Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Ex director del Serviu cuestiona autorización para edificaciones de altura que no respetan entorno histórico

Por La Prensa Austral Lunes 8 de Febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.369
Visitas

“Que no se mal entienda, no estoy contra el desarrollo de la ciudad, pero debe hacerse con el debido respeto que tiene el casco histórico de Punta Arenas (…) el nuevo plan regulador que permanece en Contraloría, aborda construcciones que no exceden de los 21 metros”, señaló el arquitecto Miguel Angel García Caro, ex director regional del Servicio de Vivienda y Urbanismo, y ex bi-seremi de Vivienda y Bienes Nacionales; al ser consultado respecto del levantamiento de edificios en altura, en particular el proyecto Edificio Körner.

Con todas sus autorizaciones cuenta el proyecto de la firma Ebcosur. Lo reconoce el profesional, aunque cuestiona en particular la autorización otorgada pese a lo señalado en el actual plan regulador respecto de la Zona ZH, haciendo alusión a la zona de Conservación del Patrimonio Arquitectónico, donde detalla que las nuevas edificaciones deben alzarse “resguardando, en todos los casos, que las nuevas edificaciones condicionen volumetría y características ornamentales en armonía con las edificaciones existentes”.

A su juicio, el edificio aludido, no cumpliría este requerimiento, considerando que contempla 18 pisos y tres subterráneos, siendo promovido incluso por la firma constructora como la edificación más alta que tendrá la ciudad. “No conozco en detalle el proyecto, pero es cuestión de ver las simulaciones promocionales que se han hecho para notar el impacto visual que tendrá en el sector”, argumentó García, refiriéndose a la ubicación de la edificación, en el pasaje Körner, a metros de calle Pedro Montt.

“Durante mucho tiempo se trabajó para limpiar visualmente el centro de la ciudad, con la finalidad de que pudiésemos disfrutar de los detalles arquitectónicos que tienen los edificios del centro. Se hizo una fuerte inversión en soterrar los cableados, para que ahora empecemos a construir edificios que nos tapen lo más maravilloso que tiene nuestra ciudad, que es el estrecho de Magallanes, no me parece” estimó.

El cuestionamiento que hace el ex seremi es “¿para qué se fijan zonas de Conservación del Patrimonio Arquitectónico y se hacen denodados esfuerzos a elevados costos para eliminar la contaminación visual, todo en pos de mostrar la majestuosidad de nuestra arquitectura patrimonial y entregar al visitante una postal que recorre el mundo, si nuestros custodios de velar por el resguardo de nuestra herencia, aprueban iniciativas de esta índole en sectores delicados que tras largos años de esfuerzos se han logrado despejar y comenzar a exhibir?”.

Alude que esta situación se subsanaría con el nuevo plan regulador que hace cuatro años se tramita, y que estaría en etapa de revisión en la Contraloría, el cual establecería en su artículo 5.3.2, referido a la Zona de Conservación Histórica (ZCH), una construcción máxima de 21 metros, algo cercano a los 6 pisos de altura.

Proyecciones

Más allá de la crítica, el arquitecto además postula algunos proyectos que a su juicio deberían tener relevancia para las autoridades, como la proyección de la Avenida Costanera como una arteria que se extienda por el sur hasta la zona incluso rural, proponiendo que en algún momento pueda ser incluso hasta el hito cero, camino a Fuerte Bulnes.

En tanto, por el norte, la idea es lograr llevarla hasta la costanera de Río Seco, potenciando dicha arteria como un canal de descongestión y un real atractivo al visitante, sumando al proyecto, ciclovías extensas.

Y si de ciclovías se trata, el profesional, quien de paso aprovechó la oportunidad para anunciar sus intenciones en convertirse en concejal de la comuna por el Partido Socialista, apoya la intención de intervenir los bandejones centrales de avenidas emblemáticas con sendas para los ciclistas, aunque lamentó que dicha intervención este siendo utilizado como sinónimo de invasión en dichos espacios.

“Tenemos poco más de 14 kilómetros de bandejones, áreas verdes que son un pulmón para la ciudad, y lamentablemente, muchos de ellos están siendo intervenidos con plazoletas y juegos que más que enriquecer el paisaje, van en desmedro de espacios que podrían perfectamente ser aprovechados respetando su estado natural”, rechaza García Caro.

Estima que avenidas como Bulnes, España, Independencia y Colón, podrían ser potenciadas con ciclovías sin generar intervenciones mayores, a fin de que, sin entorpecer la práctica deportiva, los jóvenes puedan disfrutar de áreas comunes de sociabilización.

“Ahí tiene usted lo que ocurre en Avenida Bulnes, frente al cementerio, donde los jóvenes han encontrado un lugar de relajo, de dialogo de conversación, sin que sea necesaria la construcción de nada, ni poner gravilla o cemento; no es necesario”, comentó.

Postuló finalmente que, el resguardo de los espacios públicos, junto con la promoción del reciclaje en la ciudad, son algunas de las ideas que, de darse la instancia, intentará llevar al concejo municipal.