Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Coreanos ponen sus ojos en Tierra del Fuego para explotar nuevos recursos marinos

Por La Prensa Austral Martes 29 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
2.168
Visitas

La anguila y mantarraya

La inversión del consorcio asiático se sumaría al saneamiento financiero realizado por los socios de la pesquera Clarencia, lo cual permitiría iniciar, a corto plazo, las operaciones productivas

Después que hace justo un año estalló una crisis por presuntas irregularidades económicas en Pesquera Clarencia de Porvenir, en un bullado caso en que intervino como mediador el gobernador fueguino Alfredo Miranda, que recomendó traspasar el caso a la Justicia, hoy un promisorio futuro parece sonreírle a la otrora alicaída industria y a sus socios, todos pescadores artesanales. Nuevas inversiones, gracias a la recuperación de devoluciones antes no reclamadas por los beneficios de la Ley Navarino, mejoras sanitarias y laborales y el interés de empresarios coreanos por explotar mediante su instalación nuevos recursos en Tierra del Fuego, auspician el despegue definitivo de la sociedad.

“Hemos tenido ya cuatro reuniones con los empresarios coreanos y ahora estamos viendo la situación con la Armada, Servicio de Salud y Sernapesca para poder operar como nos exigen, pero nos falta la inversión en planta. No hay aún nada firmado, pero sí una disposición a invertir en dos grandes túneles de frío para lograr una congelación rápida (-40 á -50°C), los cuales ya llegaron a Punta Arenas y serán instalados acá cuando vengan sus técnicos desde Corea”, señaló el socio Manuel Parra, hoy uno de los administradores de la empresa.

$100 millones de inversión

La inversión del consorcio coreano, aunque aún no se conoce en su totalidad, bordearía los cien millones de pesos, añadió Parra, lo que se suma a entre 20 y 30 millones de pesos que aporta la misma pesquera en nuevos cierros perimetrales (sólo había un alambrado), instalación de cerámicos que faltaban dentro de la planta y extractores de proceso. Pero además, con las pocas “lucas” que tenían, ya se habilitó un casino, se mejoraron los baños y camarines para hombres y mujeres y se instalaron nuevas duchas -aún faltan algunos artefactos- y se niveló el terreno del exterior.

Todo fue posible gracias al ordenamiento de las finanzas y al aprovechamiento de las ganancias, ya que se sanearon deudas y papeles no presentados, logrando recuperar casi 120 millones de pesos, con los que pagaron una deuda en Tesorería (unos $80 millones) y el resto se invirtió. Fue cuando aparecieron los industriales coreanos, interesados en procesar recursos marinos que en la isla son casi inexplotados: anguila y mantarraya.

Los avances -admite Parra- pudieron hacerse antes, pero se produjo la crisis de mandato y administración cuando se detectaron las mencionadas falencias económicas, cuyo caso sigue proceso en el Juzgado de Tierra del Fuego. Aún les falta aclarar en Tesorería una deuda que el problema acarreó y que deberán sanear antes del cambio de la Ley de Sociedades, que no permite reinvertir las utilidades que (en el caso de Clarencia) no existen físicamente.

Hoy cuentan con la asesoría de un abogado, quien gestiona la continuidad de la planta, para que se mantengan los beneficios de la Ley Navarino y esperan que todo se subsane con una multa. Así se asegura que la inversión proveniente de Corea -país que es el mayor consumidor de anguila y raya del mundo- se materialice y potencie la actividad económica que dará a Pesquera Clarencia un “boom” con el que podrán dar trabajo a decenas de pescadores artesanales y si todo va bien, a cientos de operarios para elaborar los nuevos productos.