Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Cuarenta años fuera de Magallanes, su tierra natal

Por La Prensa Austral Sábado 16 de Septiembre del 2017

Compartir esta noticia
543
Visitas

Marco Antonio Barticevic

Apuntes de un Reportero

Por Francisco Eterovic

Cuarenta años fuera de su tierra, Magallanes, “fue bastante” y optó por regresar. De esa cantidad veinticinco, fueron en Africa y quince en Yugoslavia, Belgrado.

Marco Antonio Barticevic, del Centro de Estudios Regionales de la Universidad de Magallanes, estudió en el Instituto Superior de Comercio (Insuco) y luego en la ex Universidad Técnica del Estado, sede Punta Arenas y el objetivo de su viaje fuera de Chile fue algo simple “ver el mundo desde otro ángulo”.

“Los primeros quince años en Europa y los otros veinticinco en Africa a uno le dan una idea diferente de lo que son las cosas; el mundo. Incluso, situaciones tan pequeñas como cuando -recuerdo- no pude regresar hasta el año 1991, dieciséis años fuera de Chile. Al ir a la plaza, por ejemplo, esta parecía como algo que no era de la niñez en la que todo era grande. Ahora se ve relativamente pequeña y así hay muchas otras cosas”, señala.

Da otro ejemplo: “Se dice que a los africanos se les ha oscurecido la piel. La verdad es que a nosotros se nos ha aclarado porque se supone que la cuna de la Humanidad fue Africa. Es cierto lo que tu dices que son ejemplos extremos pero ahí están”, añade.

La vida diaria

Al comienzo cuando estuvo en Yugoslavia daba la impresión de lo raros que son en tanto nosotros los chilenos somos tal cual, es decir, como piensa todo el mundo. Lo anterior, debido a que estaba en un país con otro razonamiento…

-¿Y en Africa…?

“Habían cosas que se parecían mas a como las hacían los yugoslavos y otras en cambio como se daban en Chile. Así las cosas, la concepción que uno tiene viviendo siempre en el mismo lugar es diferente cuando tienes esta posibilidad que me dio el destino de poder estar en partes diferentes del mundo, en Europa, Africa y América del Sur”.

¿Continente pobre?

Consultamos sobre el trabajo en Africa, como vive la gente de la que se dice es bastante pobre.

– “Eso es verdad, replica. En Chile somos alrededor de 17 a 18 millones y de eso tienen una fuerza de trabajo de unos 7 a 8 millones de habitantes. En Mozambique, que es donde estuve veintidós años, existen entre 21 a 22 millones de habitantes y lo que es la fuerza de trabajo con una cifra bien ampliada no debe llegar a ochocientas mil personas asalariadas. ¿Qué significa? Que el resto de la población vive de lo que se llama el sector familiar, de la agricultura que son grupos (familiares) que poseen media, un cuarto de hectárea o menos y se mantienen justamente de lo que produce la tierra, a pesar que hay gente que vive en forma organizada en ciudades. Eso no pasa de ser un cuarenta por ciento”.

¿Protestas y paros?

– Lo de Mozambique se puede proyectar a otros países de Africa… la cosa es por ahí interrumpimos…?

“Lo de Mozambique es más o menos calcado de lo que sucede en otros países. Africa tiene cincuenta y cuatro países y de eso tienes cinco o seis que son al norte del Sahara. Esto, con excepción de lo que es Sudáfrica que es una situación bastante diferente y Namibia tal vez y los otros lo que yo viví en Mozambique es prácticamente lo mismo. Y todavía peor porque aquel (Mozambique) no está en el Ecuador, así las condiciones ahí son complejas por el calor que es muy grande; mucha humedad. El buen clima por otro lado, no significa buena agricultura”, enfatiza.

– Uno podría pensar a la distancia que la gente se podría rebelar por las situaciones imperantes; cambian los gobiernos para bien o para mal. ¿Se producen protestas, pero como ocurre en Europa y América?

– “Si tu no tienes gente asalariada, es decir, una importante cantidad de trabajadores en esas condiciones, disminuye una fuerza que puede impulsar movimientos de todo tipo contrario al statu quo existente. Por otro lado, hay un núcleo estudiantil que siempre hace ruido en todas partes pero en este caso no es grande manteniéndose así lo que hay. Son dos grupos, admite, que podrían ser motores de cambio pero en Africa no juegan un papel tan importante”.

Las ONG

Si, claro, dice Barticevic, están las Organizaciones No Gubernamentales, ONG, pero, precisa, hay diversos tipos: unas como las que existen en Chile que corresponden a la agrupación de algunas personas que deciden crear una de ellas. En Africa están las de tipo internacional que proceden de los países desarrollados, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido, Australia, Taiwán y Corea del Sur.

– La pregunta del millón: ¿Por qué trabajan en territorio africano?

– “Algunas están motivadas por la ayuda desinteresada y altruista, otras con cierta orientación religiosa, empero, con el correr del tiempo en su gran mayoría pasan a ocupar una posición de ayuda a las organizaciones estatales que tiene cada país desarrollado. Hacen postulaciones a proyectos a los fondos, por ejemplo, para el desarrollo de la agricultura, pequeñas industrias, de colaboración a los países que más lo necesitan. Tal vez no son gotas de agua pero si “charcos” de ella que cubren de los 22 millones de habitantes que tiene Mozambique, cita, unos cuatro o cinco millones”.