Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Diego Navarro, pareja de ex gimnasta fallecida a causa de un cáncer: “Nos faltó sellar nuestro amor ante Dios y la ley”

Por La Prensa Austral Jueves 30 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
8.498
Visitas

Un sentido homenaje marcó la multitudinaria despedida a la madre y ex destacada gimnasta magallánica, Sandra Lara Velásquez, fallecida el lunes tras perder su incansable batalla -por más de un año- en contra de un cáncer de mama. La partida de la joven causó hondo pesar entre sus cercanos, quienes la recordaron como una mujer alegre y luchadora.

El cortejo fúnebre salió pasadas las 15 horas de ayer desde la que fuera su casa habitación, en calle Isla Wallaston 092, de la villa Alfredo Lorca, y desde allí se dirigió hasta el Santuario María Auxiliadora Don Bosco, donde se ofició una misa por el eterno descanso de la joven.

La salida del féretro desde el templo de Avenida Bulnes fue acompañado por mujeres adultas y niñas portando globos de distintos colores. También se pudo apreciar un pendón con la sigla Agipa (Asociación de Gimnasia de Punta Arenas).

Ya en el Cementerio Municipal Sara Braun, la pareja de la extinta mujer, Diego Navarro, dio lectura a un emotivo discurso: “Nunca te olvidaré y como siempre te dije este no es un adiós, sino un hasta luego porque tengo la certeza de que nos volveremos a reencontrar para comenzar con nuestros planes pendientes, y el más importante de todos sellar nuestro amor ante Dios y la ley. Nos faltó tiempo pero me quedo con la tranquilidad y felicidad que ese día me dijiste: ‘Sí mi amor, sí me quiero casar contigo’. Vuela alto mi amor y que Dios te reciba en su Reino”.

Para su pareja, “lo más importante que me dejas es nuestro hermoso hijo, que es el fruto de nuestro gran amor. Sólo me queda seguir luchando día a día, para que él cumpla sus sueños, como tú siempre quisiste, eres una gran madre guerrera, eres una gran mujer, mi amor, eres valiente como ninguna y hasta en los momentos más duros de tu enfermedad, tú siempre con una sonrisa contagiosa alegrabas al resto”.

En medio de las muestras de cariño y con la emoción y apoyo de su pequeño hijo Franco, declaró guardar los hermosos recuerdos en familia, como los paseos y cumpleaños.

“Una guerrera de la luz”

Su hermana Julia Lara la definió como “una guerrera de la luz”, una mujer que luchó hasta el final y que siempre tuvo una sonrisa contagiosa.

“Quiero agradecer a todos quienes nos han acompañado, hubo días en que Sandra lo pasó mal y gracias a todos y gracias a mi mamá, luchó hasta el final. Sandra es nuestra guerrera de la luz y no va a morir porque vive en nuestro corazón, nos dejó tremendas enseñanzas y un amor infinito para nosotros, pero especialmente para su hijo y para mi cuñado, para todos los que la conocieron y la respetaron porque fue una gran mujer, una guerrera, una gimnasta, una hermana, era mi hermana chica. Hay que dejarla ir porque la amamos tanto y no la olvidaremos jamás”, planteó emocionada.

Sandra tenía 31 años y libró una dramática batalla con un cáncer de mama, que avanzó más rápido de lo que se esperaba. “Fue un cáncer muy agresivo”, sentenció su familia.

A los 8 años se inició en la disciplina de la gimnasia y tenía 12 años cuando participó como seleccionada chilena Infantil en un Sudamericano realizado en Talca, donde conquistó medallas de oro y plata. Estudió en la Escuela Juan Williams y en el Liceo Cardenal Raúl Silva Henríquez, fue una madre ejemplar y una querida trabajadora de la empresa Sánchez & Sánchez.

Los restos de Sandra Lara descansan en un nicho del Cementerio Sara Braun.