Necrológicas

Drama en la villa Selknam: vecinos inician cruzada para ir en ayuda de familia damnificada en incendio

Por La Prensa Austral Martes 9 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
584
Visitas

contar de las 17 horas de hoy comenzará la recepción de materiales de construcción y aportes voluntarios de dinero en la junta de vecinos Nº52 villa Selknam, ubicada en el pasaje Kloketen 0330. Las donaciones irán en ayuda del antiguo vecino de dicha población, Antonio Vergara Navarrete, quien el pasado 3 de agosto perdió parte de su casa y todo su taller, en un incendio que afectó la parte posterior de su domicilio.

La directiva vecinal emprendió una cruzada solidaria para ir en ayuda del antiguo soldador, quien desde 1992, cuando se entregaron las casas en la villa Selknam II, compartía junto a su esposa la vivienda siniestrada. Por lo mismo, los vecinos hicieron un llamado a colaborar con lo que más urge en este momento, planchas de techo y dinero, para reparar la techumbre de su hogar, de manera de proteger los enseres que salvó del fuego.

“Acá tenía todos mis herramientas de trabajo, no se salvó nada (…) con estos elementos yo salía a trabajar, principalmente a domicilio, pero como el fuego comenzó en esta parte de la casa (su lugar de trabajo), se vino todo al piso, y por el alero se pasó al entretecho”, explicó el vecino del pasaje Okereaike 01530.

Por su cuenta, Vergara ha comenzado a retirar los escombros, faena que a todas luces resulta maratónica para una sola persona. Ya recibió la ingrata noticia de que el seguro que ha mantenido por años, no responderá por los daños sufridos por la vivienda, sino que sólo en parte de los enseres, por lo que agradeció el compromiso de la municipalidad, que le entregará cerca de un millón de pesos en materiales de construcción, aunque deberá esperar casi un mes para recibir este aporte.

“Eso es lo que me preocupa, no tengo techo, cualquier lluvia o nieve que caiga, pierdo lo que se salvó. Por eso si es que usted me pregunta qué es lo que más me urge, son planchas para cerrar, tengo claro que tendré que hacer todo el techo de nuevo, gracias a Dios no me falta ni ropa ni comida”, enfatizó el trabajador, quien desde anoche pernocta en la dañada vivienda.