Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Fuego dejó millonarias pérdidas en emblemática confitería y distribuidora Tío Rico

Por La Prensa Austral Domingo 14 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
997
Visitas

Perjuicios millonarios en mercadería, además de destrozos en implementos de trabajo, dejó el incendio que la madrugada de ayer afectó las instalaciones del local de venta de la distribuidora Tío Rico, en calle José Nogueira. Bomberos de cuatro compañías debieron acudir a la emergencia, la que sólo logró darse por superada poco más de una hora de trabajo.
Una patrulla de Carabineros fue la que la madrugada de ayer, alrededor de las 3,45 horas, se percató del abundante humo que salía del primer nivel del edificio ubicado en calle José Nogueira Nº1177, en el centro de Punta Arenas, específicamente desde el interior de la sala de ventas de Tío Rico.
Fue así que la policía solicitó la presencia de Bomberos, iniciando también la evacuación de una discoteca colindante, en caso de que el fuego, que ya comenzaba a hacerse visible al interior del recinto, se propagara a las construcciones aledañas.
Cuatro compañías del Cuerpo de Bomberos acudieron a la emergencia, con medio centenar de voluntarios, quienes centraron sus esfuerzos en controlar las llamas que se originaban en la primera planta del antiguo edificio. Revisándose además los niveles superiores para descartar que el fuego se hubiese propagado.
Trabajadores y miembros de la familia Rabanal, propietarios de la tradicional confitería, se apostaron frente al edificio siniestrado, temiendo lo peor, fundando sus aprensiones en la gran cantidad de humo que emanaba de las instalaciones.
Lo cierto, es que el fuego se había iniciado, aparentemente, por un desperfecto eléctrico en una de las conservadoras de productos lácteos, lo que habría originado las llamas que se alimentaron de elementos combustibles a su alrededor, provocando perjuicios materiales en la construcción y en el equipamiento del local.
Sin embargo, la temperatura y el humo terminaron por hacer de las suyas en la mercadería del local, la que resultó dañada o, de plano, no apta para su comercialización.
Así lo manifestó Juan Rabanal Canto, propietario de Tío Rico, quien confirmó lo antes indicado, manifestando que cuentan con seguros comprometidos, aunque afirmó no tener claridad sobre cuándo podrán volver a operar, descartando que pudieran reabrir sus puertas el próximo martes.
Aseguró que los perjuicios en mercadería son millonarios, no pudiendo precisar un monto estimado e indicó que a eso debe sumárseles el valor de las maquinarias que resultaron dañadas a raíz de la emergencia.
Pese a lo sucedido, se mostró tranquilo, recordó que desde 1992 trabajan bajo el nombre de fantasía alusivo al personaje animado de Disney y que, desde entonces, nunca habían sufrido un percance de la magnitud que este hecho tuvo.
Finalmente, pidió agradecer tanto a Carabineros como a Bomberos por la rápida reacción que tuvieron, considerando que, de no mediar el oportuno aviso y adecuada intervención del fuego, las consecuencias económicas habrían sido mucho mayores, teniendo en cuenta que el siniestro se produjo en la primera planta de un antiguo edificio, donde funcionan otras dependencias en los niveles superiores, las cuales no alcanzaron a sufrir daños mayores.