Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

En medio de los vestigios de la profanación, feligreses participaron de misa dominical en parroquia Padre Pío

Por La Prensa Austral Lunes 15 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
227
Visitas

Indignación reinaba ayer entre los feligreses de la comunidad del Padre Pío de Pietrelcina, que como cada domingo llegaron hasta la parroquia del barrio Archipiélago de Chiloé para participar de la tradicional misa, encontrándose con los vestigios del actuar de precoces malhechores que a mediados de semana atacaron en dos oportunidades el modesto templo emplazado en Manuel Rodríguez con Santa Juana.

“Hasta ahora habíamos tenido suerte, ya que las 15 veces que han entrado este año, nunca nos habían dañado nuestros santos, no obstante ahora destruyeron el templete del Niño Jesús de Praga, el cual de pequeño milagro no resultó destrozado”, lamentó ayer en su prédica el párroco Eduardo Ojeda Lamiré, quien mostró a los fieles los daños ocasionados por los adolescentes que ingresaron a robar al templo el 9 y 10 de agosto.

“Esto no tiene nombre”; “no se piensa en el amor con el que se hacen las cosas”; “son unos niños, la pregunta es ¿dónde están sus padres?”, fueron las expresiones que los asistentes manifestaron espontáneamente al observar los daños.

Una vitrina destrozada con el recipiente de mármol de agua bendita, un boquete en el costado derecho del templo, la alcancía de las donaciones forzada, eran algunos de los daños evidentes que se apreciaban al interior de la parroquia de Santo Padre Pío.

Testimonios

Entrevistados los fieles por La Prensa Austral, éstos exteriorizaron su frustración ante los constantes ataques que recibe su templo, la inseguridad y el malestar que generan los ataques contra un recinto sagrado.

“Venimos viviendo esto hace mucho tiempo, han entrado por todos lados, por el campanario, las ventanas, y han roto todo. Es lamentable que tengamos que seguir viviendo esta situación. Nos ha costado tanto sacar adelante nuestra parroquia (…) esperamos que con esto se termine tanto daño, aunque gracias a Dios no nos han destrozado las imágenes”, reclamó Myriam Lopehandía.

Por su parte, Silvia Silva reconoce que este año se han acrecentado los atentados. “Esto viene pasando hace mucho tiempo. En una oportunidad estábamos en la misa de la Pascua de Resurrección y nos apedrearon la parroquia. Son algunos chicos de la misma población, pero no los condeno, ellos necesitan un apoyo, algo está pasando con ellos, y necesitan ayuda, pero hay algo que está fallando, y no son ni los Carabineros ni los tribunales porque ellos están haciendo su labor”, enfatizó.