Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Joven madre dio a luz a una bebita, pero no sobrevivió a un crítico parto por cesárea

Por La Prensa Austral Martes 11 de Agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
6.735
Visitas

Una joven madre oriunda de Punta Arenas perdió la vida el domingo en la tarde en la sala de partos del Hospital de Porvenir, tras dar a luz a una bebita que se encuentra fuera de riesgo vital. El deceso de la joven, de 21 años de edad, Roxana Tamara Ruiz Rojo ocurrió a las 23,30 horas.

De acuerdo a lo informado ayer desde el Hospital Marco Chamorro Iglesias, el fallecimiento de la joven mujer se debió a un accidente obstétrico.

Roxana Ruiz fue trasladada hasta ese centro asistencial en carácter de urgente por su pareja, Omar Vásquez, también radicado en Punta Arenas, pero que se desempeña en una empresa constructora que efectúa obras en la capital fueguina.

El joven había llevado a su polola, embarazada de 38 semanas, hasta el terminal marítimo de Bahía Chilota, para que ésta se embarcara en el ferry Pathagon de regreso a la capital regional en el zarpe del día domingo de las 19 horas, después que ella llegara a visitarlo a Porvenir.

Según lo informado por la directora del hospital isleño, Esmeralda Ruiz, el equipo de salud de ese establecimiento recibió a la usuaria después que ésta estaba a punto de viajar de vuelta a Punta Arenas por el ferry, cuando le sobrevino una molestia y fuertes dolores, presuntamente cuando ya había abordado el buque. “Se sintió mal y llegó a este hospital una señorita de 21 años, primigesta y con un embarazo de 38 semanas, aproximadamente”, indicó Ruiz.

“Ella venía con desprendimiento de placenta y hubo que ingresarla de urgencia al pabellón nuestro, porque era imposible trasladarla en esas condiciones, ya que un desprendimiento de placenta significa que cae este órgano tan importante para la vida del bebé, y cae sobre el mismo bebé, y además le provoca una hemorragia masiva a la mamá. Nuestro equipo reunió a todo su personal y entraron de urgencia y sacaron con vida al bebé. No llegó en las mejores condiciones, pero se reanimó y ahora (ayer en la mañana), el bebé se encuentra bien”.

Para cardiaco

“Pero, lamentablemente no se pudo reanimar a la mamá, porque hizo un paro cardiaco”, acotó inmediatamente la directora, quien también es matrona. Detalló que el equipo médico estaba integrado por los doctores Cristián Sánchez y Francisca Betancourt, quienes dieron todo de sí para atender el difícil caso, que involucraba dos vidas, una de las cuales (la de la guagüita, de sexo femenino) logró sostenerse.

Sin embargo, explicó que el desprendimiento de placenta es un caso complejo, un hecho extremo que calificó de “emergencia masiva”, situación que -aseguró- “le puede ocurrir en cualquier lado, no necesariamente por la falta de especialista, sino que tiene que ver con que es una hipertensión que no fue controlada. Y eso provoca que la placenta se desprenda, saque sus raíces y entonces provoque un sangramiento no controlado en la mamá, la que se choquea y se infarta”.

Entonces -precisó- el equipo médico trató de reanimar a la joven, pero tras estériles esfuerzos fue imposible hacerlo, lo que produjo reacciones de tristeza y dolor en cada uno de los intervinientes en la operación de urgencia, a quienes -asimismo- se les deberá prestar apoyo psicológico, por el maltrato moral que traspasa lo humano, apuntó. Del mismo modo, añadió que se harán todos los procedimientos administrativos que corresponda y las indagaciones para dar las explicaciones adecuadas desde el punto de vista clínico. De hecho, ayer la directora del Servicio de Salud Magallanes, Pamela Franzi, anunció la apertura de una investigación sumaria sobre el caso.

Complicado accidente obstetricio

En la obstetricia, ilustró la matrona Esmeralda Ruiz, el desprendimiento de placenta es el peor accidente que le puede ocurrir a cualquier tipo de especialista, porque no sólo afecta a la madre, también al bebé en gestación y es una causa de deceso de la madre y que también suele provocar muerte fetal, la mayoría de las veces.

