Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

En villa Renoval se sienten olvidados y abandonados

Por La Prensa Austral Lunes 25 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
1.601
Visitas

Don Pedro Vicente Guenul Hueicha tiene fácilmente poco más de un siglo, pese a que su partida de nacimiento certifica que nació el 19 de abril de 1919 (acaba de cumplir 97 años). Y, es que confiesa que sus padres lo inscribieron en la oficina del Registro Civil cuando ya caminaba, con alrededor de cinco años. Con 17 años, este inquieto joven dejó su natal Chiloé para viajar a Magallanes, considerada para la época la “tierra prometida”.

Es uno de los tesoros vivos de la villa Renoval, localidad rural que asoma en el kilómetro 182 de la ruta a Natales, donde pareciera que el tiempo se detuvo hace mucho. Al menos, así lo aprecia el mismo Don Pedro Huenul, para quien el chonchón o lámpara artesanal que servía para alumbrarse cuando llegó a vivir a este paraje inhóspito, no ha cambiado mucho, pues siguen adoleciendo de luz eléctrica.

De lo anterior dan plena fe otros pioneros, como Luis Ortega Sepúlveda (79), Angela Sanhueza Ovando (70), Luis Cofré Gajardo (90) y Teresa Ortega Sepúlveda (76), en una época, además, en que el crudo invierno se ensañaba con sus habitantes, donde los más de 2 metros de nieve los dejaba aislados por semanas, debiendo recurrir a sus cabalgaduras para desplazarse a Natales en busca de alimentos y artículos de primera necesidad, como así también cuando urgía llevar asistencia médica.

De aquello han transcurrido 50 años, donde la modernización y tecnología parecen haberle dado la espalda a las más de 20 familias que hacen patria en este punto de la carrera, siendo testigos diariamente del ir y venir de buses y furgones que llevan y traen turistas desde la Octava Maravilla del Mundo (Parque Nacional Torres del Paine).

Es lo que ocurre delante de sus narices, mientras al interior de los hogares se bebe agua no potable y los más chicos juegan a la pelota en una plaza a medio terminar, cuyas obras nunca fueron concluidas.

Los habitantes, adultos mayores, sus hijos y nietos, y otras personas que han llegado a poblar el sector, se sienten decepcionados, con mucha pena y rabia, porque consideran que las autoridades se siguen riendo de los pobres, haciendo que se sientan olvidados y abandonados, en pleno siglo XXI.

Villa Renoval se emplaza a 66 kilómetros al sur de Puerto Natales, siendo parte de la provincia de Ultima Esperanza, límite jurisdiccional que nace 22 kilómetros al sur de dicho pueblo.

El sábado último, La Prensa Austral, accediendo a una invitación extendida en Punta Arenas por los dirigentes, conoció in situ las demandas y promesas incumplidas por parte de las más diversas autoridades que han llegado al sector, incluso en época de campaña electoral.

A las 15,30 horas más de una veintena de pobladores se encontraba reunido en la sede comunitaria de la villa, en compañía del abogado Pedro Corti, quien patrocina tanto una acción civil como una querella en relación a una presunta usurpación de una faja de terreno por parte de un tercero, lugar donde originalmente se emplazaría una torre de telefonía celular de la empresa Entel.

Los 90 minutos que se extendió esta reunión, echamos de menos que nadie estuviera manipulando un teléfono celular o un iphone, pese a que había niños y jóvenes. Y, es que en sus casas no cuentan con conexión de Internet, ni menos con una señal estable de telefonía celular. Razón tiene un poblador cuando asegura que “estamos a varios kilómetros de la civilización”.

Si bien son más de 20 viviendas, en esta época hay 12 de ellas habitadas, por la simple razón de que el resto de familias se traslada a Punta Arenas, ciudad donde estudian sus hijos, aunque en las vacaciones retornan al poblado rural, donde sus cuatro calles y plaza cobran mayor vida.

