Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Epaustral y paro de estibadores ayer en demanda de mitigación por trabajos en muelle Prat: “La solicitud que están realizando los trabajadores portuarios, escapa de las atribuciones de la empresa”

Por La Prensa Austral Martes 29 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
159
Visitas

Los operarios bloquearon desde temprano los accesos del principal terminal de naves de nuestra ciudad, como también el de Mardones, no obstante ello concluyó pasado el mediodía. Hoy ambas partes podrían tener una nueva reunión.

Cansados de no tener respuestas ante la demanda de obtener una mitigación económica por la merma de turnos y por ende económica que afirman están sufriendo a causa de los trabajos de extensión que se realizan actualmente en el muelle Arturo Prat, ayer durante la madrugada un grupo de trabajadores portuarios bloqueó el acceso a este recinto a eso de las 5,30 horas, como también al de muelle Mardones, a las 8 horas.

Lo anterior, como una medida de presión en espera que la Epaustral o el gobierno -en su defecto- den respuesta a quién se hará cargo de mitigar los menores ingresos económicos que estos trabajadores perciben mientras se desarrollan las obras en el terminal portuario. En octubre, el vicepresidente de la Federación Marítima Portuaria de Magallanes, Armando Aguila Aguilar, estimó en cerca de 2 millones de pesos el perjuicio equivalente a los meses que tomen los trabajos hasta su culminación y que requieren ser recompensados. En rigor, ello significaría unos 500 millones de pesos de cargo del Estado, para cubrir precisamente unos 6 meses de merma laboral. 

Cabe señalar que debido a las obras, hay media franja del muelle que no puede ser utilizada, lo que va en desmedro de las faenas normales de los portuarios, que suman unos 260 activos y que operan en base a turnos de 7,5 horas.

Cansancio

De ahí que ayer tras seis meses de infructuosas conversaciones, la molestia derivara en un paro, el que afectó por algunas horas la salida y entrada de estos muelles, para los contenedores para reparto, como de los camiones que debían abastecer de víveres al crucero Zaadam.

En el recinto de Mardones, la tesorera de la Federación, Estela Zanzana Paredes señaló que ya habían advertido días atrás a Epaustral de que ante la negativa de ésta -o del gobierno- por brindar una respuesta y apoyo a la situación que viven los trabajadores, iniciarían paralizaciones. “Ellos dicen que nuestro reclamo no corresponde, pero tenemos un derecho adquirido, por el solo hecho de estar trabajando en el puerto. Por el tema de los trabajos, la mayoría de los buques que son de Pesca Chile estuvieron recalando en Chacabuco y eso nos afectó, porque contábamos con eso, ya que con 5 turnos uno no vive. Si no dan respuesta seguiremos hasta las últimas consecuencias”, aseguró. 
Al respecto, el dirigente sindical Raúl Aguila, detalló que los portuarios han perdido cerca de un 60% de posibilidades de trabajar producto de las obras en el muelle Prat, ya que eso ha influido en la menor cantidad de buques atracando. “Si la Epa dice que no tiene injerencia, entonces necesitamos que haya una solución por intermedio del gobierno, porque es un puerto fiscal. La Federación abarca 6 sindicatos y cerca del 90% de los 260 trabajadores portuarios. Hemos dialogado incluso con el intendente y el seremi del Trabajo, pero ninguno de ellos da una luz.

En el muelle Prat, el secretario de la Federación, Nelson Soto Cárcamo, complementó lo anterior indicando que “fue la misma Epaustral la que avaló que nosotros debíamos ser compensados por el hecho de que el muelle se licitaba y ahora porque están haciendo las obras con sus propios recursos, se desligan de nosotros. Eso no debiera ocurrir y resulta que aquí los principales ingresos para nosotros, son los pesqueros, porque las naves significan sólo medio turno para cada trabajador”.

Abastecimiento

Inquieto por el desarrollo de los acontecimientos, se encontraba en el muelle Mardones, el proveedor de naves de la empresa Robert Stewart, Javier Muñoz Martínez, quien llegó con dos ramplas y un camión completo con aproximadamente 5 mil litros de agua potable, además de 40 palets de productos perecibles, particularmente frutas y verduras. Lo anterior, para abastecer al crucero Zaandam, que en esos momentos y debido al mal tiempo -fuertes vientos- debió permanecer a la gira frente al muelle Mardones, con 1.915 pasajeros a bordo. “No sé si serán legítimas o no las demandas que están planteando los estibadores, pero nuestro caso es muy complicado, teníamos que haber entregado esto a las 8,30 horas de la mañana”, indicó Muñoz.

Versión de Epaustral

Hoy, luego de una asamblea con las bases, la dirigencia resolverá si se reunirá nuevamente con la Epaustral, en búsqueda de una solución. Por su parte, la empresa junto con recalcar que este tipo de bloqueos es perjudicial para el funcionamiento de Punta Arenas -a nivel comercial y turístico- recordó que con la implementación de la Ley de Puertos Nº19.542 (de 1997), la gran mayoría de los puertos del país, ha sido concesionado por empresas privadas, cambiando así el modelo de operación pasando de uno en que sólo opera múltiples empresas, a otro donde opera sólo una empresa de estiba, lo que puede producir el riesgo de que algunos trabajadores pierdan su fuente laboral. “Este mecanismo de concesión se hizo en gran parte de nuestro país, con excepción, de los puertos australes de Puerto Montt, Chacabuco, Puerto Natales y Punta Arenas, donde no es aplicable el mecanismo de mitigación”, consignó Epaustral.

Recordó la empresa, que tras la no materialización del proceso de concesión realizado a partir del año 2013 y que concluyó en febrero del año 2014, la inversión la realizó finalmente la misma Epaustral y que ello, “no existiría un concesionario que pagara las mitigaciones y el puerto mantendría su calidad de multioperado, y no existiría el riesgo de pérdida de la fuente laboral por razones atribuibles a la obra”.

Y agregó que aún con las obras en marcha, “ninguna nave ha debido ser reprogramada y menos ha perdido su programa de operación, por lo cual ningún trabajador de las empresas de estiba ha perdido su fuente laboral o ha disminuido sus ingresos. La solicitud que están realizando los trabajadores portuarios, escapa de las atribuciones legales de la empresa”.