Necrológicas
  • Susana Barría Vigna

Comunidad yagán exige restitución de 1.700 hectáreas ubicadas en bahía Douglas

Por La Prensa Austral Lunes 18 de Abril del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.460
Visitas

Violeta Balfor Clemente se declara descendiente yagán directa y habita en uno de los sitios más remotos situados al sur de la isla Navarino conocido como bahía Douglas. Junto a su esposo Carlos Barría Márquez y tres hijos, ha habitado dicho lugar por más de dos décadas, haciendo soberanía donde pocos pueden llegar.
A los Barría Balfor, se les atribuye haber cautelado respecto de la destrucción foránea, la llamada Casa Stirling, referente patrimonial situado desde el año 1994 en frente del Museo Antropológico Martín Gusinde de Puerto Williams, hasta donde fue trasladado en dicho año, desde bahía Douglas.
Abocados a la pesca artesanal y la crianza de animales vacunos, la familia de Violeta Balfor dio a conocer a La Prensa Austral que temen por la pérdida de las 600 hectáreas con las cuales hoy aún cuentan, toda vez que el Ministerio de Bienes Nacionales ha demorado en entregarles los títulos de dominio, algo que ellos vienen solicitando desde hace muchos años.
La imposibilidad de contar con la inscripción de la propiedad que ocupan, les ha impedido postular a proyectos que entidades como Indap (Instituto Desarrollo Agropecuario) otorgan, previa presentación de dicho requisito. Sumado a ello, se encuentra el inminente peligro de seguir viendo reducida sus terrenos, los que originalmente incluían más de 2.200 hectáreas.
“El terreno nuestro está a nombre de mi hijo Rodrigo Barría Balfor. Lo único que pedimos es que Bienes Nacionales acceda a otorgarnos el título de dominio que estamos solicitando hace muchos años”, afirma Violeta Balfor aludiendo al Lote 16B, emplazado en bahía Douglas, en la comuna de Cabo de Hornos.
Según la versión de la vicepresidenta de la comunidad yagán de Puerto Williams, María Luisa Muñoz Manquemilla, la actual situación que enfrenta la familia Barría Balfor, revela además la despreocupación en torno a la regularización de predios, que totalizan unas 1.700 hectáreas, de la cual se ha ido desentendiendo además la Oficina de Asuntos Indígenas de Punta Arenas, liderada por Nelson Aguilera Aguila.