Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Estuvo dos meses en prisión y fue absuelto

Por La Prensa Austral Jueves 28 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
306
Visitas

A la misma hora en que este miércoles se desarrollaba el desfile por el 89º aniversario de Carabineros en la Plaza de Armas, los jueces del Tribunal Oral de Juicio en lo Penal de Punta Arenas resolvían por unanimidad absolver a José Sebastián Hernández Villanueva, del delito de maltrato de obra a carabinero en servicio, cargo que la Fiscalía no logró probar durante el juicio. Tras conocerse la resolución, Margarita Villanueva, la madre del joven, agradeció que “la verdad saliera a la luz”, y consideró como imborrables los dos meses que su hijo permaneció en la cárcel, según ella, injustamente.

En su fallo los jueces establecieron que “se ha considerado que la participación de José Hernández Villanueva en las lesiones que presentaba el carabinero José Quezada Flores, adolece de inconsistencias e incongruencias sustanciales en cuanto a lo sostenido en la acusación y lo probado en juicio, por lo que resulta insuficiente para fundamentar una condena en su contra”.

Conocido el veredicto, Hernández señaló a nuestro medio que “lo que más siento de todo esto es la decepción para mis tres hijos, ya que se señaló que yo era ladrón, fugitivo y que había atacado al funcionario, tengo un lolito de 12 años que se enteró de todo (…) por lo menos ahora estoy más tranquilo de que se acreditara mi inocencia”.

El juicio abordó el episodio ocurrido en la madrugada del 1 de junio de 2015, cuando Hernández junto a unos amigos evadieron un control vehicular, siendo perseguido por la policía hasta la población Aves Australes donde se produjo un altercado que terminó con un cabo primero de Carabineros herido, siendo sindicado el acusado como autor, cargo que desde un principio negó. Si bien en un comienzo había quedado sujeto a la medida cautelar de arresto domiciliario, la Corte de Apelaciones, en respuesta a la apelación de la Fiscalía, impuso la prisión preventiva, la que se extendió por dos meses, la que posteriormente se sustituyó por el arresto domiciliario.

Hernández Villanueva subrayó que “con esto quedó demostrado que para tener justicia hay que tener dinero, ya que si mi familia no hubiese podido contratar los servicios de mi abogado (Juan Carlos Rebolledo) probablemente yo ahora estaría siendo condenado por los cargos que se me imputaron”.