Necrológicas
  • Hugo Hernán Maureira Menghini
  • María Victoria Zúñiga Cid

Decepcionadas del Estado argentino están viudas de mineros chilenos

Por La Prensa Austral Miércoles 9 de Septiembre del 2015

Compartir esta noticia
706
Visitas

Defraudadas del Estado argentino y dispuestas a manifestar su malestar en Río Gallegos se encuentran algunas de las viudas de los mineros fallecidos al interior de la mina de carbón de Río Turbio, con cuyos nombres fue bautizada la central termoeléctrica de dicha localidad argentina, inaugurada el reciente viernes 4 de septiembre por parte de la Presidenta del vecino país, Cristina Fernández.

La tragedia ocurrida el 14 de junio del año 2004, dejó un saldo de 14 mineros fallecidos, entre ellos cuatro chilenos. El incendio que afectó a la galería Nº 5 se inició al entrar en combustión la cinta transportadora de carbón. El fuego alcanzó el revestimiento de madera que se utiliza de soporte de la galerías.

Al momento del incendio se encontraban al interior de la mina aproximadamente 90 trabajadores del tercer turno y algunos del segundo que estaban haciendo horas extras.

En la tragedia fallecieron los chilenos José Víctor Hernández Zambrano, Víctor Hernández Hernández, Sixto Alvarado y José Chávez. Este último radicado en Río Turbio y casado con una chilena, y el ciudadano argentino Odilon Vedia, quien dejó a una viuda radicada en Puerto Natales.

En esta ciudad lo ocurrido en el Turbio caló hondo por la cercanía que existe con dicha localidad desde el año 1943, cuando comenzó a explotarse el carbón en el vecino país.

Por esta tragedia se realizó un juicio que finalizó el 17 de diciembre del año pasado. El tribunal oral dictó tres años de prisión de ejecución condicional (remitida) contra Héctor Scahbner (jefe de area) y Esteban Loncaric (gerente general e interventor de la mina) por considerarlos coautores del delito de estrago culposo agravado. El tercer acusado de nombre Gregorio Tolosa (jefe de área electromecánica) fue absuelto.

 

Sin respuesta

 

Adriana Paredes tenía tres hijos de 19, 17 y 16 años de edad al momento del accidente donde falleció su esposo Víctor Hernández. Debió esperar por casi cinco días a que le entregaran sus restos, lo que coincidió con la celebración del Día del Padre.

Con mucho amor, paciencia y el apoyo incondicional de su familia logró salir adelante con sus hijos.

A días del incendio, Río Turbio fue visitada por el Presidente Néstor Kirchner. Adriana Paredes recuerda ese momento sobre el cual manifestó que “se prometieron muchas cosas que no se cumplieron. Prácticamente nos dieron una pensión de gracia, cuando mi esposo había trabajado 32 años al interior de la mina”.

Sobre el hecho que la central termoeléctrica lleve el nombre de su esposo junto a sus 13 compañeros fallecidos manifestó que “estoy orgullosa que lleve el nombre de mi esposo. Todo el mundo lo va a recordar y es un reconocimiento a todo lo que hizo, porque fue un hombre que luchó más por sus compañeros que para el mismo”.

Aunque el juicio fue ganado, con la condena contra los culpables, considera que no se hizo justicia con los mineros. Por otra parte aún no reciben una indemnización por parte del Estado argentino. Por ello espera reunirse con el resto de las viudas y viajar a Río Gallegos a exigir sus derechos y él de sus hijos.

Ema Pérez, viuda del minero Sixto Alvarado, asistió a la inauguración de la Central Termoeléctrica efectuada en Río Turbio, como cualquier otra persona. Nadie se comunicó con ella y menos le dijo que la usina llevaría el nombre de su esposo, de lo cual recién se enteró el lunes.

Expresó que “el juicio se ganó pero dicen que recién en cinco años más se van a pagar las indemnizaciones. Entonces tendremos que ir a Río Gallegos”.

La tragedia, pese a haber ocurrido hace 11 años, continúa afectando a 14 familias de uno y otro lado de la frontera.