Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Incidente en visita dominical tensionó relaciones entre gendarmes y familiares

Por La Prensa Austral Martes 4 de Agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.409
Visitas

Descartando de plano una huelga de hambre entre los internos como medida de presión en la cárcel de Punta Arenas, el director regional de Gendarmería, coronel Alejandro Fuentes, debió salir a explicar una supuesta agresión contra un reo durante la visita dominical. El incidente se habría generado luego de que al recluso se le entregara, de manera oculta, algún tipo de medicamento desconocido.

El episodio quedó al descubierto ayer cuando un grupo de familiares hizo circular una comunicación por diferentes medios de comunicación, en la cual se aseguraba la existencia de apremios ilegítimos contra la población penal por parte de funcionarios de la guardia. En dicha misiva, además, se indicaba que como forma de presión, un grupo no menor a 50 reos habían iniciado una huelga de hambre la tarde del domingo.

A raíz de lo anterior, el director regional de Gendarmería aseguró que durante la mañana de este lunes se reunió con un grupo de familiares, al que le explicó lo que habría sucedido, y que gatilló la intervención del personal de custodia en el área de visitas.

Por medio de las cámaras de vigilancia se detectó el momento cuando uno de los visitantes le entregó unas pastillas a uno de los internos (Víctor Chambla Almonacid), situación que está prohibida por el reglamento interno.

“Uno de los funcionarios utilizó la fuerza para evitar que el interno se trague las cápsulas, pero no hubo golpes, sólo fuerza, y esto no lo dice este director o los funcionarios, sino que lo dicen las imágenes captadas por las cámaras de seguridad que yo personalmente revisé”, señaló Fuentes.

Lo anterior, habría provocado que se iniciara la supuesta movilización sin alimentación, que de acuerdo a lo informado desde el penal habría sido iniciada sólo por un interno del módulo C, Néstor Marchant Melo. No obstante, consultado sobre el supuesto ayuno, el coronel aseguró que ningún recluso rechazó la alimentación fiscal.