Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes
Se presume una falla eléctrica

Familia lo pierde todo en voraz incendio en el barrio “18”

Por La Prensa Austral Lunes 2 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
892
Visitas

La propietaria y su hijo de 8 años no estaban en la vivienda al momento de estallar el fuego.

En cuestión de minutos una familia perdió el fruto del trabajo de toda una vida, como resultado de un voraz incendio que destruyó una casa habitación de calle Eusebio Lillo 1733, en el barrio 18 de Septiembre, pasadas las 10 horas de este domingo. La emergencia movilizó a dos compañías del Cuerpo de Bomberos. La propiedad pertenece a Erika Solange Bórquez Paredes, de 37 años, quien al momento de estallar el fuego se encontraba fuera de su hogar, celebrando el Año Nuevo en familia. De esta manera, se evitaron desgracias personales, sin embargo las pérdidas materiales fueron totales y la familia compuesta por tres integrantes salvó con lo puesto.

A pesar del arduo trabajo desplegado por voluntarios bomberiles, la vivienda de un piso, construida de material ligero, fue arrasada por las llamas. Los esfuerzos de los combatientes del fuego también estuvieron orientados en impedir la propagación de las llamas a inmuebles colindantes.

Cuando los ocupantes llegaron alertados por el incendio, rompieron en llanto, dando lugar a desgarradoras escenas de angustia e impotencia.

De acuerdo a los primeros antecedentes recogidos en el lugar, las llamas habrían tenido su origen en una falla eléctrica, aunque esto deberá ser corroborado con los peritajes del Departamento Técnico de Bomberos.

La alta temperatura generada por el fuego, dañó también un vehículo de propiedad de la familia.

Erika Bórquez Paredes y su hijo Fabián Vargas, de 8 años, alumno de la Escuela La Milagrosa, lo perdieron todo.

La casa había pertenecido a su padre, quien falleció el año pasado producto del cáncer. Al morir, la vivienda fue heredada por las tres hermanas, dos de las cuales le cedieron los derechos a esta madre, quien se transformó en la dueña. Fue la razón por la que la pérdida de la propiedad fue un duro golpe para la familia.

El comandante del Cuerpo de Bomberos, Carlos Oyarzún Saldivia, lamentó que la vivienda resultara destruida en un 100 por ciento. “Al llegar nos dijeron que había una persona adentro, por lo que se procedió a la búsqueda y rescate, pero gracias a Dios la vivienda se encontraba sin moradores”, destacó el jefe bomberil.