Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Debate sobre la compleja situación financiera marcó la primera sesión del Concejo Municipal

Por La Prensa Austral Jueves 15 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
785
Visitas

Pasadas las 15 horas de ayer, partió la primera sesión del nuevo Concejo Municipal de Punta Arenas presidida por el alcalde Claudio Radonich Jiménez. Tras la concurrencia en pleno de los ediles Vicente Karelovic, Daniela Panicucci, Mauricio Bahamondes, Verónica Aguilar, Germán Flores, María Teresa Castañón, Arturo Díaz y José Aguilante, se procedió a dar curso a los temas de la tabla, los que estuvieron marcados en forma transversal por la compleja situación financiera por la que atraviesa el municipio puntarenense.

El primer punto de tabla fue marcado por la presentación de una modificación presupuestaria que implica desembolsar 3 millones de pesos, para costear los sueldos de dos funcionarias “de confianza” que se integraron desde el 6 de diciembre al equipo del alcalde Radonich.

“Los recursos serán destinados a la contratación de dos funcionarias a contrata. Se trata de Ericka Farías -quien se desempeñará como Asesora Jurídica del municipio- y doña Alicia Monsalve, quien asumió el cargo de jefa de gabinete”, afirmó el concejal Karelovic, al presentar la moción.

Si bien se logró el acuerdo ante los montos solicitados, surgieron diversos cuestionamientos en relación a la modalidad en que asumen la subrogancia ambas funcionarias. Ello, porque en el mismo Concejo Municipal se aclaró que, tanto el administrador Claudio Flores, como el asesor jurídico Rodrigo Henríquez -siendo funcionarios “de confianza” de la administración liderada por el ex alcalde Boccazzi- no procedieron a presentar las respectivas renuncias, situación que deja al municipio en la obligación de costear cuatro sueldos simultáneos en lo que resta de aquí al 31 de diciembre.

Fue el concejal del movimiento autonomista, Arturo Díaz Valderrama quien insistió en consultar al alcalde Radonich, si habría existido alguna facultad edilicia para impedir la mantención de funcionarios “de confianza” de la administración saliente, a lo cual el jefe comunal admitió que efectivamente existía la posibilidad de haber puesto fin a dichos contratos, pero que primó el derecho al uso de las vacaciones que le asistía a dichos funcionarios.

“Haberse ido junto con la administración municipal saliente era un acto ético que depende de cada uno. Yo ya di mis juicios éticos, pero -para efectos legales- entendía que había un derecho al uso de vacaciones que había que respetar y es por eso que teniendo la facultad de haber cortado esos contratos, no lo hice”, afirmó el edil, respondiendo a la consulta de Díaz.

Por su parte, la concejala Verónica Aguilar consultó sobre la modalidad de funciones en que asumían ambas subrogancias, a lo cual el alcalde Radonich aclaró que -para efectos del cargo de administrador- los nuevos roles pasaban a ser asumidos por el jefe de Secplan (Secretaría Comunal de Planificación).

Por su parte, la concejala Daniela Panicucci, acotó que las funcionarias ingresadas asumirían la modalidad de “profesionales de apoyo”, situación que quedó zanjada, con la aprobación unánime de un acuerdo que dejó en evidencia el particular estado de transición con el cual se encuentra asumiendo el equipo que acompaña a la nueva administración municipal.

Presupuesto 2017

Otro de los puntos abordados y que no generó consenso, fue el referido al presupuesto municipal 2017 -el que asciende a 22 mil 400 millones de pesos- y donde se impuso el voto de abstención que fue marcado por  los concejales Vicente Karelovic, María Teresa Castañón, José Aguilante y Verónica Aguilar. El voto de aprobación al presupuesto municipal, en tanto, fue marcado por el alcalde Radonich, apoyado por Germán Flores y Mauricio Bahamondes. El rechazo a dicho marco presupuestario fue votado por el concejal Arturo Díaz y la concejala Daniela Panicucci.

“Yo me voy a abstener porque creo que este presupuesto no refleja la realidad presupuestaria y esto lo digo, porque las unidades municipales plantean sus necesidades con ‘el tejo extremadamente pasado’. Entonces hay una distorsión presupuestaria que no es menor y donde lo ideal, sería que en la elaboración de las partidas, participara el Concejo Municipal”, afirmó Karelovic.

Sobre este punto, la concejala María Teresa Castañón, anunció que solicitará que se realicen investigaciones internas que permitan dar cuenta de las incongruencias que -a su juicio- surgían del detalle entregado por concepto de gastos en construcción de multicanchas y que aparecían con cifras exorbitantes, en el presupuesto 2017.

Cabe indicar que de acuerdo a la normativa municipal que rige este tipo de votaciones, al generarse la abstención mayoritaria, queda igualmente aprobado el presupuesto, entendiéndose que dicha votación es equiparable al “no pronunciamiento” del Concejo Comunal.