No tienen capilla ni iglesia, menos colegio (el único niño estudia en villa Tehuelches, distante 82 kilómetros al sur), la Posta Rural recibe muy a lo lejos una ronda médica. Una congregación evangélica de Puerto Natales se encarga que entregar el soporte espiritual, una vez por semana, lo que por cierto sus habitantes agradecen. Una vez al año ven a un cura, cuando se celebra la misa en honor al Cristo de madera en Monte Alto.

La única señal abierta de televisión que reciben en sus hogares es TVN, mientras que el resto llega vía satelital, siempre y cuando dispongan de energía, aunque, más bien, no fallen los generadores.

Al menos tienen gas natural y también usan leña. El municipio natalino se encarga de retirar los receptáculos con basura que acumulan los habitantes.

La principal fuente laboral de los jefes de hogar giraba en torno a la parte forestal, gracias al trabajo que le ofrecía Forestal Monte Alto. Empero, al cerrar esta industria sus puertas el año pasado, los padres de familia debieron emigrar a otras actividades, aunque los nuevos dueños de esta empresa estarían en condiciones de reactivar sus faenas en las próximas semanas.

Pablo Santibáñez Ortega, presidente de la junta de vecinos Villa Renoval, apuesta por diversificar el quehacer forestal con la actividad turística, ofreciendo servicios a quienes pasen por fuera, de modo de darle identidad a la villa, que hoy, por las noches, parece convertida en pueblo fantasma por la carencia de luz eléctrica. Aunque, para ello, es menester funcionar como “comunidad”.

Electrificación
para el año 2017

Pero, para hacer realidad este emprendimiento, lo clave es contar urgentemente con agua potable, alcantarillado y por supuesto electricidad.

La luz eléctrica llega actualmente hasta el sector de Tranquilo, a la altura del kilómetro 215, sin embargo un proyecto aprobado hace poco por el Consejo Regional, permitirá que la villa pueda contar con electrificación rural hacia fines de 2017.

Lo anterior significará que se deba hacer una empostación y posterior tendido eléctrico, a lo largo de 33 kilómetros, distancia que separa Tranquilo con Renoval.

“En estos momentos no contamos con energía porque nuestro generador está con problemas. Pese a haberse dado los avisos correspondientes, el tema no ha podido ser resuelto”, advirtió Pablo Santibáñez.

El motor de luz se consiguió a través de un proyecto de la junta de vecinos y con el apoyo del gobernador José Ruiz Santana se compraron dos motores de 40 Hp, lo que vendrá a paliar el tiempo que se demore en realizar la empostación que traerá la energía eléctrica directamente desde Natales, lo cual tomará alrededor de un año y medio.

El actual generador eléctrico no tiene la capacidad para suministrar la electricidad que demanda la actual población. Sucede que las anteriores autoridades nunca hicieron un estudio serio acerca de las necesidades de los habitantes en materia de energía.

En consecuencia, los dos generadores de 40 Hp que se proyectan instalar en los próximos días son suficientes para tener alumbrado público, iluminar las casas y la actividad propia que cada vecino podría ejecutar.

Mientras tanto, cada vecino dispone de un pequeño motor particular que le suministra electricidad, aunque con ciertas restricciones, privándoles muchas veces de contar con un refrigerador para la conservación de alimentos porque la energía está reservada para otras prioridades.

Paradojalmente, disponen de unos vistosos faroles frente al ingreso principal de su sector, pero no los pueden usar porque carecen de luz eléctrica.

Si bien los vecinos no desconocen que se han hecho inversiones estatales en su poblado, pero la falta de fiscalización conlleva a que las obras de adelanto fracasen.

Fallido proyecto
de agua potable

Y, es que para ellos constituye una burla constatar que una inversión estatal por 280 millones de pesos esté botada, porque fue mal ejecutada y falló su mantención. Se refieren a la planta de agua potable construida en sus terrenos, la que hoy se encuentra abandonada. El proyecto fue ejecutado por la Dirección de Obras Hidráulicas.

“Se invirtieron 280 millones de pesos para que la villa tuviera agua potable, pero el sistema de cloración funcionó apenas un par de meses. Hace poco estuvimos dos semanas sin agua porque el sistema colapsó”, alertó Santibáñez.

