Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Con medidas cautelares, pero en libertad, quedaron acusados de asaltar pesquera

Por La Prensa Austral Sábado 13 de Febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.716
Visitas

Con arresto domiciliario nocturno quedó Camila Vargas Soto (24), quien es la única imputada como autora del robo con violencia e intimidación que afectó a las oficinas de una empresa pesquera, en calle Ignacio Carrera Pinto, la madrugada del jueves. En tanto, el segundo implicado, Jonathan Olivares Miranda (27) a quien se le encontraron las especies robadas, sólo quedó con la obligación de firmar mensualmente en la Fiscalía, además de prohibírsele la salida de la región mientras dure la indagatoria del Ministerio Público.

Pese a fuertes rumores de pasillos, que hablaban de errores en el procedimiento policial que concluyó con la detención de los dos supuestos implicados en el robo, en que se maniató a un nochero y que concluyó con la sustracción de 12 computadores portátiles y otros insumos electrónicos, el juez de garantía, Juan Villa, legitimó aprehensión de los dos implicados, dando pie a la fiscal Sintia Orellana para que formulara cargos contra Vargas y Olivares.

A la mujer se le imputó participación directa en el asalto, pese a que el rondín, un hombre de 75 años, declaró que el trío de antisociales que lo había atacado, lo hizo con sus rostros cubiertos. El segundo detenido fue responsabilizado por almacenar los artículos sustraídos en su domicilio, de la población Pablo Neruda, detallándose en la audiencia que él habría entregado los antecedentes que permitieron la captura de Camila Vargas, y la identificación del marido de la detenida, un sujeto conocido como “Confite”, quien hasta anoche, era buscado por la policía, dada la orden judicial que se emitió en su contra.

Además, se precisó que existe un tercer autor activo en el hecho, del cual no se tendrían antecedentes, pese a lo cual, se aseguró que la mujer detenida, aportó información trascendental para la investigación.

Exiguas medidas cautelares

Para ninguno de los presentes pasaron inadvertidas las medidas cautelares, de baja intensidad, que pidió la fiscal contra los imputados, pese a que al ser consultada, aseguró que el grado de participación de la mujer tiene asociada una pena que parte desde los cinco años de prisión, dada la gravedad del ilícito.

“Como se dijo en audiencia, la imputada prestó colaboración en todo momento a la investigación, es por esto que se solicitó esta cautelar (…) el procedimiento policial se ajusto a los protocolos, nosotros no hemos filtrado información alguna que se refiera a supuesta falta de prolijidad en el procedimiento de Carabineros”, explicó Orellana.

Aseguró que a la imputada le cabe responsabilidad como autora en el hecho, y que se espera que próximamente se pueda dar con la pareja de la imputada, añadiendo que además se tendría identificado el taxi que habría sido utilizado para transportar las especies robadas.

La fiscal fue enfática en señalar que la mujer no fue detenida en su domicilio, sino que horas más tarde en el cuartel de la Sección de Investigaciones Policiales (Sip), a donde fue llevada en calidad de testigo, donde entre otras declaraciones, habría admitido que sólo se vínculo al tema, yendo a buscar a su pareja, sin saber lo que estaba pasando. Al respecto, la declaración de la víctima sindica que entre los tres individuos que lo agredieron, uno de ellos era una mujer.

Ambos imputados recuperaron la libertad, siendo advertida la imputada que de no permanecer entre las 22 horas y 6 de la mañana en su hogar, y constatar aquello Carabineros, sería endurecida las cautelares impuestas en su contra. Se estableció un plazo de 4 meses para que el Ministerio Público concluya con la investigación.