Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Ecosistemas marinos están bajo la amenaza de las islas flotantes de plástico

Por Analía Vázquez Domingo 27 de Septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
207
Visitas

– Se estima que se vierten anualmente unas 8 toneladas de plástico al océano en forma de botellas, embalajes, bolsas y otros desechos, provocando la muerte de especies marinas y algas. La alarma mundial está encendida hace más de 20 años y múltiples organizaciones trabajan para concientización de la conservación de los océanos, la pesca sostenible y la gobernanza internacional.

 

La circulación natural de agua en las distintas corrientes conocidas como giros o remolinos tienden a concentrar pequeñas partículas de plástico en vórtices oceánicos alrededor del mundo, convirtiéndolas en islas flotantes, afectando también a la Antártica.

Para tratar estos temas, el 5 y 6 de octubre se llevará a cabo la conferencia internacional “Nuestro Océano 2015” en la Ciudad de Valparaíso. En ese contexto, el científico estadounidense Marcus Eriksen, director de investigación y co-fundador de la organización sin fines de lucro 5 Gyres, entidad que estudia los microplásticos que flotan en los mares y sus efectos en la vida marina, visitó Chile para dar a conocer sus estudios e intercambiar información con universidades y organizaciones que trabajan para la protección del medio ambiente.

Invitado por la Embajada de los Estados Unidos, (país anfitrión de la conferencia Our Ocean 2014), Eriksen llegó hasta la ciudad de Punta Arenas, ya que su próximo objetivo es investigar la contaminación del mar en territorio antártico.

La Ong que lidera el científico norteamericano promueve la acción cívica para la protección de los océanos, la investigación científica y las políticas públicas. Su nombre (www.5gyres.org) hace referencia a los cinco grandes sistemas de corrientes oceánicas donde se concentra la basura plástica desechada por el ser humano.

“En todos los mares y también en las corrientes que circulan cercanas a la Antártica, se necesita realizar más investigación para conocer el impacto biológico. Hay dos grandes temas que investigamos actualmente: uno se trata de los peces, los mamíferos marinos y las aves que ingieren esos plásticos; y otra es los daños provocados por la redes de pesca”, explica Eriksen.

Los peces, tortugas y hasta las ballenas comen objetos de plástico, que pueden causar enfermedades o directamente provocar la muerte atrapados por redes y sofocados con esos objetos. Las partículas pequeñas que ingieren los animales como los mariscos, por ejemplo, se trasladan directamente al ser humano.

 

La ingestión de los plásticos, además de provocar daños químicos en el organismo de los animales, genera que se sientan saciados con lo que comieron, por lo que dejan de alimentarse y mueren. Eriksen comenta que en una de las expediciones realizadas por atraparon un pez con 17 partículas de plástico en el estómago. “Ya no hay peces orgánicos”, advierte el investigador.

 

Despertando conciencia

Junto a sus colaboradores de 5 Gyres, Marcus Eriksen ha navegado más de 40 mil millas siguiendo las corrientes marinas para cuantificar la cantidad de plásticos que hay en el océano, determinar su origen y desplazamiento, y estudiar sus efectos en los ecosistemas marinos. En uno de sus viajes más recientes, navegó durante ochenta y ocho días, desde California a Hawai, en una balsa bautizada “JUNK” (palabra que significa “basura” en inglés) y que fue construida con 15 mil botellas plásticas y el fuselaje de una avioneta. El objetivo de su travesía fue no sólo generar conciencia sobre el problema de la contaminación, sino que reunir y estudiar el interior de los peces sus sistemas digestivos y sus tejidos con la finalidad de develar el efecto de los microplásticos en la cadena alimenticia en esa parte del Océano Pacífico.

Eriksen explica que actualmente recuperamos tan solo entre un 5 y 10 por ciento de los plásticos que producimos. El 50 por ciento están enterrados en vertederos pero la mayoría van hacia el mar. Embalajes, cosméticos, bolsas de residuos, muchos están diseñados para utilizarse solo una vez y luego desecharlos.

En el mar, la luz del sol y las olas hacen que los plásticos se rompan en partículas cada vez más pequeñas, pero nunca desaparecen por completo o se biodegradan. Las partículas de plástico actúan como esponjas que contaminan del agua como los pesticidas. En sus charlas de concientización Marcus Eriksen lleva consigo unas botellitas de vidrio con cientos de micropartículas plásticas, que a simple vista parecen pequeñas piedras de arena y conchas de mar que uno recoge en la playa, pero son plásticos casi imperceptibles que contaminan dramáticamente el mar.

