Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

La “dama de hierro” del comercio magallánico

Por La Prensa Austral Domingo 7 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
1.219
Visitas

La opresión del pueblo croata y la negación de una nación reconocida internacionalmente, fue el principal factor que llevó al pueblo eslavo a embarcarse en una migración constante a Chile. Otro de los motivos de la diáspora croata a nuestro país fue una plaga en los viñedos en la isla Brać. La mayoría de las familias de Dalmacia tienen un familiar o descendiente en Chile. El nombre de Chile, a diferencia de otras partes del mundo donde es casi desconocido, es querido y admirado por muchos dálmatas ya que lo consideran como un segundo hogar. Se estima que el 90% de los descendientes de croatas tiene sus ancestros en la isla Brać. Existen antecedentes que indican que los primeros inmigrantes dálmatas llegaron entre 1830 y 1840, pero el grueso de los croatas llegó a Chile en el período comprendido entre fines del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial, contabilizando alrededor de 10.000. Entre ellos arriba, primero a Río Grande, República Argentina, el joven Esteban Livacic Milovic.

Los datos, me los entrega Sonia Margarita Livacic Perusovic, conocida dama puntarenense que decide contar, muy resumida, la historia de su vida en la ciudad de sus amores: Punta Arenas.

De dónde obtuvo los genes del comercio

Tal vez, los magallánicos más antiguos relacionan su nombre con el deporte del baloncesto y con el nombre de un supermercado, pero es más que ello, representa tenacidad, lucha contra la adversidad y un afán constante de progreso en sus emprendimientos y servicio hacia la comunidad.

“Mi padre, Esteban Livacic Milovic, fue un tremendo esquilador que me heredó esa fuerza de lucha y esfuerzo que poseo, porque si yo no estoy quince a dieciocho horas haciendo algo, no puedo parar.

“Luego de que mi padre desarrolló las faenas de esquila, integró una comparsa de alambradores, para pasar finalmente al frigorífico de la estancia Sara.

“Como tantas personas, inició allí su economía pensando en el futuro. Viajó a Punta Arenas donde se enamora de Francisca Perusovic, con la cual contrae matrimonio, del cual nacen sus dos primeros hijos, Fanny y Julio, con los que tiene una relación aislada por continuar laborando en Argentina para conseguir el dinero necesario para radicarse en Punta Arenas. En el año 1932, instala en esta ciudad su primer negocio mayorista en calle Chiloé al llegar a Errázuriz, con su socio Horacio Harispe. En el año 1942, abre un segundo negocio en calle 21 de Mayo esquina Errázuriz. Fue tal el éxito de este gran almacén ‘Esteban Livacic’, que no se daba abasto ya que normalmente eran tres a cuatro filas de público esperando ser atendido. Mi hermana Fanny viaja a Alemania y a su regreso se determina ampliar el negocio y transformarlo en supermercado con todas las exigencias, góndolas, vitrinas, etc, ya que antes se contaba con el mobiliario común, de cajones desde los cuales se sacaban los productos con puruña; sacos, barricas y estanterías donde había que poner escalas para sacar la mercadería. En el terremoto del año 1947, casi se nos viene el edificio abajo.

“Yo estudié en el Colegio Miss Sharp y fueron mis compañeros los Hinnen, la Silvia Harambour, los Covacevic. Quise ingresar al Instituto Comercial y no me admitieron por la escasa edad. Me enfermé y me dio hasta temperatura. Mi hermana Fanny fue a conversar con Luis Acevedo, el director del Comercial, y lo convenció que me recibieran de condicional. Fui la primera del curso desde que entré hasta que egresé. Luego ingresé a Economía en la Universidad de Chile, en la calle República en Santiago. Me fui a regañadientes porque trabajaba en el negocio y estaba bien. Además trabajaba con Santiago Violic que era nuestro contador. La universidad era súper exigente y a ello se agregaba mis viajes diarios que debía hacerlos desde la casa de tía Margarita en Vicuña Mackenna. Debía estar en la calle a las 7 y media de la mañana para tomar la famosa micro Avenida Matta que era muy ‘cascarrienta’ y que a la altura del Club Hípico ya iba toda desarmada.

El comienzo del fin de un supermercado

En su rostro, hay una sombra de tristeza con los recuerdos de los momentos más difíciles del comercio de Punta Arenas.

“En 1963 se instala el supermercado Listo, de los Camelio, en el mismo local que anteriormente trabajaban la venta de vehículos. Fue apoteósica la inauguración. Miles de luces y espectáculo.

“En 1968 mi padre compra terrenos en Leñadura y coloca un invernadero, avícola, etc. lo que fue una verdadera hecatombe por cuanto, lo que fue un vergel, se vino abajo por abandono de su administrador. Hasta se había realizado la postación para llevar energía eléctrica desde las instalaciones de la Copec hasta el complejo.

