Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Gremios abandonaron paralización y Mesa del Sector Público pierde fuerza

Por Carolina Ruiz Lunes 14 de Septiembre del 2015

Compartir esta noticia
1.602
Visitas

Grandes eran las expectativas que se habían cifrado los funcionarios que componen la mesa del sector público a nivel regional, en junio pasado, cuando comenzó de manera oficial el proceso de negociación de las demandas de los gremios con el gobierno, ilusiones que de a poco se han ido cayendo y desarticulando el movimiento que, actualmente, tiene a los dirigentes sumidos en el más absoluto silencio, tanto de manera pública, como hacia las bases.
Lo anterior, dado que ayer, tras varios días de realizada la última reunión en el nivel central entre los dirigentes de la Mesa del Sector Público y el Gobierno, la coordinadora del organismo, Claudia Díaz Bahamonde, así como otros dirigentes que participaron, aún no se dignaban a contestar los teléfonos ni enviar un comunicado a sus bases para entregar información oficial respecto a lo tratado y acordado.
Según fuentes extraoficiales de los gremios, que pidieron no ser identificados, ha existido un quiebre entre los dirigentes y los distintos órganos que componen la Mesa del Sector Público, producto de la forma en que se llevó adelante el proceso.
Demandas
Cabe recordar que los funcionarios pedían no tener que justificar los cinco días de vacaciones para salir de la región y una compensación económica mensual de, en promedio, $140 mil para todos los trabajadores del sector público de las regiones de Aysén y Magallanes, como reivindicación por la deuda histórica existente tras haberles quitado la bonificación por desempeñarse en zona extrema.
Sin embargo, luego de una primera etapa donde se realizó un trabajo en conjunto con las autoridades regionales, el protocolo de acuerdo quedó en manos del nivel central. Después de dimes y diretes, el jueves recién pasado, en una reunión con el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, se confirmó que lo máximo que podía entregar el gobierno era una bonificación anual de $120 mil, para aquellos funcionarios que ganaran bajo $716 mil.
Gremios
Cuatro días han pasado desde que se efectuó la cita y las bases aún no han recibido información oficial de parte de los dirigentes, quienes según se ha señalado, estarían esperando una asamblea que debería concretarse hoy, en la cual se evaluarán los pasos a seguir y el papel que han jugado los líderes de la Mesa del Sector Público, no descartándose un cambio de vocería.
Todo ello, por la manera en que se han ido desarrollando las gestiones y las medidas de presión, que no han sido bien evaluadas por distintos dirigentes.
Esto se vio reflejado en que muchos de los gremios decidieran bajarse del paro entre jueves y viernes, como fue el caso de los trabajadores del sector salud y municipales, respectivamente, mientras que otros derechamente no se sumaron.
Salud
El jueves pasado, los dirigentes de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam) decidieron deponer la movilización, y actualmente se encuentran a la espera de que se les informe qué sucederá con el movimiento.
“No tenía mucho sentido seguir paralizados, en primer lugar, por la organización y porque los demás gremios ese mismo día en la noche decidieron deponer la paralización hasta que se sepa qué acciones se iban a seguir”, afirmó el presidente de la Confusam, Alberto Vargas Quilahuilque, agregando que las gestiones deberían haberse realizado de otra forma. “Nosotros hubiésemos preferido, como organización, haber presionado al gobierno mucho antes y con una mayor contundencia de parte de todos los gremios, hubiésemos tenido, quizás, diferentes resultados”, precisó.
El dirigente agregó que el gobierno ha sido bastante contundente en sus planteamientos y que el éxito de poder lograr una mejora en la propuesta dependerá del nivel de organización que logren los dirigentes. “Solamente la capacidad de movilización que podamos tener como organizaciones de la mesa, va a cambiar esa actitud. Si no somos capaces de movilizar a los 11.900 funcionarios que tenemos en la región, difícilmente vamos a poder generar una presión al gobierno”, sentenció.
