Necrológicas
  • Mirta Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic
  • Vanessa Alajendra Vera Díaz
  • Juan Humberto Mellado Candia

“El edificio del Centro Antártico Internacional va a ser reconocido a nivel nacional y también en el exterior”

Por La Prensa Austral Domingo 13 de Agosto del 2017

Compartir esta noticia
176
Visitas

– “Por la complejidad del terreno, siempre pensamos en un edificio que se elevará del suelo, por lo que el piso principal estará a ocho metros de altura”, comentó Moletto.

La futura construcción del Centro Antártico Internacional (Cai) probablemente consolidará a Punta Arenas como la puerta de entrada a la Antártica, de ahí la importancia que el pasado miércoles se anunciara que el anteproyecto ganador fue el del arquitecto Alberto Moletto, quien, junto a sus colegas Cristóbal Tirado, Sebastián Hernández y Danilo Lagos, desarrollará la iniciativa, que se enmarca en el Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas.

Estos cuatro arquitectos tienen entre 15 y 20 años de experiencia y decidieron juntarse por la complejidad del proyecto, aportando cada uno sus conocimientos.

Los respaldan la realización de edificios universitarios, de infraestructura hospitalaria y de trabajos en el aeropuerto de Santiago, entre otras iniciativas. Ellos reconocen que un proyecto de las características del Cai merecía tener un equipo fuerte y con cierta experiencia.

El arquitecto Moletto dicta clases en la Universidad Finis Terrae y también junto a sus colegas en la Pontificia Universidad Católica de Santiago. En contacto desde la capital, Moletto se refirió a la construcción del Cai, que contemplará una inversión de más de $35 mil millones y que se emplazará en el sector de Punta Arenosa.

– ¿Qué los motivó a postular a este proyecto?

– “Nos motivó la importancia del proyecto y lo icónico que tenía que ser para la zona. Nos parecía sumamente atractivo el programa del Cai como un tema de museo, del ámbito de las ciencias y de centro de investigación y, sobre todo, porque este proyecto venía a conquistar esta costa de Punta Arenas. Nos parecía un desafío interesante de afrontar y entendíamos también la dificultad de su realización y que era muy probable que muchas personas se iban a presentar al concurso”.

– Para la mayoría de las personas que no entienden los conceptos arquitectónicos, ¿cómo definirían este proyecto en palabras simples?

– “Tiene una función de ser un edificio con una lectura doble. Por un lado, sabemos que el año 2020 se van a cumplir los 500 años del descubrimiento del estrecho de Magallanes. Por lo tanto, la visión desde la lejanía del estrecho es importante, un edificio traslúcido y que va a estar iluminado, que trata de hablar de esta idea del iceberg a la deriva. Desde el interior, las áreas públicas van a estar ubicadas en el tercer nivel con una plataforma exterior, por lo que va a ser muy interesante tener esta idea del museo en el interior y la mirada hacia el estrecho afuera. Se va a construir una especie de balcón hacia la ciudad y hacia el estrecho”.

– ¿Qué rescataron de la ciudad, de la región o de la Antártica para el proyecto del Cai?

– “Nos parecía importante el tema marítimo, la idea del hielo, del iceberg y, en ese sentido, rescatamos además las historias del descubrimiento de Tierra del Fuego, cuando los españoles andaban en sus embarcaciones y veían estos fuegos que se iluminaban en la costa, y el edificio justamente tiene esa idea: un elemento que se reconozca desde el mar. También tiene que ver con la condición propia de Punta Arenas y su clima, de construir este espacio interior, protegido, pero, a su vez, conectado visualmente con el exterior, porque entendemos que en ciertas ocasiones el clima es complejo por el fuerte viento que impera en algunas oportunidades, entonces era importante contar con un espacio luminoso, que fuera abierto y protegido al interior. Era básico”.

– Se sabe que ese terreno es complejo.

– “Justamente y dado que este edificio va a emplazarse en la Punta Arenosa nos parecía importante que el edificio se elevara del suelo y, por eso, en los primeros pisos sólo está el acceso al público y de los científicos, además de algunas bodegas. El piso principal estará a 8 metros de altura. Estaremos al borde del mar, en un terreno blando y, por ende, siempre mi idea fue hacer un edificio que estuviera arriba y que no tuviera subterráneo y así lo definimos con el equipo”

– ¿Qué elementos incorporaron a la propuesta, pensando, por ejemplo, en la eficiencia energética?

– “Lo primero, nosotros tenemos este material traslúcido que está por definirse cuál va a utilizarse específicamente y lo que hace es controlar la iluminación del interior del edificio y, por otro lado, tendremos un inmueble que en las áreas comunes que son las zonas perimetrales del tercer piso tendrá iluminación natural, por lo que la parte pública va a requerir poca cantidad de energía, es decir, poca luz. Los espacios de los científicos son compartimentados, están al interior de esta envolvente exterior que se ve que es este manto blanco que cubre el edificio y eso lo que hace es que haya un filtro para el interior de los laboratorios, por lo que la energía que requieren para funcionar va a ser menor que si estuvieran pegados a la fachada. Es un concepto bastante técnico, como funcionan los museos, entendiendo que hay un espacio interior que está climatizado y protegido, un espacio intermedio de circulación perimetral y, después, el exterior. La idea es que las zonas públicas sean los filtros del interior de las salas”.

– ¿Cómo perciben en la zona central lo que es Punta Arenas, Magallanes y la Antártica?

– “Nos parece que una convocatoria internacional como fue este concurso, con este tipo de programa, lo que hace es acercar Punta Arenas no solamente a Santiago, sino que al mundo. Va a ser un edificio reconocible como lo decía el intendente desde Chile y también desde el exterior, por lo tanto tener programas que sean internacionales, acerca a la ciudad y la hace más visible por este aspecto positivo del Cai y eso, indudablemente, nos parece atractivo. Ahora nosotros lo que queremos es trabajar con las autoridades locales, poder reunirnos con los científicos y que ellos sientan que nosotros somos parte del equipo de ellos también. No vamos a venir a imponer un diseño desde Santiago, sino que la idea es de aquí en adelante trabajar en conjunto”.

– ¿Cómo valoran y cuál es la importancia que tiene para ustedes el haberse adjudicado este concurso?

– “Para todos es súper importante. Es un edificio que esperamos trascienda en el tiempo, esperamos que se construya, que se materialice e, independiente que tenemos otros proyectos en curso y otros construidos, un proyecto con un programa de estas características tanto de museo interactivo como un centro científico internacional que va a estar abierto a la comunidad y científicos internacionales, obviamente, que es un desafío súper interesante, que nos va a tener dedicados en realizarlo y ejecutarlo”.

El Centro Antártico Internacional proporcionará más de 20 laboratorios y logística para atender a 500 científicos al año. Además, el recinto poseerá un área destinada a visitantes, con espacios interactivos, salas climatizadas que revivirán las condiciones del Polo Sur, grandes acuarios, un parque de dinosaurios, una reproducción del bosque antártico existente hace millones de años y un auditorio para 600 personas, los cuales aportarán a un mayor conocimiento de la Antártica entre la comunidad y los turistas.

Su gestión estará a cargo del Inach y la Umag y su objetivo será poseer una infraestructura  de primer orden que posibilite el desarrollo de la ciencia antártica de excelencia y que sea el soporte logístico indispensable para la realización de expediciones al continente blanco.