Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Con corderos al palo y cazuelas celebraron puntarenenses y chilotes la Navidad en el Parque Chabunco

Por La Prensa Austral Lunes 26 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
507
Visitas

En masa concurrieron cientos de familias al espacio de 40 hectáreas, que es uno de los lugares con mayor preferencia por la comunidad para disfrutar de un día de campo con los seres queridos, festejando con los típicos asados magallánicos en un ambiente de tranquilidad.

Roberto Martínez Arriaza

rmartinezarriazalaprensaaustral.cl

Una gran cantidad de familias aprovechó los casi 15 grados Celsius de la jornada dominical para concurrir al Parque Chabunco a disfrutar de la tranquilidad de un día de campo.

Como es la tónica de todos los años, el principal protagonista a la hora del almuerzo fue el popular cordero magallánico al palo, platillo favorito de la región, que no faltó en la mesa de quienes disfrutaban del picnic a más de 20 kilómetros al norte de Punta Arenas.

Rodeado del bosque austral de lenga y ñirre, cientos de personas llegaron desde temprano, instalando carpas, aprovechando las áreas verdes de la pampa local para practicar algún deporte con los hijos y, en particular, para alistar los preparativos de la merienda, contexto que en estas fechas de fin de año es bastante recurrente de apreciar, si es que las condiciones climáticas son favorables.

“Estamos contentos celebrando la Navidad, aunque el viento no nos acompaña mucho, pero estamos en Punta Arenas así que qué le vamos a hacer. Generalmente venimos para las dos fiestas de fin de año, y nuestra basura y cualquier cosita como papeles o botellas nosotros las guardamos y las botamos como corresponde, porque este espacio es de uno y hay que cuidarlo”, indicó Ángel Guerrero, que con mucho entusiasmo precisó que el menú para el día constaba de una entrada de costillar con carne mechada, de fondo el auténtico cordero al palo, de postre una sandía y para refrescar la garganta su buen melón con vino.

Idéntica fue la situación de María Millalonco, que junto a sus seres queridos quisieron dejar atrás la rutina del hogar para salir en un día parcialmente nublado, pero con una temperatura agradable.

“Estoy con mis tres hijos y con mi mamá, que vino desde Chiloé a pasar las fiestas y siempre venimos a este parque en esta fecha para disfrutar de un día de campo”, sostuvo al ritmo de animosas rancheras que sonaban de fondo

Oriundo de Chiloé, y siendo la primera vez que asiste al parque en Navidad, Luis Cárdenas y su familia llegaron a las 9 de la mañana para “empezar con un desayuno de pancito con chicharrones, de ahí seguimos con una cazuela de cordero con luche y ahora estamos haciendo el asado antes de volver a la isla”.

En cuanto a la reiterada problemática de la basura, que comúnmente se puede percibir en gran cantidad esparcida por esa zona, luego de que las personas abandonan el parque, las familias Arce, Barrientos y Cerón se prepararon con antelación y llevaron bolsas y sacos para retirar sus desperdicios al momento de volver a la ciudad.

“La verdad es que nosotros tenemos bastante conciencia y de hecho andamos trayendo nuestros propios sacos para llevarnos la basura. Lo que sí me molesta es que la gente que viene acá sea bastante descuidada en ese aspecto, porque si bien es cierto la municipalidad retiró la basura que había acá, pero cuando llegamos acá nos dimos cuenta que hubo gente que estuvo en la noche y dejaron todo cochino este sitio. Tienen que cuidar este lugar porque es bastante bonito y a todos nos sirve en realidad”, señaló Manuel –no quiso decir su apellido-, quien llegó este domingo junto a su señora, sus suegros, hijos, sobrinos y amigos.