“Acá se hicieron todos los intentos y se logró salvar a la bebé. A la mamá, imposible, aunque hubiéramos tenido el más alto equipo de calidad en cuanto a tecnología, como se pudiera mal interpretar, porque es bien difícil salir de emergencias como ésta”, clarificó Ruiz. Otro hecho que la matrona precisó, es que la joven nunca se atendió en Porvenir, comuna donde tampoco residía, pues sólo estaba de paso y era atendida por un médico particular en Punta Arenas”.

Incluso -comentó la directora del centro asistencial fueguino, según le refirieron los familiares de la joven madre fallecida- sus médicos le habían recomendado no hacer el viaje del fin de semana pasado a Porvenir, para permanecer en su lugar de atención. “Son cosas que tampoco tengo comprobadas, ya que sólo me baso en lo que manifiesta la gente cercana a ella”, precisó.

No habría alcanzado a embarcar

El joven que era pareja de la infortunada mamá declaró en el hospital fueguino que trasladó por sus medios a su polola desde el mismo ferry Pathagon, cuando ella manifestó las molestias explicadas. Sin embargo, la joven Roxana Ruiz Rojo al parecer no habría alcanzado a embarcarse en la nave de la empresa Tabsa. Así se desprende de lo aseverado vía telefónica desde Punta Arenas por Héctor Oyarzo, jefe de Operaciones de la compañía naviera.

El representante de Tabsa dijo haber consultado al capitán del buque y a la sobrecargo Susana Slattery, como también a la encargada de mantención del terminal marítimo, Flor Ruiz, ninguno de los cuales observó a alguna pasajera con descompensación. Asimismo, aseguró que si así hubiera sido, el mismo capitán habría determinado que la joven recibiera primeras atenciones y de ahí se habría llevado al recinto del terminal, mientras se llamaba una ambulancia.

El procedimiento de atención se habría realizado -como se ha hecho en otras oportunidades, aseguró- tanto si la afectada hubiera manifestado molestias a bordo del barco, como en el mismo terminal de pasajeros, aseveró.

Traslado a Punta Arenas

Cerca del mediodía de ayer, un avión de la IV Brigada Aérea transportó a Punta Arenas a la recién nacida y a su padre. En tanto, el féretro con los restos de la infortunada madre llegaron a la capital regional a través del cruce de la Primera Angostura del estrecho de Magallanes.

Servicio de Salud iniciará sumario

Con el objetivo de aclarar las circunstancias y verificar la correcta aplicación los procesos administrativos que se desarrollaron en torno al fallecimiento de una joven mamá durante el parto en el Hospital de Porvenir, el Servicio Salud de Magallanes abrirá una investigación sumaria.

“Se va a iniciar una investigación sumaria del proceso administrativo para esclarecer los hechos. La idea es dejar claro cómo se produjo la situación. Tiene que haber constancia de que ella (la infortunada joven) no era de Porvenir, sino de Punta Arenas, que estaba de paso, tiene que haber un documento formal que acredite que ingresó a Urgencias, que se le dio una indicación de traslado”, dijo la directora regional del Servicio de Salud, Pamela Franzi.

En este contexto, recordó que tanto en Porvenir como en Puerto Williams existen protocolos de traslado a Punta Arenas. Para ambas localidades, en los casos de parto por cesárea se establece sí o sí, el traslado a las 34 semanas de gestación.

“En Porvenir hay matrona y hay médico 24 horas por siete días, tenemos pabellones, pero eso es sólo para partos normales, pero esta guagüita venía de manera podálica (colocado de un modo en que los pies o las nalgas y no la cabeza, como en la mayoría de los casos, sean los primeros que emerjan durante el parto) y se estaba atendiendo en el sistema particular, es decir la mamá jamás se trató en el Hospital de Porvenir”, dijo Franzi, quien aclaró que en el caso de las urgencias, se pueden atender en dicho centro asistencial.

La directora regional del Servicio de Salud agregó que cuando la joven mamá llegó ya venía con una dilatación de cuatro centímetros y el desprendimiento de placenta. “Se inunda el útero y el peso de la placenta cae sobre el bebé por eso las posibilidades de sobrevivencia son tan bajas. Que esté viva (la recién nacida) es un milagro. Esto es urgente y catastrófico, ya que incluso acá en Punta Arenas, con todos los medios y toda la tecnología, tiene un desenlace fatal”, dijo.

