Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

La Antártica en Magallanes, cada vez más cerca

Por La Prensa Austral Viernes 31 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
207
Visitas

Dr. José Retamales y Dr. Edgardo Vega
Instituto Antártico Chileno (Inach)

Hace una década, sólo 36 chilenos desarrollaban ciencia en el territorio antártico y 13 países usaban Punta Arenas como ciudad puerta de entrada a la Antártica. Hoy, 20 países usan servicios de puerto, aeropuertos, hoteles y servicios logísticos en nuestra región, para desarrollar ciencia en el continente blanco. Al mismo tiempo y después de un crecimiento constante en estos 10 años, durante la última Expedición Científica Antártica, 162 chilenas y chilenos fueron a investigar y obtener datos a la Antártica.
Este crecimiento es motivo de orgullo para el Instituto Antártico Chileno y viene a demostrar lo acertado de la decisión de trasladarlo a la región. Pero no sólo eso. Demuestra también un modo de hacer las cosas para producir desarrollo científico, logístico y económico en Magallanes. Creer en altos estándares de calidad, exigir productividad medible a los científicos y promover redes de cooperación locales, nacionales e internacionales. Esta semana hemos dado un paso más.
Los últimos ocho años hemos venido trabajando la idea de materializar para Magallanes y para el país un espacio que permita potenciar las actividades antárticas que esta región y Chile desarrollan: el Centro Antártico Internacional (CAI). Hemos compartido el sueño con diferentes actores locales, pero también hemos aprendido de la experiencia internacional. Trabajamos con entusiasmo y convicción preparando una propuesta de calidad que interpretara el sentir de quienes llevan el tema antártico en el corazón.
El martes 28 de julio recién pasado, se transformó en una fecha importante en este transitar. Gracias a la aprobación unánime del Consejo Regional, el gobierno regional de Magallanes y Antártica Chilena dispone hoy de un presupuesto, dependiente del Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas, para el diseño arquitectónico y los estudios de ingeniería que requiere este proyecto impulsado decididamente por la Presidenta de la República Michelle Bachelet. Se inicia ahora un proceso determinante. Debemos, en conjunto, imaginar y pensar en grande.
La región y particularmente la ciudad de Punta Arenas contará en pocos años más con un Centro Antártico único en el mundo. No sólo por sus edificios icónicos. Será único porque allí se mostrará la Antártica desde la mirada de Magallanes, la región del mundo más cercana al continente blanco.
Tendremos un espacio para albergar más científicos en la región.
Tendremos espacio también, para convocar a la familia magallánica a disfrutar con la cultura antártica a través de auditorios, bibliotecas, salas de talleres, etc.
Proyectamos tener un espacio para la educación, con acuarios que muestren la vida bajo hielo, una sala climatizada que nos traiga a Magallanes, la experiencia de hacer ciencia en la Antártica y un bosque que simule la abundante vegetación y fauna (dinosaurios) que dominaba el territorio antártico y subantártico hace unos 68 millones de años.
Pero, más que objetos, tecnologías o información, queremos que los ciudadanos vivan la experiencia polar y a través de experiencias significativas despierten, sobre todo en los más pequeños, una vocación por el cuidado de lo natural y el respeto por la biodiversidad. Una forma analítica de mirar el mundo, con los lentes de la ciencia.
El camino para materializar se ha iniciado. Seguramente tendremos dificultades y contratiempos, pero los enfrentaremos sabiendo que es posible impactar positivamente el desarrollo de la ciencia, la educación y la cultura de nuestra querida región y de Chile.
Un proyecto como el CAI nos compromete a todos. Junto al gobierno regional, la Universidad de Magallanes y a otros actores sociales y culturales de Magallanes buscaremos desarrollar proyectos de colaboración que den vida al CAI, incluso antes de su inauguración.
Crecer significa también asumir nuevos y más complejos desafíos. El tema antártico está en su mejor momento y esta región puede y debe, sin ninguna duda, capitalizar esa oportunidad con proyectos como éste, transformándose en la ciudad puerta de entrada que más países usan en el mundo y ¿por qué no? en la capital cultural y científica del continente blanco.