Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Homenaje a Pepita Arabach, operadora de la Central Telefónica de Morro Chico

Por La Prensa Austral Viernes 20 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
497
Visitas

Lejos de su querida tierra, ha emprendido el viaje eterno luego de una larga, fructífera y ejemplar vida al servicio de los suyos y de la comunidad magallánica, la Señora Josefa Arabach, viuda de Vargas. La querida Pepita, la operadora telefónica por muchos años en la ya desaparecida Central Telefónica de Morro Chico.

Fueron muchas las personas que de una u otra forma recibieron de ella y su esposo Bernardino, una cálida atención ya sea personalmente o a través del hilo telefónico que recorría y se perdía en la infinidad de las distancias, incluso cruzando la frontera, conectando las estancias y puestos fronterizos de Carabineros y gendarmes a través  del teléfono.

Los Vargas Arabach sirvieron y vivieron en aquella casita de madera a la vera del camino y que aún hoy el viento respeta y no ha volado, llevándose definitivamente tanta historia, tantos recuerdos, tantos amores, tantos favores. Son muchos los que pudieran dar testimonio de crudas noches de nieve y viento que atrapados en medio de la nada, llegaron a golpear aquella puerta, y recibir siempre la calidez y el auxilio  de esa familia y especialmente de Pepita. 

Personalmente tuve en mis manos una carta de  felicitaciones que el embajador de los Estados Unidos enviaba, para agradecer la fina atención recibida allí en la Central de Morro Chico al sufrir un percance en su tránsito por el sector.

¡Pepita!…gira por última vez la manilla del  magneto, para que suene la campanilla del teléfono celeste del Padre Dios allá en el cielo, y él te pueda contestar con un Bienvenida Operadora, cuelga tu viejo fono y disfruta de la paz que te mereces…..

Querida  Pepita; todos tus colegas telefónicos te recordaremos siempre…

Que descanses en Paz.

(Por Francisco Abarzúa Lagos)