Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Hoy se iniciará reparación de histórico piano alemán Bechstein del Teatro Municipal

Por La Prensa Austral Martes 15 de Septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
207
Visitas

A raíz de una conversación entre la Sociedad Proarte y el empresario Pedro Sánchez Barría, amplio conocedor de la música y sus instrumentos, surgió el tema de las condiciones en que se encuentra el piano del Teatro Municipal. Al revisarlo, quedó tristemente sorprendido, y también muy molesto. El histórico Bechstein alemán, original, cuya construcción data de aproximadamente 1940, presenta una serie de daños. Así que será Sánchez, a través del Rotary Club, el que se hará cargo de la reparación.

El instrumento fue entregado ayer al Rotary y hoy comenzará a ser desarmado. “Pedro (Sánchez) vio las condiciones en que estaba el piano, como es maestro, técnico en sonido y percusión, consideró que era un crimen tener este piano de esta nobleza, en estas condiciones”, comentó el encargado de la escenografía del Teatro Municipal, Paulo Gálvez Rivera.

Mientras revisaban el hermoso piano, tanto Gálvez como Sánchez detectaban las reparaciones que se deben hacer, así como los daños, algunos de los cuáles molestaban al empresario, como las marcas que han dejado la instalación de focos sobre la tapa. No obstante, “la primera etapa de trabajo es dejar este mueble en sus patas originales, una cosa es el mueble y otra el instrumento. Y mañana (hoy) nos llevamos todo. La primera etapa será recuperar el mueble, pero las patas, cuando se trabaja con ese metal, el sonido se va a suelo y pierde toda la brillantez”, comentó Sánchez.

Para el presidente del Rotary Club Punta Arenas, hablar de plazos de entrega es muy aventurado, puesto que “la reparación de una joya como ésta, no se puede decir, cuatro, cinco, seis meses, un año. Es como tener un Rolls Royce. Un fina sangre. Tampoco se le puede meter repuestos que no sean originales. De ahí a que digas que va a quedar sin una raya, es imposible, vamos a tratar de recuperar el original. Lo que nos interesa es que suene como siempre fue, con brillantez, como si hubiese salido de fábrica. Eso es lo más difícil, porque el mueble se puede lacar, pintar, pero el sonido… El piano estará listo cuando yo pueda tocar un tema y pueda matizarlo, sin tocar los pedales”, explicó Pedro Sánchez.

Un lujo para el teatro

Mientras Sánchez hablaba de las reparaciones, Paulo Gálvez destacó cómo las características del piano eran reconocidas por los visitantes, a través de sabrosas anécdotas: “El maestro Roberto Bravo estuvo con Vitali Pisarenko, el pianista número uno del mundo de la nueva generación, y vinieron a la Bienal en Ushuaia. Y Bravo le comentó que en Punta Arenas había un Bechstein. Al final, Pisarenko no fue a la Bienal, vino a Punta Arenas, al teatro, con un intérprete, se lo mostré y pidió hacer un concierto. Lo tuvimos que sacar de acá para que pudiera hacer su concierto en el casino”. El mismo Roberto Bravo “dañó” sin querer al instrumento, ya que “este piano tiene como particularidad, que tiene dos pedales, no tres o cuatro como los actuales. Y con todas esas desventajas, puede matizar sin tocar nada abajo. Bravo, cuando viene, le gusta terminar con la ‘Marcha de las Naranjas’, que es una maravilla, y una vez, en un arrebato, le quebró una patita a uno de los pedales, que después tuve que mandar a hacer a Asmar, de bronce completo, porque antes eran de fierro fundido y tenían una cubierta”, recordó finalmente Gálvez.