Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

La emoción de acceder a su casa propia embargó a 120 familias porvenireñas

Por La Prensa Austral Martes 26 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
270
Visitas

La emoción y felicidad de 120 familias de Porvenir fue el mayor signo del esfuerzo que significó para ellas, sus gestores en la Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (Egis) de la municipalidad fueguina y la propia autoridad comunal, la entrega materializada el pasado domingo, de igual número de viviendas sociales en el segundo conjunto habitacional Lomas del Baquedano.

El nuevo barrio, emplazado al norte de la ciudad y vecino al primer grupo de otras 122 casas del mismo tipo y a 60 de suboficiales del Ejército, posee además de los inmuebles de 43,67 metros cuadrados, plano de ampliación, cierros exteriores de fierro e interiores de adocreto, mobiliario básico de cocina y baño y un patio bastante pequeño pero que -no obstante- dejó satisfechos a los nuevos propietarios. Además, el entorno se encuentra plenamente urbanizado, con áreas verdes, parque de juegos infantiles y una amplia sede comunitaria.

La inversión del conjunto representó una inversión estatal de 3.742 millones de pesos, repartidos entre fondos del Ministerio de Vivienda y los aportados por el gobierno regional, junto al importante trabajo, gestión y desarrollo de la Egis municipal y de la alcaldesa de Porvenir, Marisol Andrade, quien en su discurso en el acto de entrega efectuado frente a la plaza del lugar, recordó los inconvenientes que debió sortear el municipio para concretar el proyecto. “La primera muralla fue el 2013 en el Serviu y con la seremi de Vivienda de la época, porque nos decían que con las 122 casas entregadas en el conjunto Lomas del Baquedano I, ya se había cumplido con Porvenir”.

Muro tras muro

“La lucha era revertir esa mirada y asumir la deuda histórica con Porvenir por la gran demanda, que en 2008 había tenido la última entrega de viviendas con apenas 20 casas, es decir, cada 10 años se construía un grupo muy pequeño. Pero nuestra insistencia ante el seremi Homero Villegas llevó a un grado de conversación tal que en un momento éste dijo, ‘okey, se van a construir más casas en Porvenir’, comprometiéndose  a construir Lomas II”, evocó la autoridad comunal.

Otro paso fue obtener los recursos en el gobierno regional y el Core para la urbanización, tras lo cual el siguiente obstáculo del proyecto fue el subsidio para las 120 familias, cuya barrera se situaba a nivel regional, por lo que debió acudir al ministerio afirmó Andrade. Junto a los concejales Vivar y Rivera y a la senadora Goic, debieron rebatir los argumentos del director del Serviu de entonces, Cristián Ormeño, pero al final fue el propio ministro Rodrigo Pérez Mackenna quien reconoció la lucha fueguina y por fin se llamó a licitación.

Sólo en el tercer proceso fue la Constructora Ebcosur la ganadora, luego asumió el nuevo gobierno y vino la Presidenta Bachelet a colocar la primera piedra, tras lo cual se comenzó la construcción del grupo habitacional que hoy ya está habitado.

La alegría de los nuevos propietarios

“Emoción y feliz de recibir mi casita, agradecer a las autoridades. Yo estaba postulando desde 2009, soy mamá soltera, me acompaña mi hija de 16 años y mis amigos, que vienen a compartir esta alegría, lo más esperado de nuestras vidas”, relató Raquel Antimán antes de dar giro a la llave para acceder a su casa propia. Para Ximena Cossio su casita “es nuestra mayor alegría, con mis 4 hijos creemos que la casa está muy linda y vivimos esta emoción tan grande a pleno”.

Por su parte, Maby Coñué -que recibió en su casa a la intendenta (s) Paola Fernández, al gobernador fueguino Alfredo Miranda, la alcaldesa Marisol Andrade y al seremi de Vivienda, Fernando Aro- se manifestó alegre que al cabo de 6 años, por fin tiene su casa. “Voy a vivir acá con mi pareja, mis dos hijos y uno que viene en camino, así que estamos todos felices”, indicó.

En cosa de minutos, los nuevos residentes se habían empoderado de su barrio y ya se veía a peatones y autos circulando por sus calles con nombres de pioneros de la aurifería artesanal y los niños jugaban en el parque infantil del sector. Incluso, se observó un auto patrulla de Carabineros haciendo su primera “ronda” por la recién habitada población.