Al formular los reclamos ante el organismo competente, en este caso la Dirección de Obras Hidráulicas, esto dio inicio a un sumario sanitario en contra del Comité de Aguas de la villa Renoval. “Entendemos que los únicos culpables de que esto no funcione son las autoridades que no fiscalizaron el sistema de cloración”, complementó el representante vecinal.

Hasta este lunes (hoy) tiene plazo el Comité de Aguas para contestar los cargos presentados por el órgano encargado de supervisar el correcto funcionamiento de esta planta de agua potable.

Según los vecinos, los problemas comenzaron con el contratista a cargo de ejecutar la obra, a quien, incluso, aseguran, se le devolvió la boleta de garantía, lo que no correspondía debido a las deficiencias que arrastra el proyecto. El tema fue llevado por los afectados hasta la Contraloría Regional, donde se puso en conocimiento de las fallas detectadas. Por lo mismo, no se explican por qué ahora les intentan endosar a ellos el fracaso del sistema de agua potable.

Las denuncias de los pobladores movilizaron a la empresa Aguas Magallanes y a dos ingenieros externos, quienes habrían constatado la mala ejecución de las obras.

Frente a este escenario, los vecinos optaron por lo más simple: tomar palas y picotas para iniciar ellos mismos una cuneta desde la laguna captadora del vital elemento, donde conectaron una red que va directamente a sus domicilios, pues urgía poder usar sus baños.

Ahora el suministro de agua a los hogares cuenta con un sistema directo, sin siquiera tener la posibilidad de hacer la cloración porque la red no pasa por el mecanismo construido para purificar el agua.

“No es nuestra culpa que este proyecto haya sido mal fiscalizado, en el entendido de que ninguno de nosotros es profesional del tema. Para ello se contrataron a organismos externos, quienes nunca fiscalizaron”, sentenció el presidente de la junta de vecinos.

Contraloría

Sobre el tema, Contraloría al recibir el informe de la inspección técnica realizada el 2 de junio 2014, a la obra de instalación del sistema de agua potable de la villa Renoval, constató que a esa fecha, si bien el sistema estaba captando y distribuyendo agua a las viviendas del sector, no entregaba el recurso hídrico potabilizado, por lo tanto no se cumplía con el fin principal del proyecto. En su informe de seguimiento de fecha 16 de abril de 2015, el órgano contralor dio por subsanada la observación, con el informe emitido el 29 de septiembre de 2014, por el gerente de operaciones de la empresa sanitaria, que comunicó que a través de una visita de inspección realizada al sistema de agua potable de dicho lugar, con la finalidad de poner en funcionamiento y verificar la operación del sistema de cloración, esto se hizo con la aplicación de pastillas de hipoclorito de sodio.

El reciente 13 de abril, el alcalde de Natales, Fernando Paredes, respondiendo lo observado en el acta de fiscalización de la seremi de Salud, hizo hincapié que el citado Comité de Agua se encuentra subvencionado, destinándose dichos fondos al pago de un operador de agua potable en este sector, en consecuencia plantea dirigir en contra del referido Comité la directa responsabilidad en los hechos, los cuales dicen relación con el deficiente manejo en la calidad y falta de cloro en el agua potable de villa Renoval. Por lo mismo, solicitó el término del sumario sanitario dirigido en contra de la Municipalidad de Natales, en atención a la inexistencia de responsabilidad en el manejo del agua potable en el citado poblado.

Referente a la subvención que hace mención el alcalde Paredes en sus descargos a la seremi de Salud, Pablo Santibáñez aseguró a este medio que hace 11 meses la Municipalidad de Natales no hace entrega de los dineros destinados al pago del operador de la planta de agua potable, que ascienden a los 100 mil pesos mensuales.

Turismo

En cuanto a la iniciativa de poder incursionar en el tema turístico, para ellos sería ideal contar con el apoyo gubernamental.