“Lo que podemos hacer con la base de nuestras investigaciones es ir país por país, para advertir, concientizar al público acerca del problema”, remarca el científico.

En su visita a Punta Arenas durante los primeros días de septiembre Eriksen dictó una charla de concientización abierta al público en la Universidad de Magallanes y en el colegio British School. Así como también intercambió información con investigadores del American Corner y del Instituto Antártico Chileno.

 

Nuestro Océano 2015

La visita de Eriksen a Chile se enmarca en las actividades que preceden a la conferencia Nuestro Océano 2015, que se realizará en Valparaíso el 5 y 6 de octubre próximos. La conferencia Nuestro Océanos es organizada por el gobierno de Chile y tiene por finalidad convocar a los países participantes a diseñar e implementar medidas efectivas para proteger los océanos. La primera versión se realizó en Washington durante el mes de Junio del año pasado como iniciativa del Secretario de Estado John Kerry, en donde participó el reconocido actor Leonardo Di Caprio, líder ambientalista.

Nuestro Océano-Chile 2015 tendrá lugar en el Hotel Sheraton Miramar en la Región de Valparaíso. Al evento asistirán más de 400 figuras del ámbito político, académico y de la sociedad civil comprometidas con la protección del océano, entre los que se incluyen el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el Príncipe Alberto de Mónaco.

El objetivo central del encuentro es alcanzar soluciones para enfrentar la pesca ilegal, la contaminación marina por plástico, la acidificación del océano y su relación con el cambio climático. También se buscará incentivar la creación de áreas marinas protegidas como herramientas para proteger el ecosistema marino.

“Ésta es una enorme oportunidad para Chile, para visibilizar los esfuerzos que hemos hecho y para contribuir a esta tarea global que es proteger nuestro océano”, manifestó el Canciller Heraldo Muñoz en una nota publicada en la página www.nuestrooceano2015.gob.cl

La denominación en “singular” de “Nuestro Océano” no es un dato menor ya que las investigaciones científicas han demostrado que a través de los grandes sistemas de corrientes marinas los océanos están interconectados y, por lo tanto, constituyen uno sólo.

Dentro de los principales ejes que se debatirán en la conferencia está la Conservación del Océano, cuyo propósito es desarrollar medidas para involucrar y otorgar un rol activo a la sociedad civil. Con ello se buscará la identificación de filántropos nacionales e internacionales que se comprometan con la protección y conservación del océano y la vida marina. Otro punto importante es la Pesca Sostenible aspecto fundamental para garantizar el suministro de alimento a mas de mi millones de personas que dependan de los recursos marinos como fuente de empleo, ingreso y alimentación. El objetivo es definir acciones concretas para implementar regulaciones y medidas para incentivar la pesca sostenible y sancionar aquella que se lleva a cabo de forma ilegal.

Como individuos y ciudadanos podemos hacer nuestro pequeño aporte, para proteger la biodiversidad marina y terrestre. Si cada uno de nosotros evitamos dejar botadas bolsas, basura, neumáticos y cualquier tipo de plástico en las costas de Magallanes o en cualquier parte del mundo ya estamos poniendo un pequeño granito de arena.

Es lamentable que al recorrer las zonas costeras de Magallanes, sobre todo cuando comienza la temporada estival que invita a hacer asados y picnics, en la playa o en los camping quede todo sucio como si fuera un basural comunitario en lugar de un sitio con un paisaje natural privilegiado que pertenece a todos y cada uno de los habitantes de esta hermosa región.

Recuadro

Acerca del investigador Marcus Eriksen

Es graduado en Ciencias de la Tierra, de la Universidad de Nueva Orleans, y posee el grado de doctor en Ciencias y Educación, de la Universidad del Sur de California. Es autor de varios libros y artículos científicos entre los que destaca su primera obra: “My River Home”, donde relata de manera detallada su viaje por el Río Mississippi y los efectos de la contaminación en el ecosistema de ese sistema fluvial. En ese libro, además, contrapone su experiencia como infante de marina en la Guerra del Golfo, en 1991, la que compara con sus extensas navegaciones en balsa por los cinco grandes sistemas de corrientes oceánicas en compañía de diversas tripulaciones. El autor indica que esa travesía lo llevó a desarrollar una profunda ética por la conservación del medio ambiente, la que lo inspira a luchar por ese objetivo.