Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

La ciencia detrás del adiestramiento de los guardianes de la frontera

Por La Prensa Austral Domingo 19 de Julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
510
Visitas

Tal como afirma el dicho que el perro es el mejor amigo del hombre, podemos encontrar en la historia de la humanidad innumerables anécdotas de estos fieles animales que nos han acompañado desde hace unos 10.000 años. Pero, los perros domésticos no sólo sirven de compañía, muchos también se ganan el sustento trabajando duro. Sirven de guías a las personas ciegas, cuidan viviendas, así como también realizan tareas policiales y de rescate, protegen las fronteras fitosanitarias detectando productos orgánicos con riesgo asociado de introducción de plagas en los vegetales y agentes portadores de enfermedades de los animales, tema objeto de esta nota.

 

Brigada Canina del

Sag Magallanes

 

La Brigada Canina del Servicio Agrícola Ganadero (BriCan Sag) está conformada por 42 equipos detectores, integrados cada uno de ellos por un inspector o inspectora guía y un can detector. Desde el año 2005, el Sag junto a la Policía de Investigaciones de Chile (Pdi), y bajo el marco del convenio de colaboración interinstitucional que data de 1985 entre ambos organismos, realizó hasta el 2008 cursos de formación de nuevos equipos detectores. Y, en el 2013, se creó la propia Academia para dictar el primer curso de formación de equipos detectores de la Brigada Canina de forma interna.

Algunos científicos afirman que todos los perros, tanto domésticos como salvajes, tienen un antepasado común en el pequeño lobo del sudeste asiático, emparentados también con los zorros y los chacales. Y, de las cientos de diversas razas que han sido cruzadas a lo largo de los años, todas pertenecen a una misma especie denominada Canis familiaris.

¿Pero cuáles son las características de personalidad que debe tener un perro para formar parte de esta elite?

En primer lugar, deben ser caninos fenotípicamente compatibles con raza Labrador o Golden Retriever ya que presentan características muy deseables para el adiestramiento, reconocidas internacionalmente, aceptadas y utilizadas en diversas áreas de detección como explosivos, cadáveres, drogas y materia orgánica. Deben tener de 9 a 18 meses de edad, un instinto de caza bien marcado, buen temperamento, confiado, sin miedo, alegre, sociable y activo. Quedan directamente descartados animales agresivos, con fobias o sin instinto de presa, ya que además de no cumplir efectivamente su labor, pueden lastimar a los usuarios que crucen la frontera. Se les realiza además estudios radiográficos de tórax, codos, rodillas, pelvis y columna vertebral. Así como inspección oftalmológica y dental, perfil Bioquímico y mitológico del pelo.

 

Técnicas de entrenamiento

La técnica de adiestramiento de estos canes se basa principalmente en el juego; el juguete utilizado es una toalla enrollada, denominada apport. Durante un tiempo, se juega con el perro en distintos escenarios como autos, buses y cintas transportadoras. Luego, cuando ya se formó el vínculo entre el guía y su perro, el juguete se impregna con un olor y se continúa con estos juegos que van aumentando el grado de dificultad para que el perro encuentre el apport, hasta llegar a una etapa en que logre ubicarlo sólo mediante la búsqueda y detección del olor.

El apport se trata de un juguete fabricado con una tela de toalla blanca y tres hebras de algodón, que en calidad de premio se le entrega al canino detector como reforzamiento positivo, luego de que realiza una conducta deseada.

Otro objeto utilizado e implementado por la Brigada es el Dispositivo de Entrenamiento Canino (Dec), el cual es utilizado para contener en su interior parte del producto del olor a entrenar o discriminar.

Según explica el Ingeniero Agropecuario Christian von Moltke Cornils, encargado regional de los Controles Fronterizos y supervisor regional de la Brigada Canina, la implantación del olor debe cumplir distintas etapas de entrenamiento. “El primer paso es la impregnación del olor, en esta etapa se elige un producto de interés para el Servicio y se coloca en las telas de las toallas utilizadas para la confección del apport. Como, por ejemplo, un limón. Se fabrica el apport con tela de toalla impregnada con el olor escogido”, precisó.

