Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Incendio dejó al descubierto profundo drama social en población El Pingüino

Por La Prensa Austral Lunes 3 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
2.692
Visitas

Un incendio que estalló en la madrugada de ayer en población El Pingüino dejó al descubierto un profundo drama social. La destrucción de una vivienda permitió constatar las condiciones deplorables en que habitaba una familia, y las personas que vivían en algunas mediaguas en la parte posterior, sin disponer de los vitales servicios básicos.
La alarma bomberil se activó a las 2,15 horas, en la propiedad principal de calle Bahía Decepción 978, en las calles 1 de Mayo y Pedro Bórquez.
El incendio movilizó a voluntarios y carrobombas de cinco compañías, que debieron enfrentar el fuego que se propagaba con rapidez a la parte posterior del inmueble, amenazando a unas mediaguas colindantes, lo que se logró evitar gracias al trabajo de extinción.
Pasadas las 11 horas de este domingo, un equipo de La Prensa Austral pudo constatar lo cerca que estuvo la emergencia de convertirse en una tragedia, quedando al descubierto las paupérrimas condiciones en las que habitan los arrendatarios del sitio siniestrado.
El dueño de la propiedad fue identificado como Rosamel Rogel, quien acompañado de un arrendatario abandonaban despavorido el inmueble para ponerse a salvo, mientras procuraban alertar a los arrendatarios de la parte posterior, en total 6 personas, que vivían en cuatro mediaguas. Todos ellos escaparon de las llamas. En dicha maniobra, Sandra Sánchez Muñoz, de 55 años, sufrió una quemadura en su espalda, debiendo ser trasladada en una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Urgencia (Samu) al Hospital Clínico, donde fue atendida.
Propagación del fuego
De acuerdo a los primeros antecedentes recogidos en el lugar, el fuego se habría desatado en la propiedad principal, sin que sus moradores alcanzaran a rescatar nada del fuego.
Prontamente las llamas alcanzaron a la primera de las cuatro mejoras construidas en la parte posterior. En una de ellas habita hace cerca de siete años Crecencio Rivera Rivera, quien resultó ileso, pero quedó damnificado, ya que el techo de su humilde morada fue destruido por la acción del fuego.
En ese punto, Bomberos logró controlar las llamas, evitando que alcanzara los otros “departamentos”. Se investigan las causas que originaron el devastador fuego.
Precarias
construcciones
Fue el propio Crecencio Rivera quien recibió a este medio de comunicación en la propiedad siniestrada. En la mañana de ayer exteriorizó su preocupación por el desamparo en que quedó tras el incendio, al haber perdido el techo que lo cobijaba. Durante la conversación afloró un profundo drama social, al plantear que por ocupar dicha mediagua pagaba poco más de 40 mil pesos mensuales, sin contar con los servicios básicos, razón por la que todos los arrendatarios deben utilizar una letrina situada a un costado del terreno.
Este diálogo se desarrolla en el centro del patio, donde se puede apreciar el rebalse de una cámara de alcantarillado, por lo que el fango del lugar se mezcla con heces fecales que escurren desde el suelo.
Las deplorables condiciones sanitarias fueron ratificadas por Sandra Sánchez, quien tras ser atendida en el hospital fue derivada a su domicilio, otro pequeño “departamento” que comparte con su marido y sus mascotas, lugar donde deberá permanecer en reposo, aunque admite que no sabe cómo costeará un tratamiento, debido a la modesta pensión que recibe.
En todo caso, ambos agradecen contar con un espacio dónde vivir, y temen que a raíz del incendio se queden sin hogar, pareciendo no importarles el insalubre entorno en el que se desenvuelven.
La Prensa Austral intentó contactarse con un número telefónico que se les entregó a los arrendatarios damnificados para llamar en caso de emergencias, pero no hubo respuesta.