Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Defensora regional: “Nadie puede asegurar que estas personas no vayan a incurrir en un nuevo delito”

Por La Prensa Austral Miércoles 4 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
115
Visitas

Sobre la libertad condicional concedida a 18 reclusos que cumplían condenas en las cárceles de la Región de Magallanes, la defensora regional, Gustava Aguilar Moraga, respondió las interrogantes formuladas por La Prensa Austral.

– ¿En algún momento del proceso de postulación es considerada o escuchada la víctima o el querellante de la causa en la que fue sentenciado?

– “No, es escuchada durante la etapa de investigación, recogiendo el Ministerio Público lo que tenga que decir el querellante o la víctima; es escuchada durante el juicio oral y público; aquí estamos en una etapa de ejecución de la condena, y lo que se está revisando si esta persona está accediendo a un beneficio porque ha habido un trabajo efectivo de Gendarmería y del propio solicitante en el tema de la reinserción. Y, se analiza también la responsabilización de esta persona respecto del delito”.

– ¿Sería necesario que en este proceso sea escuchado nuevamente la parte afectada?

– “En esta etapa, la persona ya fue condenada, ya se le impuso una sanción, y se le impuso una sanción considerando la extensión del mal causado, y para eso se escucha a la víctima, y eso fue ya considerado al momento de imponer una condena. Tras eso el sentenciado es sacado del medio, es invisibilizado y debe hacerse un trabajo durante ese cumplimiento. Entonces en esta etapa, volver a escuchar a una víctima, muy sinceramente, me parecería un doble enjuiciamiento”.

– ¿Cómo se le explica a las víctimas, que observan la inversión que se hace durante el proceso de reinserción, que la persona que les provocó un perjuicio grave tiene acceso a diversas herramientas de superación, que en muchos casos ellos no tienen?

– “Hay situaciones en la sociedad en las que no hay una equidad tal vez, dependiendo del prisma con que se le mire. Pero, por otro lado, nosotros vemos lo que pasa con una persona que fue condenada por un delito, ¿qué es lo que exige la sociedad?, que esa persona no se vaya a la cárcel, y tras su salida, porque tendrá que salir en algún momento, y no salga peor de lo que ingresó”.

– ¿Es posible lograr una reinserción realmente?

– “En este establecimiento (cárcel de Punta Arenas) en particular, sí se puede. Además hay que destacar el trabajo que hace Gendarmería, un trabajo que quizás en otros recintos del país no se puede conseguir dado que aquí no existe el hacinamiento. Hay que considerar la historia de vida que hay detrás de los condenados, muchos de ellos analfabetos, quienes logran entender los alcances de sus actos sólo cuando acceden a las herramientas que se entregan en el recinto penitenciario. Por eso nosotros defendemos tanto lo que se realiza en nuestra región, que es la realidad que nosotros conocemos”.

– ¿Ustedes se esmeran por obtener un beneficio para personas que no van a volver a delinquir?

– “Eso va a depender de cada persona, y evidentemente que pueden incurrir en un nuevo delito. Yo creo que nadie tiene la seguridad de que no pueda pasar. Lo que sí podemos decir es lo que reflejan las estadísticas, que en los últimos tres años el nivel de reincidencia es ínfimo afortunadamente”.

– ¿Cómo le explicaría a usted a las víctimas, especialmente en casos de crímenes, que las personas que les provocaron daño hoy gozan de libertad?

– “Entendiendo su dolor, entendiendo su sufrimiento, y solidarizando con ellos, este beneficio es un mecanismo de reinserción que existe en las normas legales, y tiene que existir, tiene que existir una posibilidad para la reinserción, y se les exigen unos requisitos enormes para ganarse esa posibilidad (…) en nuestra región se está haciendo un trabajo serio por la reinserción y rehabilitación”.

Al concluir, la defensora Aguilar enfatizó que este beneficio está consagrado en la ley, no siendo un tema aleatorio o azaroso, mucho menos político, y que como toda norma debe respetarse. Además, insistió en señalar que para lograr acceder a la comisión que otorga la libertad condicional no son sólo documentos los que deben presentar los aspirantes, sino que deben tener un patrón de conducta que los avale, dado que al más mínimo error al interior de un delito, no sólo por la comisión de graves insubordinaciones, o delitos en el interior de un recinto penitenciario los perjudica, sino que menores infracciones al reglamento, los alejan enormemente de siquiera postular. Finalmente, llamó a la ciudadanía a entender que esta norma lo que pretende es conceder una posibilidad cierta a que las personas que en un momento de su vida cometieron un error puedan acceder a una real rehabilitación, a salir mejor de los que los hizo ingresar a prisión.