Hace alrededor de un mes, el vecino Javier Contreras Cárdenas inició las gestiones para instalar un pequeño almacén de menestras en el lugar. Tras sortear exitosamente los trámites en Impuestos Internos y otras exigencias, este jueves 21 de abril la autoridad sanitaria le comunicó que su proyecto fue rechazado, porque el agua del sector no es potabilizada. “Yo le expliqué que la obra fue recepcionada y sobre la marcha se anunció que esto daría luz verde a cualquier proyecto de emprendimiento, pero por lo visto volvimos a fojas cero”, señaló, añadiendo que “acá pueden haber muchas ideas de proyecto por parte de los vecinos, pero mientras persista el problema del agua no vamos a poder hacer nada”. Literalmente, la funcionaria de salud le dio a entender que actualmente los pobladores de villa Renoval están bebiendo “caca”, proveniente de una fuente infecciosa, aunque hasta el momento nadie se ha muerto o enfermado.

Al final son una serie de requisitos y trabas que impiden que se ejecuten los adelantos. Falta una visión más bien integral del problema de la villa, que lo asuma alguna autoridad que coordine estas falencias.

Los vecinos se quejan que las actividades de gobierno en terreno, como Plazas Ciudadanas y otras, han tenido magros resultados en la práctica, sobre cuando intentan realizar gestiones para el mejoramiento de su sector.

Cordón Arauco
y los accidentes

Una gran extensión del cordón Arauco, que abarca villa Renoval y la zona de Rubens, es sinónimo de graves accidentes de tránsito en época invernal, que con el tiempo han dejado un lamentable saldo de muertos y heridos.

Lo anterior significó el surgimiento de una brigada bomberil, a cargo del arquitecto y acuarelista, Harley Benavente, nuevo vecino, quien apuesta porque el local destinado como Posta Rural, sea traspasado a ellos para ser usado como cuartel de Bomberos y también para la atención de salud.

De paso, la brigada ha servido para sociabilizar a los vecinos. Ya se le asignó material mayor, pero por la falta de espacio físico el equipamiento se mantiene en el Cuerpo de Bomberos de Natales, al cual pertenecen.

Son más de 80 kilómetros que separan al Cuerpo de Bomberos de Natales del límite provincial de Ultima Esperanza. Hay una hora y media de respuesta para atender una emergencia en la ruta.

En opinión de Benavente, atendida la alta cantidad de accidentes carreteros que se producen en el sector, todo indica que dicha brigada debiera especializarse en rescate vehicular. “El aporte que podamos hacer nosotros como rescatistas, incluso al turismo, es súper relevante”, enfatizó.

Don Luis Ortega Sepúlveda, uno de los fundadores, recuerda que la Posta de la villa adquirió importancia a comienzos de los ‘70. “Primero funcionó en una de las casas, pero más adelante salió un proyecto donde se hicieron todas las postas rurales. Contábamos hasta con un practicante y funcionó bien durante dos años, hasta que el Servicio de Salud traspasó las postas a los municipios. A partir de ahí, no hubo atención porque no había plata para pagarle a un practicante.

Los problemas de salud son atendidos en Puerto Natales o bien en Punta Arenas, depende del grado de complejidad.

Litigio por antena

En materia de telefonía móvil, hace años los vecinos empezaron con las gestiones para la instalación de una antena. El único interesado fue Entel. En noviembre del año pasado se debió haber contado con la torre en plena operatividad, pero un conflicto con un tercero postergó su puesta en marcha. Uno de los socios se vio involucrado en un juicio con una persona que compró una faja de terreno, no dando autorización para la ejecución de las obras. El asunto ha sido llevado a los tribunales por Raúl Cárdenas, quien reclama la propiedad sobre los terrenos en litigio, en un proceso que se ventila en el Juzgado de Letras de Natales. Paralelamente, el abogado Pedro Corti inició una querella por presunta usurpación. Por lo mismo, los vecinos declararon a Cárdenas como persona no grata.

En definitiva, la antena de la discordia debió ser emplazada en un lugar distinto, lo que permitirá a los habitantes -en las próximas semanas- tener acceso a la telefonía móvil de calidad.