Por otro lado, la presidenta de la Asociación de Funcionarios Técnicos Paramédicos de Magallanes, Julia Gallardo Bustamante, reiteró que no han recibido información oficial, aunque se han enterado por los medios de comunicación que no se logró imponer la propuesta inicial de los trabajadores, que era el objetivo de los dirigentes en Santiago.
“El gobierno ha dicho que no están las condiciones económicas para dar solución a los requerimientos y en eso ya no tenemos mucho que hacer, porque si las gestiones se hicieron a nivel nacional, la mayoría de nuestros dirigentes participaron, y en todas las instancias se nos dice que no hay presupuesto, la verdad es que los trabajadores tenemos que analizar la situación que calza con la respuesta que se dio y ver cuál es la alternativa a seguir. Por lo menos, lo del sector salud fue una decisión muy pensada, en relación a que somos el sector que mayormente afecta a la comunidad”, afirmó la dirigenta, quien agregó que: “No podemos sostener una paralización que está afectando directamente a la comunidad. Tenemos que repensarnos. Fue una decisión tomada en conciencia, una votación unánime de la asamblea de bajarnos”.
Municipales
Los trabajadores adheridos a la Asociación de Funcionarios Municipales de Chile (Asemuch) también abandonaron la paralización y el sábado recién pasado retomaron sus actividades.
Lo mismo sucedió con los organismos adheridos a la Agrupación de Empleados Fiscales (Anef), quienes desde el miércoles ya no se encontraban en paro, a la espera de la respuesta entregada por el gobierno a nivel central.
“Como asociación de funcionarios de Aduanas y miembros de la Anef, estamos a la espera de que el lunes (hoy), en el transcurso de la asamblea, se nos entregue la información respecto de las gestiones que hizo la Mesa del Sector Público de Magallanes en el Congreso y la reunión con el ministerio del Interior. (…) Ojalá los canales de diálogo con el gobierno estén todavía abiertos para saber cómo y de qué manera, de aquí a un tiempo corto, se buscarán soluciones a este conflicto”, señaló Claudio Alvaradejo Ojeda, dirigente de la Asociación de Funcionarios de Aduanas, organismo que compone la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales, Anef.
Profesores
El caso de los profesores es diferente, ya que ellos nunca se plegaron a la movilización. El gremio está representado por la presidenta regional del Colegio de Profesores, Flor Oyarzo Paredes, quien señaló que se enviaron las convocatorias pertinentes, pero no hubo eco.
Si bien la dirigenta atribuyó el hecho a que en paralizaciones anteriores existieron descuentos a los docentes, la presidenta comunal del Colegio de Profesores, Marcela Muñoz Villarroel, señaló que los trabajadores no se sienten representados por Oyarzo.
“La Mesa del Sector Público envió una invitación al directorio comunal para convocar a los profesores, pero esta invitación era básicamente a ser partícipe, pero sin derecho a voto, porque el voto oficial lo tiene Flor Oyarzo. Y en una asamblea se determinó también que, si el directorio comunal tenía derecho a voto, nos íbamos a incorporar a este movimiento. Como no hubo respuesta de la mesa y sigue estando sentada la presidenta regional, ella es la que representa a los profesores y la que convoca y debe transmitir la gestión que se está haciendo en esta negociación. Aunque tengo entendido que la información se ha entregado sólo a través de correos electrónicos. Por lo tanto, sigue siendo esta diferencia el problema: que los profesores a nivel comunal, las bases, no aceptan la presidencia de Flor Oyarzo”, afirmó Muñoz.
La dirigenta comunal agregó que, de haberse plegado, evidentemente el movimiento hubiera adquirido más fuerza. “Si los profesores nos hubiésemos acoplado, el movimiento hubiera agarrado mucho más fuerza y mayor presión también a las autoridades que hoy siguen siendo sordas a las propuestas de cualquier instancia”, indicó.
Por su parte, la presidenta regional, Flor Oyarzo, reconoció que hubo cosas que no se hicieron de la manera más adecuada.
“Lo más probable es que hayan habido cosas que se han hecho a destiempo, de manera apresurada. Yo nunca he sido muy partidaria de las marchas y manifestaciones, salvo en situaciones extremas, pero nunca se abandonó el diálogo. (…) Creo que también había muchas expectativas de parte de la gente, ahí quizás se podría hacer un mea culpa”, sentenció.