Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Empresario pesquero recibió masiva despedida de sus trabajadores

Por La Prensa Austral Domingo 14 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
2.871
Visitas

– Fue homenajeado con una flotilla de botes frente al lugar donde se ahogó.

Cargada de simbolismo estuvo la despedida que le brindó ayer más de un centenar de personas al empresario pesquero Hitoshi Hanaoka, quien falleció el pasado miércoles mientras cosechaba huiro en el estrecho de Magallanes, frente a su empresa en Barranco Amarillo. Trabajadores de Hanamar cargaron los restos del malogrado empresario en un último recorrido por la planta pesquera que levantó hace más de 20 años.

No importó ni el frío ni la nieve, gran parte de los 600 trabajadores de la pesquera del nipón se dio cita para acompañar en su recorrido final al empresario trágicamente fallecido. El cortejo salió desde la planta donde estaba siendo velado, hasta la capilla de Río Seco, comunidad a la que siempre perteneció el extranjero desde que fundó su firma.

Emotivas palabras rindieron los trabajadores más antiguos, quienes no escatimaron expresiones cálidas para describir las cualidades de su empleador, destacando el que siempre diera trabajo a quienes más lo necesitaban y que, por circunstancias de la vida, no podían optar a más.

Luego, sus restos fueron acompañados a la playa donde pereció el mediodía del miércoles, lugar donde una flota de embarcaciones menores rindió un homenaje al empresario pesquero.

Finalmente, en andas el féretro Hanaoka fue cargado por trabajadores de la pesquera, quienes, vistiendo su indumentaria de faena, llevaron por todas las instalaciones a su jefe, en una última ronda simbólica por las zonas de trabajo, práctica habitual que en vida tenía el gerente, reconocido por sus empleados como alguien que participaba activamente en cada etapa del procesamiento de los productos del mar.

En el Santuario María Auxiliadora finalmente se realizó el responso religioso, siendo trasladados sus restos al Cementerio Municipal para la posterior cremación.