de que se pueda elegir la empresa constructora”.   

Otro de los puntos importantes, indicó la vocera, es que se reconozca a las viviendas, como un derecho constitucional. “En Chile no se reconoce la vivienda como un derecho humano. Por eso en el petitorio estamos apelando a que la casa social sea un derecho constitucional y deje de ser un bien de consumo. En estos momentos, hasta las viviendas sociales están reguladas de cierta forma por el mercado, porque las empresas privadas, ponen el precio al Serviu. Eso no puede seguir pasando, porque no se nos asegura el derecho a casa y se condiciona a un tema socioeconómico, empujándonos a tener que tomar este tipo de medidas. Acá lamentablemente se tuvo que tomar este tipo de presión, porque el Estado se está desligando de su responsabilidad, como ente cuidador de sus ciudadanos”.    

A una semana de iniciada la toma, según precisó Carolina, ya son cerca de 130 las familias que han llegado al lugar, las cuales por cierto se organizan por turnos.

En cuanto a la mesa de diálogo que estas familias sostendrán la semana próxima con autoridades, la vocera reiteró sólo luego de esa instancia, el grupo decidirá en conjunto los pasos a seguir. Ello, independiente del eventual desalojo, del cual fueron advertidos ocurriría este fin de semana.

Respecto de esto último, Carolina Muñoz planteó que “la gente está súper tranquila, vamos a esperarlos –a carabinero-, porque queremos también demostrar y comprobar que vamos a salir de manera pacífica, porque cuando uno tiene razón, no necesita la fuerza”.   

Crítica a autoridades

Finalmente, la vocera de estos ciudadanos, criticó la actitud de las autoridades ante el problema que los aqueja. “Es una vergüenza que las autoridades, el intendente (Flies) y el seremi (Haro) no quieran acercarse a ver a la gente de la toma. Por último, aunque estén atados de mano, si vinieran podría dejar ver la intención, pero ni eso vimos en ellos”.