Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Gobernador de Ultima Esperanza pidió investigar tensa cita entre pescadores y funcionarios de Subpesca

Por La Prensa Austral Sábado 12 de Agosto del 2017

Compartir esta noticia
1.752
Visitas

El gobernador de la provincia de Ultima Esperanza, José Ruiz Santana, interpuso una denuncia ante la PDI para que se investigue el incidente registrado el miércoles en el encuentro donde funcionarios de la Subsecretaría de Pesca se reunieron en el terminal pesquero artesanal con los pescadores artesanales.
La autoridad provincial indicó que durante el encuentro recibió un correo electrónico de parte de un funcionario de Subpesca, quien le dio a conocer en forma textual: “Estamos en reunión en el terminal pesquero y cerraron con cadenas el portón de entrada hasta que no haya acuerdo en el tema erizo”.
Ruiz admitió que denunció el hecho ante la PDI, sin calificar intenciones, explicando que el encuentro original giraba en torno a la realización de un taller sobre las modificaciones a la Ley de Pesca, ocasión donde los pescadores artesanales plantearon la necesidad de extender el período de extracción del recurso erizo.
Alrededor de las 18 horas del miércoles 9 de agosto se entrevistó con los funcionarios Gonzalo Rubilar, Leonardo Sazo y Claudio Vargas, quienes le indicaron que pudieron retirarse alrededor de las 18 horas desde el terminal pesquero sin mayores inconvenientes (la reunión se inició a las 14 horas).
Reconoció que había llamado a dos dirigentes de los pescadores para comunicarles que había interpuesto la denuncia ante la PDI. “Yo soy absolutamente transparente en mis actuaciones y consideré que era necesario que ellos supieran que había realizado una denuncia, no tuvo el objeto de amedrentar, ni asustar ni nada”, remarcó.
“Nunca hubo rehenes”
Los dirigentes de la pesca artesanal de Ultima Esperanza convocaron ayer a una conferencia de prensa para aclarar que nunca los representantes de la Subpesca estuvieron impedidos de salir del lugar y, aunque se utilizó el calificativo en las declaraciones vertidas tras el encuentro, nunca hubo rehenes.
El dirigente pesquero Raúl Toledo aclaró que “nunca hubo rehenes y si en algún momento se utilizó la palabra rehén fue un tema de rabia del momento”.
Sin embargo, expresó su molestia con el gobernador José Ruiz porque haber interpuesto la mencionada denuncia. “Hoy en Chile es un pecado pedir trabajo. Estamos pidiendo 20 días más de trabajo. El gobernador no es un aporte para nuestro sector y ahora colocó una denuncia a espaldas de los pescadores artesanales”.
Reconoció que habían aprovechado la visita de los funcionarios de la Subsecretaría de Pesca para plantear su demanda de ampliar el período de captura del erizo y que fue “una reunión acalorada, fue un momento tenso, pero de rehenes nunca. Siempre tuvieron los computadores y teléfonos en las manos”.
Puso como testigo a los propios medios de comunicación que ese día asistieron a la reunión, indicando que se podía entrar y salir del lugar libremente.
También negó que haya existido una “toma” del terminal pesquero, sino que se cerró el portón de acceso para que los pescadores asistieran a la reunión.
Finalmente lamentó que el gobernador no los haya llamado por teléfono antes de presentar la denuncia policial.