Necrológicas

Gerente de Globalpesca y su apreciación de las falencias en la actual Ley de Pesca “Lo que tenemos hoy no sirve para tomar una decisión y si se usa corremos el riesgo de que se agote el recurso o quiebren las empresas”

Por La Prensa Austral Sábado 18 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
262
Visitas

Desde su promulgación en 1989, ciertamente la actual Ley de Pesca N°18.892 dista de brindar tranquilidad a quienes operaban bajo sus normas. La legislación respectiva mantiene en la incertidumbre productiva y laboral tanto los artesanales regionales –principalmente por la disminución en las cuotas de pesca asignadas por el Comité Científico- como también a los industriales, que en Magallanes ven afectado especialmente el proceso extractivo del bacalao de profundidad.

En nuestra región, son tres las empresas que se dedican a su obtención: Pesca Chile, Pesca Cisne y Globalpesca. Esta última es la más grande del rubro y las inquietudes en el equipo de trabajo respecto al funcionamiento de la ley, no han cesado. “Lo que tenemos hoy no sirve para tomar una decisión y si se usa corremos el riesgo de que se agote el recurso o quiebren las empresas. Esto requiere apoyo político sea dando más cuotas o mediante el congelamiento de pago de licencia”, fue una de las principales observaciones señaladas a La Prensa Austral, por el gerente de la pesquera, Eduardo Infante Larraguibel.

Por lo anterior, el directivo consideró aterrizar las falencias que la normativa evidencia para toda la pesquería

– ¿Cómo se puede evaluar la actual Ley de Pesca?

-“La Ley de Pesca no es como se ha publicado, donde algunas zonas industriales dicen que está muy bien y que hay que darle tiempo, ni es tan radical como plantean otros de que hay que anularla porque nació desde una presunta corrupción. Ahora bien, la ley en su naturaleza está bien planteada, pero si vamos a la estructura no se ha cumplido”.

– ¿Por qué no?

-“Porque la Subsecretaría de Pesca (Subpesca) tiene la obligación de generar un plan de manejo, cosa que no ha hecho y la ley dice debió haber sucedido 18 meses después de erogada ésta, en julio (2014). Es decir ya estamos un año tarde con ese plan. Así que la Ley de Pesca no se ha cumplido”.

– Mientras tanto, sigue en juego la disminución de cuotas y por ende, la capacidad de producción anual y los efectos adversos en el empleo

-“Por supuesto que sí y todo esto radica en que finalmente la cuota no es la que debió haberse fijado. Globalpesca tiene 3 embarcaciones diseñadas para la captura de 3 mil toneladas, cuotas que bajaron a un tercio y nuestros costos se mantienen al triple”.

– ¿Cómo podría revertirse ese escenario?

-“Creemos que con una cuota de 2 mil toneladas se puede sostener la industria y el recurso da. Y aunque la ley se debe respetar, la ciencia debe hacerse cargo de eso, sino la crisis se va agudizar”.

– En esto la ley tiene debilidades entonces

-“Esta ley tiene brechas abiertas, donde si bien se definen actores como Subpesca, el Comité de Manejo y Comité Científico, no hay canales de comunicación entre ellos. Nosotros nunca hemos podido acceder al Científico para plantear nuestra opinión”.

– En ese aspecto, para un correcto estudio de parte del Comité Científico, es necesario una planificación de financiamiento. ¿Y los recursos?

-“Eso es fundamental ya que por ejemplo se estipuló que el Comité Científico puede reunirse tres veces al año, pero aquí el fin es que la ciencia tome una buena decisión y no podemos forzarla a que sea pocas veces al año porque no hay suficientes recursos”.

“Nosotros somos una pesquería por la que pagamos una licitación anual de 3 millones de dólares. Entonces, que no se pueda juntar un Comité porque faltan recursos es prácticamente un insulto”.

– Ahora bien, independiente del financiamiento, el Comité Científico es el único autorizado para definir las cuotas y las autoridades no pueden intervenir.

-“En ese aspecto hemos tocado todas las puertas y efectivamente desde un punto de vista, ellos están atados de mano. Ahora en el ámbito político, con un poco de voluntad siempre hay cosas que se pueden hacer”.

Revisión de pares

Infante agregó a sus apreciaciones, que aún cuando el Comité Científico tiene independencia para determinar el stock de captura, es importante relevar la existencia de estudios por parte de científicos externos, como es el caso de la denominada Revisión de Pares.

“Esto es algo muy bueno ya que si bien la ciencia puede tomar decisiones, también se puede equivocar y por ello la ley plantea que debe haber una revisión de externos que vienen a verificar este proceso. En el último informe, ellos concluyeron que ‘en opinión del revisor, la evaluación actual (del Comité Científico) no podría considerarse como una base adecuada y sólida para la determinación del estado de stock y asesoramiento de manejo’”.

“Entonces según lo que dicen ahí, el modelo, como está construido, no es suficiente porque hay factores que no se han considerado. El bacalao vive en todo el cono sur y no podemos pensar que Chile es una pecera o que el manejo y control del recurso va a estar solamente acá”.

  

– ¿Cómo acogió el Ifop las conclusiones entregadas por los expertos externos?

-“El informe de la Revisión de Pares fue muy duro pero el Instituto de Fomento Pesquero (Ifop) lo tomó como un desafío y están trabajando en eso para después conversar con el Comité Científico”.

Anulación de la ley

Ante la situación actual de la ley, Infante Larraguibel realizó alcances respecto de qué implicaría su hipotética eliminación, demanda que se ha manifestado desde algunos sectores de pesca, especialmente artesanales.

“Anular la ley sería bastante terrible, porque volveríamos a cero. De hecho, la urgencia por sacar la ley actual, es porque la anterior se acababa en 2012 y con eso se habría vuelto a la llamada ‘carrera olímpica’, que es cuando todos salen a pescar lo que pueden y luego vuelven. Eso sería dramático para todos y si se llega a replantear esa ley, debe haber un artículo que haga la transición o sino volveremos a la época de las cavernas”, finalizó. 

Las cuotas de pesca de bacalao de profundidad son anuales y en el caso de Globalpesca, la salida a fines de enero culminó al cabo de tres meses, cumpliendo con la totalidad de mil toneladas de cuota asignada.