“Mientras tanto, el supermercado funcionaba totalmente normal, trayendo mercadería importada hasta de Europa, hasta que vino el problema de los años 70. Yo tenía mucha experiencia en el negocio. Fueron 15 años de mi vida en que permanecí en el local de diez a doce horas diarias.

“Ya en el gobierno de Frei había ciertas molestias del comercio. En ese tiempo funcionaba Dirinco y controlaba bastante, especialmente las importaciones incluso de artículos de primera necesidad como el azúcar, harina, arroz. Dirinco pedía todos los detalles para determinar que, por orden del gobierno, sólo había que aplicar el 10% de utilidad sobre el costo lo que no se compadecía con un negocio que tenía un 20% de gastos, con camiones de reparto, 50 empleados, etc.

Luego, dentro de los distribuidores nacionales estaba Duncan Fox, que pasa a la                             Dinac que dijo “no hay mercaderías para los supermercados, sólo para los negocios de barrio”. Era penoso tener 20 días el negocio cerrado por falta de mercadería, mirándonos las caras con el personal.

“Las estanterías llenas de polvo, vacías, daban pena. Los supermercados hicimos huelga, pero todo fue en vano.

“En 1977 yo me retiré del negocio y en el año 1982 cerró definitivamente sus puertas”.

El básquetbol en la sangre

Muchas personas relacionan a Sonia Livacic con la práctica del basquetbol pero ella se encarga de aclarar este concepto.

“El negocio de mi padre era una verdadera secretaría del deporte. Concurrían José Ballesteros, Antonio Ríspoli, José Peric, Alejandro Babaic, Julio Ramírez, Tadic, Luis Miller, etc.”

“Yo fui sólo dirigente y antes de serlo, iba a meterme a las oficinas donde se realizaban las reuniones, con la excusa de ordenar, pero me echaban para afuera. Claro que jugué a la pelota con soquetes en el parque ubicado en el bandejón central de Independencia, frente a los tribunales. Allí vivimos 36 años. Mi madre dijo: con una basquetbolista basta y sólo mi hermana Fanny fue la exitosa en este deporte. Siempre la acompañamos. En ciertas ocasiones, debido al frío, se llevaba una petaca de whisky de la cual bebían un sorbo cada integrante del equipo. Fuimos 7 años campeones con el team del Comercial. Mi hermana Fanny fue la presidenta de la entidad porque ella organizó en Punta Arenas el básquetbol femenino, pero como no podía jugar y ser dirigente, delegó en Rosa Amarante, y luego fue Nelda Panicucci. Yo fui tesorera de la Asociación Femenina de Básquetbol de Punta Arenas en el año 1967.

“En el año 1954 concurrieron a un evento nacional en Valparaíso y ahí fue llamada mi hermana Fanny Livacic a la preselección chilena.”

Casada con un ex franciscano

Su cara se ilumina y en el brillo de sus ojos se retrata una pasada juventud, cuando rememora las circunstancias en que conoció a quien sería el amor de su vida:

“Era un 7 de febrero de 1975. Como de costumbre yo, al salir del supermercado luego del horario de cierre, caminaba o tomaba mi vehículo y daba una vuelta. Iba manejando, cuando me doy cuenta que pasa una camioneta celeste con un señor al volante y al rato lo diviso que viene detrás de mí. Me seguía insistentemente lo que me puso un tanto nerviosa ya que fui hasta bahía Laredo y aún lo tenía a mis espaldas. Doy la vuelta un tanto molesta y, para despistarlo, me vine por el camino de tierra. Fue en vano, siguió tras de mí. Detuve el vehículo y lo enfrenté.

– ¿Es idea mía o usted me anda siguiendo?-le pregunté. Me respondió de una manera tan cómica que casi me puse a reír.

–Soy gobernador de Río Seco y ando controlando el tránsito.

Así conocí a René Humberto Achiardi Carrión, ex franciscano y oficial de Ejército quién tuvo una destacada participación, en el mes de marzo de 1976, en el rescate del cuerpo sin vida del periodista y montañista español Fernando Martínez Pérez, desde el monte Sarmiento.

El, igual que en su seminario, hizo conmigo, cuando contrajimos matrimonio, el 18 de julio de 1976 “voto de pobreza y obediencia”, hasta el día de hoy. Tuvimos tres hijas.”

Finalmente, su voz se quiebra y sus ojos se humedecen, cuando expresa:

“Todavía me quedan grandes cosas por hacer. Estoy en todo caso saliendo mucho menos, pero el encontrarme en la calle con gente que me recuerda y me saluda en forma cordial, me emociona hasta las lágrimas, porque tanto los magallánicos de nacimiento como aquellos que vienen y se enraízan en esta zona, aman de corazón a esta tierra y aportan a su progreso, como yo he tratado de hacerlo siempre. Le tengo mucho cariño a toda la gente de esta tierra a quienes les mando muchas bendiciones, abrazos y que Dios los acompañe siempre y gracias, gracias.”