Luego, el inspector guía canino lanza el apport y el can detector se lo trae para jugar. Es una etapa de detección visual del apport por parte del can detector.

Un segundo paso es la ejecución de cobros dirigidos, a una cierta distancia entre 3 a 50 metros. Una persona muestra el apport impregnado al equipo detector y luego lo esconde a su alrededor. El inspector guía canino permite que el can detector se acerque al lugar donde se encuentra el apport y lo insta a que lo encuentre sólo por medio del uso de su olfato.

 

Detectar señuelos

El supervisor de la Brigada Canina explica que cada instancia de aprendizaje el animal la vive como un juego y es premiado por ello, dándole el juguete que busca, así como también cariño y tiempo de descanso.

Para detectar señuelos, el inspector guía canino aborda un escenario con un Dispositivo para Entrenamiento Canino (Dec) escondido con pequeños trozos de limón en su interior y mediante la técnica de inspección debe detectar el lugar en que se encuentra.

Los diversos tipos de entrenamientos con olores de interés para el Sag tienen por finalidad aumentar y/o mantener la capacidad de detección de los productos que son de interés para el Servicio por parte de los canes detectores.

 

Olores posibles de detectar

En promedio, los equipos comienzan a trabajar cuando tienen un abanico de olores de aproximadamente 20 diferentes productos de interés para el Sag, entre los que se encuentran: pomáceas (manzanas), cítricos (limones, naranjas), mango, chirimoyas, carnes (vacuno y pollo), cecinas y quesos.

Lymantria dispar, también conocida como Polilla Gitana Raza Asiática, es una plaga cuarentenaria para Chile, ya que no está presente en el país, pero eventualmente podría ingresar, establecerse y diseminarse, causando daños económicos, ambientales y sociales, ya que es un insecto que presenta un alto potencial de atacar las especies del bosque nativo de Nothofagus, tales como coigüe, lenga, hualle y raulí, además de especies forestales cultivadas. El insecto es, además, altamente polífago (se alimenta de muchas y diversas plantas, especialmente de árboles) y tiene una alta tasa de reproducción. Estas características la convierten en una plaga de un alto peligro latente desde el punto de vista ambiental, ecológico y productivo. También representa un peligro para los humanos ya que las larvas son urticantes y pueden provocar alergias.

Cabe destacar que esta plaga está presente en Japón y otras zonas de Asia, razón por la cual países como Estados Unidos y Canadá, hoy tienen regulado el arribo de naves provenientes desde esta área, regulación que el Sag comenzó a aplicar exitosamente desde febrero 2014 en nuestro territorio.

Los canes también tienen la capacidad de detectar olores asociados a animales que puedan estar siendo ingresados clandestinamente como tortugas, quirquinchos, monos, loros y, específicamente en la región de Magallanes, puma, zorro, huevos de ñandú, quirquincho.

Un perro puede llegar a detectar más de 70 olores y puede trabajar hasta dos horas y media sin descanso con una leve baja del rendimiento y motivación. Para nuestra región, normalmente los canes trabajan durante el mismo horario de su guía, a intervalos de 30 minutos de inspección y 15 de descanso y con lapsos para alimentación y baño.

 

La importancia de contar con cannes para el trabajo de Sag

El trabajo de los perros en los controles fronterizos es una herramienta de facilitación y agilización no intrusiva, la cual es de suma importancia para el desarrollo de la labor del Sag. Se destacan:

– Su capacidad de movilidad (puede ser trasladada a otros controles fronterizos);

– Su capacidad de trabajo en medios de transportes con gran rapidez y efectividad (ejemplos: trabajo en cruceros, carrera de la hermandad, cierre de fábricas en Río Grande, todos eventos con un gran flujo de usuarios/as);

– Su capacidad de inspección del pasajero (detección de productos en la vestimenta o equipaje de mano).