Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

En Santiago murió destacado abogado magallánico John MacKinnon Yung

Por La Prensa Austral Lunes 28 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
1.119
Visitas

En la capital y a la edad de 86 años, dejó de existir este fin de semana el abogado magallánico John MacKinnon Yung. Nacido en Punta Arenas, hijo mayor del matrimonio entre el inmigrante escocés John MacKinnon y la descendiente de inmigrantes alsacianos, Elisa Yung, don John compartió sus primeros años de vida entre la ciudad que lo vio nacer y la isla de Tierra del Fuego. Inició sus estudios básicos en el British School, y culminó su educación secundaria en el Liceo de Hombres de nuestra ciudad. En 1949 se trasladó a Santiago, a estudiar derecho en la Universidad de Chile, desde donde, luego de titularse de abogado, se trasladó de regreso a su ciudad natal.
Don John, dotado de singulares dotes para el ejercicio de su profesión, destacó tempranamente por su versación jurídica, sus grandes condiciones humanas, y su reconocido ingenio en el foro. Era un hombre talentoso y que rápidamente adquirió fama como buen abogado, capaz de tornar las causas perdidas en rotundos éxitos profesionales. Era reconocido, además, como un gran caballero, siempre con su hablar pausado y respetuoso, e impresionaba mucho tanto por su paciencia como por su caballerosidad para litigar. Era un buen oyente, y unía la rara habilidad de ser un buen auditor con la de gran conversador. Estudioso, trabajador, sus hijos recuerdan haber despertado con frecuencia en las madrugadas, oyendo el repiqueteo incesante de las teclas de su máquina de escribir.
Don John también supo sobrellevar épocas difíciles con cordialidad, incluso en los momentos más cruciales de nuestra historia reciente. Asumió exitosamente la defensa de amigos y conocidos en los Consejos de Guerra que siguieron al golpe militar de 1973, logrando, como siempre, triunfar sin aspavientos.
Generoso, buen amigo, olvidadizo a la hora de cobrar sus honorarios, ejercía la profesión de abogado por gusto, disfrutando de los retos que tal ejercicio proveía a su agudo intelecto.
Fue el mejor abogado de su época, reconocido como tal por amigos y por adversarios, respetado por los jueces y querido por sus defendidos.
Buen padre, deja cuatro hijos, John, Alex, Daniel, y Heidy MacKinnon Roehrs, y sus nueve queridos nietos; gran amigo, cordial compañero de andanzas, somos numerosos los que lo echaremos de menos.
Sus exequias se realizarán a las 13 horas de hoy en el Parque del Recuerdo Cordillera, luego de una misa en la Parroquia Santa María de Las Condes, donde tiene lugar su velatorio.