Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Iván Ojeda Przygodda, comerciante de bus ambulante indignado con la medida: “Así como quiso que uno votara por él, ahora encuentro ilógico que siendo alcalde me diga de la noche a la mañana que me caducaron el permiso”

Por La Prensa Austral Miércoles 28 de Diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.900
Visitas

Un balde de agua fría causó en Iván Ojeda Przygodda, comerciante y dueño del bus ambulante estacionado en el costado norponiente de la Plaza de Armas, el anuncio de que a partir del 1 de enero ya no podrá utilizar aquel lugar para ejercer su trabajo, debido a que el alcalde Claudio Radonich dictaminó la tarde de ayer que desde inicios del próximo año la venta y el comercio quedará únicamente a cargo de los artesanos que confeccionan sus productos.

En este sentido, el emprendedor reprochó que pese a haber solicitado una cita con el edil para conversar y encontrar un acuerdo que defina su situación, se tenga que enterar de forma externa que lo expulsarán del sitio en el cual ha estado por más de 14 años.

“Cuando asumió Radonich como alcalde, yo fui a la municipalidad como tiene que ser, pedí una hora con él y quedaron en llamarme y que me iban a avisar, pero ha pasado todo este tiempo y tampoco me han llamado para citarme a tratar mi situación. Yo esperaba que primero hicieran eso y no que me llame la prensa para decirme que me van a desalojar de mi lugar de trabajo. Así como quiso que uno votara por él, ahora encuentro ilógico que siendo alcalde me diga de la noche a la mañana que me caducaron el permiso”, recriminó.

A su vez, lanzó sus dardos contra aquellos que “se dicen ser artesanos”, criticando que “si me nombran a alguien que haga artesanía que esté en la plaza, yo podría decir que llevo 14 años haciendo lo mismo y no conozco a ninguno que trabaje ahí. Si por hacer un gorro de lana, un calcetín o un chaleco se dicen serlo, yo podría afirmar que también trabajo en madera, hago cosas regionales y no por eso me catalogo como tal. Desde que llegué a la plaza lo único que hace ese tipo de gente es agruparse solamente para obtener beneficios del gobierno regional y de la municipalidad, porque cuando llega el momento de los votos a ellos le interesan que mientras más personas estén agrupadas, mayor es la cantidad de votos”.

Finalmente, Ojeda lamentó que este tipo de determinaciones atenten en contra de los trabajadores puntarenenses, expresando que “vivo de esto hace muchos años, esta es mi labor y no puedo entender cómo el municipio gasta 50 millones de pesos en hacer 24 carros y el 90% del año están todos desocupados. Ellos (los artesanos) solamente se acuerdan de trabajar cuando llega un barco o cuando empieza la temporada, en cambio en el bus no hay ni un solo día que haya dejado de trabajar. Está abierto desde las 8 de la mañana a las 22 horas, toda la semana, además que yo no estoy en la plaza, sino que yo estoy en un lugar concesionado y pago todos los días mi tarjeta de estacionamientos”.