Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Obispo Bastres: “Hay adultos mayores que viven con $90.000 al mes”

Por La Prensa Austral Lunes 18 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
274
Visitas

Con el énfasis en servir a los más pobres y a los adultos mayores, el obispo de Magallanes, Bernardo Bastres Florence, celebró este domingo, con una misa en la iglesia Catedral de Punta Arenas, los 10 años de su ordenación episcopal.
En entrevista con este medio, el prelado hizo un positivo balance de esta década al frente de la iglesia magallánica y se refirió a las situaciones complejas que han debido enfrentar en medio de las acusaciones por abusos sexuales contra menores.
“Tenemos varios desafíos. Queremos ser una Iglesia que escuche, que anuncia que sirve. Nos falta escucharnos, tenemos que tener la capacidad de aceptar las críticas, después nos queda el desafío de anunciar, como en el tiempo moderno anunciamos la persona de Jesucristo y su Evangelio, y tercero una iglesia que sirve, en el que tenemos el desafío importante de cómo vamos a servir mejor a los adultos mayores, trabajo que hemos desarrollado durante cuatro o cinco años”, planteó la autoridad eclesiástica.
En cuanto a los más pobres, han puesto la atención en la pobreza anónima que viven cientos de adultos mayores. “Hay muchos adultos mayores que están en sus casas, enfermos, postrados y con pensiones de miseria, que no alcanza para los gastos básicos y menos para los medicamentos. Monseñor Goic habla de un sueldo ético de $400.000 y acá hay adultos mayores que deben vivir con $90.000 en un mes. Entonces tratamos de hacer un esfuerzo para llegar a la atención de la tercera edad”, complementó Bastres.
Sobre esta conmemoración de su ordenación, Bastres dijo que han sido muy buenos años y por lo mismo se muestra contento. “He tratado de ponerme al servicio de la iglesia de Magallanes, para que las comunidades sigan creciendo. He tratado de que la fuerza sea la participación de la gente. Uno de los desafíos que tenemos es que los laicos se empoderen”, puntualizó.
Lo más doloroso
Para monseñor Bastres, los momentos más dolorosos han sido cuando se han presentado problemas con sacerdotes, por acusaciones de delitos sexuales contra menores de edad.
“Me ha dolido por varios motivos; primero por la víctima que se acercó a pedir ayuda y terminó siendo abusada. Eso contradice todo por lo que hemos optado, es uno de los delitos frente a los cuales a uno se le cae la cara de vergüenza y es traicionar todo lo que uno hizo. En segundo lugar, porque quienes no creen en la Iglesia toman esto como una bandera de lucha y se los recuerdan una y otra vez. A los obispos siempre nos recuerdan los delitos de un par de curas, para decir: ‘no hablen, tienen tejado de vidrio’ y eso es doloroso porque el mensaje del Evangelio va mas allá de los curas”, afirmó.
Si bien ha sido una situación dolorosa, en su opinión es un tema que han sabido enfrentar y tratado de ser claros, de hacer lo que dice el protocolo de los obispos.
“Frenesí legislativo”
Reconoció que, además, políticamente les ha tocado vivir un tiempo bien especial, marcado por una gran cantidad de procesos legislativos. “Creo ha habido bastantes cambios y bien precipitados. Como ha dicho monseñor Alejandro Goic, este frenesí legislativo no nos ha hecho bien porque hay temas que no se han discutido bien”, opinó.
En este sentido, manifestó que ven con pena que los parlamentarios del país también han sido mal evaluados, porque han tenido situaciones que no son las correctas, vinculadas con el dinero y la política. “Eso también es complicado, porque al estar cuestionando a los parlamentarios, en el fondo se está cuestionado el sistema republicano y este radica en los políticos”, expuso.
Por último, aseguró que una de las cosas que también le ha dolido es la cantidad de personas que no hace uso de su derecho de sufragar en los procesos eleccionarios, pudiendo hacerlo. “Ahora estamos en un proceso constitucional, que creo que es maravilloso, pero si la gente se abstiene de éste como lo hace para votar, quiere decir que los grupos organizados, los que son pequeños, los que tienen intereses van a poder sacar una Constitución a la pinta de ellos y luego vamos a decir que no nos reconocemos en la Constitución y eso sería grave”, explicó, añadiendo que el desafío mayúsculo como cristianos y laicos es cómo aportar para que las cosas sean mejor.