Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Indigente perdió lo poco y nada que tenía por el fuego

Por La Prensa Austral Miércoles 25 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
71
Visitas

Visiblemente afectado se encontraba ayer Víctor González Maldonado, de 56 años, quien vio con desolación como el fuego destruyó su precaria vivienda, una choza que había levantado en medio de un sitio eriazo existente en las inmediaciones de calle Mardones y Avenida Eduardo Frei. Sin embargo, poco tiempo pasó para que voluntarios de la Comunidad Puro Corazón fueran en ayuda del hombre en situación de calle.

El afectado, oriundo de Calbuco, solía pernoctar en la destruida mediagua sólo abrigado por el calor de sus leales perros que le acompañaban; disponía solamente de unas frazadas y algo de ropa vieja con lo que enfrentaba el día a día, sin embargo, y por poco que parezca, lamentó que el fuego le quemara esas mínimas pertenencias.

“Vino un amigo e hizo fuego ahí (indica un costado de la choza), y metió muchos palos y el fuego agarró fuerza y quemó todo”, comentó con humilde tono González.

Sin embargo, una mano solidaria no se hizo esperar, ya que a poco de ocurrido el incendio, cerca de las 17 horas de ayer, comenzaron a llegar los primeros miembros de la Comunidad Puro Corazón, los que incluyen a González en su recorrido diario para entregarle alimentos.

El voluntariado rápidamente puso manos a la obra, y a menos de dos horas de ocurrido el incendio, se reunieron para levantar una nueva construcción, humilde, pero necesaria para enfrentar las bajas temperaturas que día a día sortea el sencillo hombre.

Pese a la inmediata respuesta, el afectado requiere con urgencia algo de ropa y alimentos para enfrentar las pérdidas de sus escasos enseres. Quienes puedan y quieran ayudarlo podrán encontrarlo en el mismo predio donde fue el incendio, pero más cercano a la parte posterior de la población Las Vertientes, lugar donde se iba a levantar su nuevo refugio.