Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Cuestionando la falta de pruebas concretas contra su representado, la defensa cerró juicio por homicidio de “Venus Rap”

Por La Prensa Austral Jueves 5 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
496
Visitas

“No existe prueba material que vincule a nuestro representado a los hechos, como sí la había con el otro investigado (ex pareja de la víctima), por lo que solicitamos que se tenga en consideración dichos antecedentes y se le absuelva”, fueron las palabras con las que la abogada Mónica Aguilar Matus cerró ayer los alegatos de clausura en el juicio oral que durante siete días se ha desarrollado contra Edgar Ortega Silva, acusado como autor del homicidio de la joven madre, de 25 años, Ana María Arancibia Palma, cantante conocida como “Venus Rap”. La resolución de los jueces, en que se definirá si es o no culpable el imputado, se dará a conocer esta tarde en el Centro de Justicia.
Cerca de las 17,30 horas de este miércoles se dio por concluido el debate de los intervinientes en el procedimiento judicial que se está desarrollando en el Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas, y que busca establecer la responsabilidad que el acusado pudo haber tenido en el asesinato de la víctima, hecho cometido la noche del 27 de octubre del año pasado, a pocos metros del puente de Avenida Eduardo Frei.
Fiel a la postura que ha sostenido durante todo el proceso, el fiscal Felipe Aguirre insistió en su argumentación final que la prueba, y principalmente, los reconocimientos de testigos, dan cuenta de que el acusado fue quien sometió del pelo a la víctima trasladándola al lugar donde fue atacada, sólo minutos antes de que la mujer apareciera agonizante en la vía pública pidiendo ayuda.
Además, subrayó que se descartaron otros sospechosos, y que no resulta menos importante el hecho que el imputado, días después de cometido el asesinato, llamó a una tercera persona a la que telefónicamente le habría confesado su autoría en lo ocurrido.
A las palabras de Aguirre se plegó la abogada Natacha Oyarzún, profesional del Centro de Apoyo a Víctimas que está obrando en representación de los padres de Ana María Arancibia.
Por su parte, la defensa de Ortega, planteó con fuerza la falta de pruebas reales que sitúen o involucren al acusado en la escena del crimen, desvirtuando el reconocimiento que habrían hecho los testigos, afirmando que dichas diligencias habrían sido sesgadas y dirigidas a que fuera su defendido la persona que erróneamente se viera involucrado, reiterando que él a la hora de la agresión estaría en su casa, en el extremo sur-poniente de la ciudad.
Afirmó que la PDI no siguió antecedentes reales que vinculaban a Franco Vera Alvayay, ex pareja de la víctima, como el hallazgo de cabello de la joven en el vehículo de dicha persona, o que en el pasado habían sufrido episodios álgidos en su relación, detonados por los fuertes celos, y que incluso se habrían dado cuando ya no tenían una relación amorosa.
Al cierre de la penúltima jornada de juicio, Ortega Silva pudo haber hecho uso de la palabra, pero prefirió guardar silencio.
La audiencia de lectura de veredicto se fijó para hoy a las 15 horas, oportunidad en que los jueces Jovita Soto, Jaime Alvarez y Claudio Neculmán darán a conocer su decisión.