Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos
Por unanimidad, se financiaron tres proyectos Fril que beneficiarán a cerca de 130 desempleados

Con fuertes acusaciones entre beneficiarios de programas de cesantía terminó sesión del Core

Por Carolina Ruiz Sábado 3 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
563
Visitas

En presencia del presidente del cuerpo colegiado, Miguel Sierpe, acusaron a una de
las dirigentas, de cometer irregularidades y pidieron mayor fiscalización.

Una fuerte discusión que debió ser mediada por el presidente del Consejo Regional, Miguel Sierpe Gallardo, y la representante de Tierra del Fuego, Patricia Vargas, marcaron el final de la sesión extraordinaria del Core, efectuada en la tarde de ayer.

La misma tenía por objetivo sancionar tres proyectos que permitirían dar trabajo a cerca de 130 personas inscritas en la Oficina Municipal de Intermediación Laboral, divididas en tres sindicatos, y todos fueron aprobados por unanimidad.

Sin embargo, terminada la sesión, un grupo de beneficiarios se reunió a conversar con el presidente del Consejo Regional, instancia donde le solicitaron mayor fiscalización de las iniciativas.

Fue ahí que comenzó un tenso diálogo entre los trabajadores, muchos de los cuales a gritos acusaron específicamente a una de las dirigentas de utilizar los programas para sacar beneficios propios, cobrándole a las personas para incluirlos en los proyectos y además, renunciando a las iniciativas que se encuentran próximas a terminar, para insertarse en otras que recién comienzan.

El incidente llegó a tal nivel que debió ser controlado por Sierpe y Vargas, quienes lograron tranquilizar al grupo. “A mí me parece que la gente tiene harta razón de pedir fiscalización, porque acá es evidente que hay manejo inadecuado. No puede ser que una persona que está trabajando en un programa PMU, que también es de absorción de mano de obra, se retire para ingresar a este otro programa que le quita de alguna manera la posibilidad a otra gente. Y eso a mí me parece que es un manejo municipal absolutamente inadecuado”, afirmó el presidente del Consejo Regional, Miguel Sierpe, luego de finalizado el episodio.

El líder del cuerpo colegiado agregó que conversarán con las nuevas autoridades municipales para que se termine con este tipo de situaciones. “Me parece lamentable, ustedes habrán escuchado lo que hemos tenido que escuchar nosotros: descalificaciones personales ya en un ámbito muy delicado entre las personas que trabajan en esta situación. (…) Hay una denuncia hecha de que hay personas que de alguna manera estarían cobrando, como quien dice, el famoso ‘diezmo’, para permitir que otras personas trabajen en estos planes, lo que ya me parece una situación horrible, que mejor casi ni comentar”, indicó Sierpe.

Proyectos

El pleno del Consejo Regional aprobó de manera unánime un total de 187 millones 577 mil pesos, para tres iniciativas que serán financiadas con recursos del Fondo Regional de Iniciativa Local (Fril 2016).

La primera de ellas corresponde al proyecto “Conservación sede social Agaci y Avenida España, Punta Arenas”, en etapa de ejecución, por un monto de 59 millones 135 mil pesos.

La segunda, corresponde a la “Conservación Escuela Rotario Paul Harris, Punta Arenas”, en etapa de ejecución, por un monto de 67 millones 172 mil pesos; y la tercera, corresponde al financiamiento para el proyecto “Conservación Liceo Industrial Armando Quezada Acharán, Punta Arenas”, por un monto de 61 millones 270 mil pesos. Todos se ejecutarán bajo la modalidad de administración directa, correspondiente al marco presupuestario 2016, asignado al municipio de Punta Arenas.

En la oportunidad, los consejeros regionales manifestaron la importancia de que los equipos municipales y las autoridades del gobierno regional puedan presentar iniciativas de mayor duración, que permitan mejorar las condiciones laborales de los trabajadores beneficiados con estos programas, en su mayoría mujeres y adultos mayores, quienes cada dos o tres meses deben esperar que se aprueben nuevos proyectos.

Además, deben someterse a condiciones laborales poco dignas, con sueldos bajos, sin contrato y, por lo tanto, sin las imposiciones ni los seguros de cesantía respectivos.