Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Claudio Casiccia, seremi de Medio Ambiente en alusión a ruidos molestos “Recepcionamos denuncias, pero es la Superintendencia quien tiene las facultades para monitorear y sancionar”

Por La Prensa Austral Viernes 12 de Febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
169
Visitas

Escasas son las denuncias recibidas por la secretaría regional ministerial del Medio Ambiente de Magallanes y que están vinculadas a la emisión de ruidos molestos desde fuentes fijas, trasgresiones que son reguladas desde el año 2012, por el Decreto Nº38.

Dicha norma deja fuera de la regulación a aquellas emanaciones de ruidos que provengan del uso del espacio público, así como de tronaduras, o actividades propias que se originen por edificaciones habitacionales, sistemas de alarmas, entre otras.

En este sentido, el seremi Claudio Casiccia Salgado afirmó que cada denuncia debe ser revisada caso a caso, enfatizando en que “es la Superintendencia del Medio Ambiente quien tiene las facultades para monitorear y establecer sanciones o llevar adelante un proceso de investigación, sobre reclamos que sean estampados por la comunidad”, recalcó la autoridad.

Consultado respecto a la cantidad de denuncias cursadas en lo que va de 2016, y que han sido recogidos por la cartera del Medio Ambiente, Casiccia afirmó que existen denuncias más bien aisladas, situación que respondería a que “toda queja sobre emisión de ruidos molestos, debe ser evaluada para saber si efectivamente procede realizar las mediciones correspondientes, lo que dificulta un poco lo que espera la ciudadanía al formular un reclamo”, expresó la autoridad.

Denuncias

Sin entregar cifras, sobre cantidad de reclamos recepcionados en la cartera regional de Medio Ambiente a causa de emisión de ruidos molestos, Claudio Casiccia6, afirmó que han existido quejas puntuales en el sector sur y norte de Punta Arenas, vinculadas a bullicios desde un local nocturno (en el barrio 18 de Septiembre), así como desde un espacio destinado al depósito de vehículos, en un recinto ubicado cerca de la Zona Franca.

“La normativa establece diversos niveles permitidos de decibeles, dependiendo de si se trata de una zona urbana o rural. En el caso de la ciudad, son hasta 80 decibeles aproximados lo que permite la norma. Pero, dado que estamos regidos por lo que establece el Decreto Nº38, hay situaciones que quedan fuera de los controles que define la Superintendencia de Medio Ambiente”.

Cabe indicar que desde las regiones de La Araucanía a Magallanes, la Superintendencia canaliza en la ciudad de Valdivia las denuncias que se cursan en Punta Arenas y otras comunas de la región, asignando en la capital regional un funcionario a cargo de atender las denuncias para su respectivo monitoreo.

Respecto a situaciones que tengan que ver con exposición a ruidos permanentes, pero relacionados con riesgos en la salud de trabajadores y trabajadoras en entornos ocupacionales, dichas materias las regula específicamente la cartera de salud.