 

Indicación de traslado

 

Explicó que de acuerdo a los primeros informes, Roxana Ruiz concurrió el viernes recién pasado al Hospital de Porvenir debido a malestares propios de su condición de embarazada; allí le realizaron una ecografía que resultó normal. “Ahí le dijeron que estaba iniciando un eventual trabajo de parto y que la guagüita venía en posición podálica, en posición no normal y que a consecuencia de ello era necesario trasladarla a Punta Arenas. El domingo 9 de agosto vuelve(la joven) a consultar en Porvenir, como a las 18,30 horas y ya venía con una hipertensión franca y sangramiento”, dijo Franzi.

La directora del Servicio de Salud señaló que ante una situación de esa naturaleza, con un derramamiento de placenta -accidente obstétrico de carácter grave y casi siempre con desenlace fatal-, se procedió intervenirla.

“Cuando hay un traslado hay que ir a buscar a la persona (el piloto) para tomar el avión y realizar las gestiones para ver quién la recibe acá (en Punta Arenas) y para ello se necesita, al menos, media hora de tiempo, que en este caso el equipo médico no tenía. En estas circunstancias hay que tratar de salvar a la madre y al hijo”, cerró Franzi.

Grato recuerdo

Como una joven alegre, dinámica, muy inteligente y a veces extremadamente sincera fue descrita Roxana Tamara Ruiz Rojas, la joven de 22 años, quien perdió la vida al dar a luz a su única hija, una bebita que llevará por nombre Angela y que hoy lucha por salir adelante en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Magallanes.

Nada anormal durante la gestación de la criatura hizo presagiar a familiares y amigos de la joven, del triste desenlace que tendría su embarazo. Roxana Ruiz tuvo controles médicos de manera periódica, los que se desarrollaron en una clínica privada en Punta Arenas, y el apoyo constante de su familia, sus padres y sus dos hermanas mayores. Sin embargo, tras permanecer los dos últimos meses de su embarazo en Porvenir en compañía de su pareja, quien labora en esa ciudad, la joven sufrió un desprendimiento de la placenta que obligó a internarla en el Hospital de la capital fueguina en estado grave, donde sufrió dos paros cardíacos que finalmente le causaron la muerte.

Sus vecinos del pasaje Las Torpederas, sector sur de Punta Arenas, destacan la relación cercana que tuvo con su papá (Rubén Ruiz) quien muchas veces fue la brújula que la guió en cada paso que dio y recuerdan haberlos visto caminar y conversar juntos en muchas ocasiones por el dicho lugar donde vivía junto a su familia. Dicen que fue una excelente persona, cercana y cordial.

Roxana fue alumna del Instituto Superior de Comercio (Insuco), trabajó en la tienda El Arte de Vestir y fue colaboradora administrativa de Radio Polar.

“Era muy trabajadora, siempre tuvo iniciativa, hacía cosas espectaculares, trabajaba con papeles y era muy hábil con el photoshop. Además tenía memoria fotográfica”, recordó su dolido papá durante el velorio en la tarde de ayer.

Desde la Iglesia de Nuestra Señora del Loreto, ubicada en sector norte de la Avenida España, donde sus familiares y amigos despiden los restos de la joven, su pareja, Omar Vásquez, busca el consuelo en su hija, quien a su juicio es un regalo que le dejó Roxana, la princesa por la que -dijo-deberá luchar de ahora en adelante.

En medio de la congoja, el papá de Roxana señaló a La Prensa Austral que la bebé Angela Vásquez Ruiz fue derivada al Hospital Clínico de Magallanes, alrededor de las 13 horas de ayer. El traslado se realizó en un avión de la Fuerza Aérea desde Porvenir a Punta Arenas.

La recién nacida pesó 2,4 kilos, sin embargo se informó que vino al mundo sin tono muscular y cianótico, pero que ha presentado una positiva evolución. No obstante, se mantendrá internada en la Unidad de Neonatología del principal centro de salud de la región.